Las autopistas de peaje no nos dan derecho a correr

Peaje

Algunos conductores tienen la creencia errónea de que en las autopistas de peaje o bien no hay vigilancia o bien los límites son superiores o inexistentes. *Nada más lejano de la realidad*. Aunque tengan titularidad privada, en las autopistas de peaje rigen las mismas normas que en las autopistas gratuitas, con la salvedad de que hay que pagar por su disfrute.

El bajo nivel de tráfico y la limpieza de los trazados invitan en algunos casos a ir a más de los _monótonos_ 120 Km/h, y algunos conductores aprovechan para ir más rápido, *en algunos casos por encima de los 200 Km/h*. Podemos entrar en discusiones eternas sobre si es seguro ir a 200 Km/h con un coche moderno o no, pero a efectos legales no sólamente no se puede hacer, *es que es un delito*.

Un coche camuflado con un radar móvil, ya sea circulando o apostado detrás de las columnas de un puente o simplemente fuera de la vista *puede suponer un serio problema* para los que se creen que las normas no están hechas para ellos. Por poner un ejemplo, un usuario de un vehículo potente fue sorprendido a 226 Km/h en la R-3, donde el máximo es 120 Km/h. Poco después fue interceptado y puesto a disposición judicial.

Las autopistas de peaje, por norma general, son más seguras que las convencionales por sus características y bajo tráfico. Eso sí, circulando a muy alta velocidad *dichas ventajas pueden reducirse o anularse en lo que respecta a la seguridad o a la rapidez*, pues si nos para una patrulla el ahorro de tiempo respecto a la vía convencional puede llegar a ser incluso negativo.

Análogamente es aconsejable circular por el carril derecho de las autopistas de peaje *siempre que sea posible*. Quizás detrás de nosotros venga un conductor demasiado embalado y no compensa sufrir riesgos por ello, aunque nos parezca mal o reprobable, si nos adelanta mejor para nosotros. No hay que confiarse en la _soledad_ que dan estas vías, podemos estar acompañados en relativamente poco tiempo.

Vía | “Madrid Press”:http://www.madridpress.com/noticia.asp?ref=77939

  • No es que sea recomendable… es que un DEBER el ir por el carril más a la derecha posible.

    El carril contiguo a la izquierda, es para lo que es… para adelantar. Si no vas a adelantar y el derecho te deja la misma función para ir de frente, a la derecha. Porque si viene uno, infringiendo el límite de velocidad o no, ése va adelantando… y el que está en dónde no debe, respetando el límite de velocidad eso sí, se quiera o no está EN MEDIO. El que viene vendrá embalado más de la cuenta sí, pero no tiene por qué ser problema ninguno del otro si va por su sitio.

    Por no decir que si pilla en medio de un adelantamiento, lo peor es seguir anclado a la velocidad legal y así hacer uno mismo de freno para el otro… se infringen con ello tres normas del código de circulación:

    – Una, que el adelantamiento hay que hacerlo con rapidez, claridad, decisión y a la mayor brevedad posible.

    – Dos, siempre teniendo en cuenta que por el carril izquierdo no viene nadie más rápido que nosotros adelantando, en caso de que así sea… TIENE PREFERENCIA.

    – Tres, si te pilla en pleno adelantamiento y te viene el más rápido por detrás, moralmente que él no frene no estará bien, pero el no acelerar tú por tu parte y así evitar muchas veces no molestar provoca que entorpeces en ése momento el tráfico y a los demás usuarios de la vía. Dos carriles ocupados, y tú en el rápido negándote a adelantar rápido… y a su vez interponiendo a que otro lo haga.

    Ojito con lo que decimos, que el código muchas conductas básicas las especifica muy clarito. Y una de las más básicas es que las normas hay que cumplirlas, pero que no se debe NUNCA ni ser un peligro para los demás, ni generar situación de peligro, ni dificultar el tráfico en la vía… y en el caso que se comenta sería uno que va muy ligero, otro que se niega a pisar el acelerador, pero también se niega a ir por la derecha y no molestar ni poner en peligro a nadie.