Las manías de los españoles al volante, según la DGT

Autopista El otro día leí una noticia que decía que en una reciente campaña de control a unos 1.300 conductores, la DGT detectó cuáles eran las manías que teníamos los conductores españoles al volante, y desde luego, no van desencaminados del todo. Todo sea dicho, desconocía por completo la existencia de esta campaña de control. No sé, supongo que serán coches camuflados que se dedicarán sencillamente a circular e ir anotando todo lo que ven que la gente hace mal.

Personalmente, me gusta esta actitud. Salir a la calle no para poner multas a discreción, sino para intentar comprender qué es lo que los españoles hacemos mal, y así poder marcar unas pautas para mejorar los hábitos al volante de los conductores. Por lo menos, los resultados que se obtuvieron van muy bien encaminados, como ya he comentado anteriormente.

Según este estudio de la DGT, los españoles circulamos mal en las rotondas, usamos poco los intermitentes, circulamos innecesariamente por la izquierda, metemos frenazos al ver una señal de radar, y sólo paramos en los pasos de cebra cuando el simple hecho de seguir acabaría en atropello irremediable. Pues sí, si yo hubiera intentado hacer una lista de malas manías de los conductores en España, el resultado hubiera sido bastante parecido. Ahora falta la segunda fase de todo esto: intentar solucionarlo.

Vía | Qué!

  • Tambien deberian diferenciar en las zonas… yo recuerdo por ejemplo en canarias que la gente era muy respetuosa con los pasos de cebra muchisimo… y yo pensaba deberia ser asi en el resto… pero por desgracia no >_< />s de pere navarro y su campaña de recaudacion con la excusa de la velocidad…

    y en lo de ir por la izquierda y las rotondas estoy completamente de acuerdo… debo de ser el unico que va limpiando la ‘suciedad’ que queda en el carril mas cercano a la derecha por falta de circulacion xD

  • Los españoles somos unos hipócritas y un poquito chulos al volante. Todos afirman conducir “excepcionalmente”. Y la práctica nos muestra que es justo lo contrario. Además siempre puedes escuchar en un bar, junto a unas cañas, cómo unos amiguetes se jactan entre risas de adelantamientos “muy justos”, trayectos “record” en tiempo, etc…

    Pero sí, luego, cuando hay que ponerse serio, esos mismos conductores afirman hacer gala de un civismo excelso, como pocos. Por desgracia es lo que abunda. Pocos son los conductores que hacen lo correcto al volante. Y el que lo hace lo miran como un bicho raro, un tonto, …