Las Autobahnen del sur están en Portugal

Autoestrada Portugal

Las autopistas de Portugal se conocen como Autoestradas en su país natal, pero en España tienen otra consideración. En apariencia, no son tan diferentes a nosotros, tienen límite de 120 km/h y esas cosas. En la práctica, es muy diferente, porque está menos controlado que en España.

El titular es muy directo, las Autobahn alemanas no tienen límites de velocidad en como la mitad de su longitud total a nivel nacional, pero en Portugal los límites no dejan de regir pero parece que están de adorno. Todo depende del poder adquisitivo del conductor, entre otras cosas.

Si circulamos por una autopista de Portugal, veremos que la mayoría de los conductores se mantiene cerca del límite legal de 120 km/h. Hablamos de gente de clase media o inferior, con modelos que no destacan en prestaciones o no son muy recientes. Si nos ponemos a hablar de gente con coches de altas prestaciones o nuevos, es algo diferente.

Autoestrada Portugal

En Portugal se corre, y se corre mucho. Casi siempre que alguien nos comenta que ha ido por una de estas vías, siempre va adjunto el “y lo puse a tantos kilómetros hora”. Y por lo visto, nuestro contertulio no era el único que iba a todo trapo por esas carreteras. El que puede lo suele hacer, sin ánimo de generalizar.

Nuestro país vecino tiene una economía más empobrecida que la nuestra, y tienen unos impuestos muy elevados tanto en la compra de coches como en los combustibles. Hace solo unos días, la gasolina supera con tranquilidad los 1,60 euros/litro y el gasóleo hace tiempo que pasó de 1,40 euros/litro. Duele, ¿eh?

Pero por otro lado tenemos a gente que vive de forma más holgada y no le importa ir muy rápido por carreteras que suelen tener poco tráfico (especialmente las que son de peaje), a veces tres carriles, y trazados que incitan a correr. Las curvas son de poco mucho radio y muy largas, y apenas hay “trampas” en el recorrido como grandes cambios de rasante.

Autoestrada Portugal

Otra cosa que merece la pena mencionar es que no hay apenas radares fijos, o al menos es difícil encontrar un testimonio de su existencia. Los pocos que hay, van señalizados adecuadamente. Si un coche con matrícula española es “flasheado”, lo más probable es que la multa no llegue a España. No conozco a nadie a quien le haya llegado una. Si te paran, sí pagas.

Lo que sí se sabe es la existencia de los “perseguidores”. Son coches camuflados de la policía lusa que o bien va detrás de un coche que va deprisa o se coloca muy cerca de nuestra trasera para invitarnos a correr más (incitan al pique), y el que cae en el juego le acaban mandando parar con la sirenita de turno.

Las multas por correr son más “baratas” allí en varios casos. No tienen una legislación tan estricta como la española. No se pierden puntos, no hay delito contra la seguridad vial, solo hay que pagar una multa y a seguir hacia delante. Así de crudo. Y ahora tienen una normativa más estricta que hace unos años…

Autoestrada Portugal

Os pongo un ejemplo. Recientemente estuve hablando con un portugués con un BMW 530d (2007), 235 CV de serie en esa generación. Lo tenía “chipeado” y sin limitador de velocidad, por lo que los 270 km/h eran alcanzables. De otra manera no podría justificarse un Lisboa-Portimao en poco más de una hora, y hay casi 300 km de distancia.

¿Cómo andan de siniestralidad nuestros vecinos? Según CARE-Eurostat, los portuguesese tuvieron en 2009 79 muertos por cada millón de habitantes, mientras que España tuvo 59. ¿Podemos achacar la diferencia a que allí se corre mucho? Sinceramente creo que no, al menos no se puede hacer tan a la ligera.

En Alemania hay muchos kilómetros de autopistas sin límites de velocidad, y el que se lo puede permitir solo tiene de límite lo que coja su coche de punta. Ellos tienen 51 muertos por millón en el mismo año, por lo que la comparación es en cierto modo muy tendenciosa y demasiado simplificada.

Autoestrada Portugal

Si la economía portuguesa estuviese mejor y el combustible no fuese tan astronómicamente caro apuesto el pellejo a que correrían más. Si nos retraemos unos añitos en España, antes del actual Gobierno del PSOE, también era fácil hablar de velocidades elevadas en autopistas y sin muchos tapujos.

Ahora está peor visto en diría la mayoría de círculos sociales, aunque algunos lo sigan haciendo, pero da más corte. ¿Hasta qué punto la velocidad es peligrosa y hasta qué punto no? Desde luego es una cuestión interesante que merece la pena abordar. Y desde el punto de vista de la seguridad vial, también.

Creo firmemente que una sociedad con mejor educación vial está más preparada para tener “barra libre” que una que no lo está. Por ejemplo, eliminar los límites en Italia sería un desastre, porque conducen como locos. Cualquiera que haya estado allí, estará de acuerdo conmigo en que es algo más que un tópico.

En Alemania he conducido a más de 200 km/h, y más de una vez. Cuando lo hice, tomé algo más que las elementales precauciones, no fue simplemente pisar más el acelerador que a 120 km/h. Allí se puede comprobar que la conducción a alta velocidad no dispara la accidentalidad si se hace con un mínimo de sensatez.

Por mi experiencia en Europa, no conozco otro sitio donde la gente conduzca mejor, más respetuosamente y más educadamente que en Alemania. Análogamente, no conozco país donde se corra más (legalmente). Pero por otro lado tenemos de contraejemplo a Reino Unido con límite de 112 km/h y la siniestralidad por millón más baja de Europa: 38 personas.

Ni todo el que pasa de 120 km/h muere, como se decía en el Siglo XIX, ni todo exceso de velocidad es algo trivial. Está claro que hay una correlación significativa entre una cosa y la otra, pero ni es todo blanco ni negro. Hay muchos grises. Lo analizaré en otro artículo más adelante.

NOTA: Los dos personajes del vídeo no son un ejemplo de conducción segura, el conductor ni siquiera sabe coger el volante de la forma adecuada y menos a la velocidad a la que va.

Multas en Portugal

¿Pero cuánto cuestan las multas?

Lo cierto es que no es tampoco jauja. En autopistas y autovías, entre 120 y 150 km/h la multa iba de 60 a 300 euros. Entre 150 y 180 km/h ya hablábamos de 120 a 600 euros. Pasar de esa velocidad variaba de 240 a 1.200 euros, y se podía retirar el permiso de conducir, pero no hay delito ni pérdida de puntos. Ahora es peor.

Si nos paran, la multa hay que pagarla en el momento, en efectivo o con tarjeta, o de lo contrario se inmoviliza el vehículo y se retira el permiso de conducir. Otra posibilidad es adelantar una parte del pago de la multa, es decir, un depósito. Correr en carreteras rurales está castigado de forma más severa que en las autoestradas.

Por otro lado, van a instalar nuevos radares de tráfico (a saber de dónde han cogido el ejemplo). Por ejemplo, en la A-25 (Aveiro-Salamanca) tiene un radar y ha recaudado más de 7 millones de euros en tres años. Y 7 millones es lo que va a costar la compra de unos 50 radares. El resto va por inercia.

Vídeo | Youtube

Fotografía | Jsome1 (I), AiresAlmeida (II), Wikimedia Commons (III), Reservas de coches (IV), urbaning (V)

Fuente | Eurostat / CARE, Revista DGT julio-agosto 2007, Usados.biz (en portugués), La Voz de Galicia