Las motos permiten reducir el tiempo de desplazamiento entre un 50% y un 70%

motos_en_la_acera

Tampoco es que estemos diciendo algo que no supiésemos. Y es que las motos son mucho más rápidas para realizar recorridos urbanos que cualquier otro medio de transporte, hablando lógicamente siempre de media y larga distancia. Para ir cerca, lo mejor es ir andando o en bicicleta, que mejora nuestra salud.

Pero cuando desplazarse andando o en bicicleta no es viable, lo mejor es utilizar una moto. Bueno, lo mejor es el transporte público pero en muchos casos, su eficiencia deja mucho que desear o bien la pérdida de tiempo es tal que a veces tardaríamos más en llegar que en realizar aquello que fuésemos a hacer.

Este menor tiempo para desplazarse se ha cuantificado por parte de la Asociación de Empresas del Sector de Dos Ruedas (ANESDOR), y llega a ser del 50% (es decir, tardamos la mitad) e incluso en algunos casos llegamos a tardar hasta un 70% menos.

Es decir, si lo pasamos a números más fáciles de digerir como los minutos, para un trayecto de 30 minutos (algo relativamente normal para ir por ejemplo a trabajar), en moto nos plantaríamos en nuestro lugar de destino en 15 minutos o incluso en algunos casos, en solamente nueve minutos.

Esto se debe porque además de que entre el tráfico una moto es mucho más ágil, no tiene tantos inconvenientes en encontrar para aparcar. Además, en muchas ocasiones lo haremos además muy cerca.

Pero no sólo está la ganancia de tiempo (que hoy en día es de agradecer). Además, está en que económicamente es mucho más barata de mantener que un coche (hoy en día una moto de 125 cc consume menos de 3 litros a los 100) tanto si hablamos de carburante como de revisiones, neumáticos, seguro, etc.

La ciudad ideal

Desert_City

No, no os penséis que os voy a decir que la ciudad ideal es aquella en la que sólo hubiese motos, ni mucho menos. Lo ideal sería que sólo hubiese vehículos de transporte tanto público como de mercancías, eléctricos, en las que primase el silencio y el bienestar social. Y es que la ciudad es para eso, para los ciudadanos.

En muchos lugares se ha prohibido la entrada de vehículos, o se ha limitado. Pero estas limitaciones deben ir acordes con otras medidas como mejorar el transporte público, crear aparcamientos a las afueras con precios atractivos y, a modo de puente, fomentar e incentivar el uso de las motocicletas.

Además se mejorará la fluidez del tráfico y disminuirá la contaminación, consiguiendo de forma paulatina unas ciudades mucho más amigables.

Vía | Motorpasión Moto
Foto | Sandy Austin