Las luces 24 horas y la ambigüedad de la DGT

Luces de dí­a

Si esta entrada se hubiera publicado un 28 de diciembre todo el mundo se la hubiera tomado a cachondeo. Pero no: es real. Sólo hace un mes y medio que Tráfico aplazó la obligatoriedad de usar las luces durante todo el día debido a la presión de los motoristas, y ahora nos confirman desde la UE que de nada va a servir ese paso hacia atrás, que la decisión de alumbrar a todas horas está tomada.

Digo que lo confirman porque la noticia se dio a conocer ya el pasado mes de febrero. Decíamos entonces que la UE podría obligar a instalar luces diurnas en los coches nuevos a partir de 2011, así que el tema era de sobras conocido en agosto, cuando desde la DGT dijeron que se lo pensarían mejor por respeto a los moteros.

No sé si quiero conocer los motivos por los que el máximo organismo responsable del tráfico de nuestro país juega de esta forma con los mensajes que transmite. Lo que sí tengo claro es que cuando alguien mantiene un no sabiendo que el entorno en el que se mueve le impone un sí se encuentra en un punto muy difícil de determinar, que no sé si situar cercano al cinismo o a la irresponsabilidad.

Dejémoslo en que episodios como este colman de ambigüedad la imagen pública de la DGT y flaco favor le hacen a la credibilidad de este organismo. Popularmente se percibe a la DGT como un ente cuya prioridad es recaudar dinero en forma de sanción, y hay que reconocer que al máximo responsable de Tráfico, Pere Navarro, le ha tocado el amargo papel de recordar el respeto por la Ley a unos conductores que no estaban por la labor. Precisamente por eso no se entiende que en su oficina falte tanta mano izquierda en materia de comunicación. Será que no se sienten en la necesidad de esgrimirla.

Son ya muchas y muy variadas las voces que reclaman la creación de un nuevo órgano transversal que tenga verdaderas competencias sobre todas las materias que afectan al tráfico de nuestro país, incluyendo cuestiones peliagudas como el mantenimiento de las infraestructuras, por ejemplo. Con actitudes tan extrañas como las que se han observado en el episodio de las Luces 24 horas, uno ya no sabe si en la DGT están de broma o es que se dedican deliberadamente a abonar el terreno para que un nuevo organismo reemplace al actual.

De momento, seremos positivos y seguiremos apuntando a la parte que se puede aprovechar de todo esto: con tanto ir y venir en el asunto de las luces, se ha generado un debate popular alrededor de una reforma legal. Eso es acercar la política a la gente y siempre es de agradecer.

Vía | Moto22

Foto | Flickr (purplegrum)

En Circula Seguro | Dirección General de Seguridad Vial a la vista