‘La tercera oportunidad’ (4): Mal uso de la potencia

La tercera oportunidad - Análisis sobre La segunda oportunidad

Acudimos a nuestra cita semanal con ‘La tercera oportunidad‘, un especial donde los editores de Circula seguro comprobamos cómo ha tratado el tiempo a la mítica serie ‘La segunda oportunidad‘ de Paco Costas. En esta ocasión nos corresponde rememorar el cuarto episodio de la serie, titulado Mal uso de la potencia del motor. Al respecto, la utilización de la potencia en la conducción tiene dos vertientes.

La primera, predominante la mayor parte del tiempo, es el uso efectivo de la potencia. En este casos, los principios de conducción eficiente recomiendan seleccionar la marcha más larga posible, y realizar los cambios de velocidad de forma paulatina. La segunda vertiente involucra aquellas situaciones donde es necesario exprimir al máximo el motor para concluir rápidamente una maniobra, como una salida en una intersección o un adelantamiento. En este segundo caso, el consejo se invierte: conviene seleccionar una marcha corta.

Es curioso comprobar como este vídeo grabado unos años antes de que un servidor naciera sigue plenamente vigente en la actualidad. Aunque es normal que sea así, ya que éste es uno de esos temas que dependen básicamente de las leyes de la Física. Y esas no han cambiado ni un ápice por lo menos en los últimos 13,6 mil millones de años. En consecuencia, los consejos que Costa nos daba aquél 1978 siguen siendo plenamente válidos. No obstante, lo que sí que ha cambiado un poco es la tecnología de la automoción, por lo que hoy en día quizá podríamos añadir un par de matices.

A diferencia de lo que ocurría al final de los setenta, el parque automóvil de hoy en día está dominado por vehículos con turbocompresor. La práctica totalidad de los vehículos diésel, y cada vez más también los de gasolina, que se matriculan hoy en día disponen de turbo. A este respecto, hay que tener en cuenta que existe cierta demora entre que pisamos a fondo y disponemos de toda la capacidad del motor. En este sentido, si Costas volviera a rodar un adelantamiento como el que hemos visto en el vídeo, estoy convencido de que comentaría la conveniencia de iniciar la recuperación de velocidad con cierta antelación, aún en nuestro propio carril. Juntamente con la reducción de marcha que se menciona en el episodio, nos permitirá contar con el máximo desarrollo posible del motor en el momento que invadimos el carril contrario.

Por otra parte, probablemente en la actualidad tenemos mayor consciencia de la necesidad de ahorrar combustible. Tanto por razones ecológicas como económicas. Aunque el visionario Costas ya hacía mención a ello al hablar del innecesario acelerón de un conductor entre semáforos, probablemente una edición moderna de ‘La segunda oportunidad’ prestaría incluso más atención. Como apuntamos al principio, esa hipotética versión moderna nos aconsejaría hacer uso de la marcha más larga compatible con la velocidad, sin pasarnos. Además, seguro que destacaría la importanca de anticiparnos a nuestro a las condiciones del tráfico para no necesitar más que un uso gradual de los pedales para adaptarnos, logrando que los cambios de velocidad sean más suaves y eficientes.

Como veis, lo que nos decía ‘La segunda oportunidad’ hace 35 años no es muy diferente a lo que decimos hoy en día. Nos limitamos a añadir un par de comentarios, frutos de la evolución de la mecánica, y de la consciencia económica y ambiental.

En Circula Seguro | ‘La tercera oportunidad