‘La tercera oportunidad’ (15): La nieve

La tercera oportunidad - La segunda oportunidad TVE

Continuamos con ‘La tercera oportunidad‘ para seguir repasando los famosos episodios de la serie de Seguridad Vial: ‘La segunda oportunidad‘. Una vez mas, compartiremos los consejos de Paco Costas, que nos daba por entonces, para adaptarlos a nuestros días, si fuese necesario. Hoy, hablaremos de conducción y nieve, justo en una época del año en la que las condiciones climatológicas hacen a menudo complicada la circulación con nuestro vehículo.

En primer lugar, si las previsiones del tiempo apuntan a que habrá nieve, es preferible no coger el coche para evitar riesgos durante la conducción pero si no hay más remedio que utilizar el vehículo, hay que ser consciente de que la adherencia disminuye cuando el suelo se cubre de nieve, pueden aparecer placas de hielo y, por consiguiente, complicarse más la situación. En cualquier caso, nos vendrá bien recordar de nuevo algunos consejos sobre cómo conducir sobre nieve.

Unas imágenes muy bonitas y espectaculares como se dice en el vídeo pero que puede resultar muy desagradable, en el mejor de los casos, tener que recurrir a algún servicio de rescate o asistencia en carretera por una falta de previsión o un mal mantenimiento del vehículo. Por eso, lo primero que tenemos que hacer es preparar y revisar el vehículo ante el frío como, por ejemplo: aceite, líquidos (refrigerante, frenos, limpiaparabrisas) y filtros (aceite y combustible).

Por otro lado, los neumáticos deben estar en buen estado y a una presión de inflado correcta. Una buena opción, hoy en día, sería la colocación de los neumáticos de invierno para esa época del año o cuando la temperatura desciende por debajo de siete grados centígrados; primero, por sustituir y mejorar a las cadenas para la nieve y después, por su gran agarre sobre el terreno al contar con una gran cantidad de laminillas en los tacos que mentienen la adherencia en superficies deslizantes.

No obstante, si utilizamos las cadenas para la nieve debemos saber que se recomienda no circular con ellas a más de 40 km/h y que hay cuatro tipos de cadenas para la nieve: tradicionales, textiles, tipo red y tipo araña o semiautomática y que éstas deben colocarse en la ruedas motrices, bien delante o detrás pero si el vehículo es de tracción total 4×4 o existe abundante nieve a nuestro paso, habría que colocar cadenas en las cuatro ruedas para mayor agarre y seguridad.

Pues bien, si decidimos emprender el viaje siempre es recomendable llevar en el maletero de nuestro vehículo un equipo o kit de emergencias que contenga, una linterna con pilas nuevas y su repuesto, unas mantas, guantes, agua, cables para la batería, un botiquín, el móvil cargado con su cargador adaptable al vehículo y, por supuesto, el depósito de combustible lleno.

Finalmente, durante la conducción sobre nieve, para evitar riesgos innecesarios, es importante transmitir la menor fuerza posible a las ruedas cuando aceleramos y pisar el freno lo menos posible, acelerando de forma suave y sostenida, utilizando la marcha más larga, incluso, al iniciar la marcha (en segunda o en tercera, si se puede) y la marcha más corta en tramos descendentes para que el motor nos retenga y así, usar el pedal del freno lo menos posible.

En Circula Seguro | ‘La tercera oportunidad‘, Conducir en invierno: 1, 2 y 3

  • Escargot

    ¡La manta me falta!

    ¿Cuánto tiempo hace que se venden neumáticos de invierno?

  • No quiero parecer prepotente, pero llevo muchísimo tiempo diciendo que la explicación de ciertos tipos de conducción ante ciertos tipos de situaciones (en caso de nieve, por ejemplo en este caso) es más bien de experimentar y practicar no tanto de leer, aprender y memorizar.
    Como muestra un botón un botón: ¡Tuve que hacer más de 5 veces el ensayo de circular por un pista de hielo (simulada) para darme cuenta (entre otras cosas) que sólo había que girar un poquito el volante!

    Un abrazo
    (Observadores de la Seguridad Vial)

    • Escargot

      Es lo que pasa con determinados aprendizajes. Acabas haciendo ciertas cosas de manera automática, piensas en ellas y te visualizas haciéndolas a la perfección… pero es imposible explicar con palabras cómo las haces. De todos modos, los consejos nunca están de más.