Las luces antiniebla y el poco respeto por el resto de usuarios de la vía

luces antiniebla

Las *luces antiniebla delanteras* deben utilizarse en condiciones de lluvia intensa o niebla. La realidad es que si salimos a la carretera veremos que la mayor parte de los conductores que las utilizan no es por lluvia ni por niebla, es *simplemente por hacer el coche más vistoso*.

No vamos a entrar en cuestiones de estética, no es la cuestión, y en cualquier caso si la respuesta sobre si es estético existe, es indiferente. La cuestión es que esa utilización incorrecta de luces *molesta a los demás usuarios de la vía*, especialmente en cambios de rasante, algo que no parece importar a quienes tienen esa molesta costumbre. Irónicamente, no hay más que “salir a la carretera para comprobar que la mayoría de los conductores no enciende las luces cortas”:http://www.motorpasion.com/2007/03/13-por-que-es-una-buena-idea-hacer-obligatorias-las-luces-24-horas cuando son necesarias.

Para más indignación, serán muchos los que retrasan el encendido de las luces cortas (obligatorias durante la salida y la puesta de sol y en condiciones que mermen la visibilidad), para luego encender éstas junto a las antiniebla delanteras.

Si nos paramos a pensar la probabilidad de accidente causado por deslumbramientos debidos a las antinieblas delanteras, probablemente sea muy pequeña. Sin embargo este acto es representativo de la falta de respeto por los demás conductores y de los riesgos de la carretera. El número de muertes que se producen en esta debería ser suficiente para que “no se juegue” con las luces, sin embargo no es así.

Un último e indignante apunte: mi experiencia me dice que en una gran parte de los coches, las luces antiniebla delanteras no sirven para nada, haya niebla o no. Es más, podría elaborar una larga lista de coches nuevos en la que, desde el punto de vista del conductor, apenas se puede distinguir si están encendidas o no.

En Circula Seguro | La Unión Europea podría hacer obligatorias las luces diurnas en coches nuevos a partir de 2011

6 comentarios

Josep Camós

Peor es el caso de los que llevan la luz antiniebla trasera encendida en cualquier circunstancia. Esa deja completamente cegato al pobre que va circulando detrás sin posibilidad de adelantar al gracioso de turno.

Lo malo es que no hay forma humana de avisar a quienes se la dejan encendida por despiste. ¿Qué le vas a hacer al que la lleva en marcha sin tener por qué? ¿Adelantarlo y encender tu luz antiniebla para que la vea? Es capaz de pensar que estás frenando o algo así. Y como hoy en día no hay Dios que le diga nada a nadie, pues…

Y lo peor es que, a pesar de que “su funcionamiento debe acusarse con un testigo amarillo-auto no intermitente en el salpicadero”, lo cierto es que hay vehículos que no lo llevan así (pienso en el Seat Ibiza), sino en el mismo mando de las luces, que queda a la altura de las gónadas, con lo cual resulta un poco incómodo ver si estás dejando a media carretera como Stevie Wonder.

Con lo sencillo que sería que la gente se tomara un poco en serio lo que hace al volante…

Enlace permanente al comentario
Esteban Viso

Una pregunta profana… por qué no se multan este tipo de cosas? Aunque haya que multar, se hace?

Por qué existe tan poca información, o se le da tan poca relevancia a algo que te puede provar de tu mas preciado instrumento, que es la vista?

Enlace permanente al comentario
Josep Camós

¿Quizá porque sale más barato llenar las carreteras de radares que mantener a una serie de agentes (que no tenemos) apatrullando la ciudá?

Antes, estas cositas se multaban. Como lo de pisar la línea continua o lo de girar por un lugar prohibido por una señal vertical (la R-303, por ejemplo).

Por lo que se ve cada día en nuestras vías, actualmente se trabaja por controles. Se fija un objetivo concreto y específico (hoy toca mirar documentación, la semana que viene toca mirar cinturones y la siguiente toca mirar lo que sea) y el resto de ítems ahí se quedan.

Enlace permanente al comentario
Aitor Álvarez

Recuerdo una ocasión viajando por la general hacia Galicia desde Euskal Herria. Pasé Cabezón de la Sal con una niebla de órdago a eso de las dos de la mañana y puse las antinieblas del trailer, todas.

Pasados unos kilómetros la niebla dejó de ser tan espesa, así que mantuve mis antinieblas delanteros, porque para eso están. Luego me despisté y salí de la niebla dejando dadas las luces y circulé así, durante bastante tiempo, detrás de una patrulla de la guardia civil. Me pararon para preguntarme si sabía que estaba prohibido circular con el alumbrado encendido sin que existiera niebla; dadas las pertinentes explicaciones y disculpas, risotadas por ambos lados y adiós muy buenas. Eso sí, yo sin las antinieblas dadas.

Con esto quiero decir que hay zonas en las que aún se miran este tipo de cosas, lo que ocurre es que, como dice Josep… más valen billetes verdes de 100 que otra cosa.

Enlace permanente al comentario
venzuan

Yo soy un firme defensor de las luces antiniebla. En mi coche un Accent 3P GLS se nota un montón si se encienden o no, alguna vez lo he probado con la autovía vacía y ilumina mucho la parte baja delantera del coche. ni que decir qeu con niebla espesa son muy útiles. Vivo en Burgos, y hay muchos días de niebla, pero me cuido muchísimo de quitarlas en cuanto la nieble se vuelve menos densa, para no cegar en los cambios de rasante y curvas, qeu es donde perose llevan los deslumbramientos. Y además soy muy maniatico de las luces, en cuanto no veo el sol las doy, si el día está pelín oscuro también, si llueve un poco luces que te crió. Eso si odio visceralmente a la gente que simpre viene con todas las luces dadas, se cruzan contigo en largas con antiniebla y linterna en mano si fuera menester. Personalmente tambíen odio las luces de Xenon, me ciegan mucho, así como odio a la gente que tiene las luces mal reguladas y parece que apuntan a Venus

Enlace permanente al comentario