‘La tercera oportunidad’ (12): Bajada en puerto

La Segunda Oportunidad - La tercera oportunidad

La tercera oportunidad no descansa ni en esta semana de vacaciones. Un lunes más continuamos con el repaso que desde Circula seguro realizamos de la serie de seguridad vial que Paco Costas trajo a nuestras pantallas hace ya 35 años. El capítulo de esta semana trata del uso del freno en la bajada de un puerto, en especial en aras de evitar la aparición del temido “fading“.

El episodio llega en la época del año más propicia, en que muchos aprovechan el parón invernal para acudir a las estaciones de esquí. La bajada de un puerto representa un riesgo vial principalmente por dos motivos: por sus frecuentes curvas cerradas, a menudo ciegas; y por la velocidad que se adquiere en el descenso. La conjunción de ambos factores puede provocar un abuso del uso del freno, que puede llegar a calentarse en exceso y perder sus propiedades de retención.

Una vez más no puedo dejar de sorprenderme de la vigencia que siguen teniendo hoy en día los consejos de Costas en este episodio. Por decir algún detalle, quizá en la actualidad nuestros vehículos gozan de más marchas, hasta seis en muchos turismos en vez de las cuatro que menciona el capítulo. Más allá del número que da nombre al engranaje, la esencia permanece inalterable: en bajada, mantener una relación de cambio más corta que la habitual para la velocidad nos permitirá aprovechar el efecto del freno motor, liberando a los frenos de una carga excesiva de trabajo.

Si el capítulo fuera gravado hoy en día, además de la inevitable mención al efecto de fading, sin duda también mencionaríamos lo relativo a la eficiencia en la conducción. Mantener el motor en retención hace que sea el propio movimiento del vehículo el que mueve los pistones. Si me permitís el deje físico: en este caso, la energía procede del potencial gravitatorio del vehículo durante el descenso, en vez de proceder de las reacciones químicas del combustible. Por lo tanto, el consumo es cero.

Los consejos de ‘La Segunda Oportunidad’ contrastan con la práctica de algunos conductores de realizar los descensos en punto muerto, presuntamente para ahorrar combustible. Esta es una práctica harto errónea y peligrosa. Sobre todo, porque incentiva el abuso del freno que puede comportar fading, como nos cuenta Paco en su vídeo. Además, es una medida equivocada: en punto muerto, el motor consume un poco de combustible para mantener el ralentí, y como acabamos de decir si tenemos una marcha corta donde el propio descenso mueve el motor, el consumo es cero.

En Circula seguro | ‘La tercera oportunidad’

  • Escargot

    Se me están ocurriendo muchísimas cosas, las ideas se están agolpando en mi cabeza.

    En el análisis que haces esperaba que hubiera algún comentario sobre la diferencia entre frenos de disco y frenos de tambor. En aquella época creo que los de tambor eran los más habituales y los que más se prestaban a recalentarse de más. Ahora que es más habitual el freno de disco… ¿cambiaría mucho la cosa?

    También podemos hablar de lo que se suele decir de que los puertos hay que subirlos y bajarlos a la misma velocidad. Lo he oído bastantes veces, pero… ¿qué significa? ¿Que hay que subir y bajar un puerto en la misma marcha? ¿Con la misma rapidez?

    Ya te había dicho que se me agolpan las ideas en la cabeza.

    Para terminar, quería comentar que desde que empecé a conducir me acostumbré a bajar los puertos en marchas que no fueran la máxima, 4ª como mucho. Cuando las señales indican velocidades máximas, ciñéndome a ellas. En Monrepós, que lo he pasado infinidad de veces, me acostumbré a la 4ª desde el principio precisamente porque venía avisada del fading. Las charlas con mi padre sobre conducción dan para mucho. 🙂

    Con esto me he acostumbrado a bajar los puertos de manera tranquila, segura y muchas veces bastante eficiente. Por ejemplo, Monrepós se puede bajar a 70/80 en 4ª tocando pocas veces el freno y durante bastante rato sin pisar ningún pedal. Sin embargo, a pesar de haberme acostumbrado tanto al freno motor recuerdo la única vez que hice el Puerto de Pajares. A pesar de todo, tuve que usar mucho el freno. Me dolía el pie cuando llegué a Oviedo. Y pensé que, si yo llegaba así… cómo llegarían los que frenan en curva.

  • Será

    Me parece muy interesante el video, y pesar de los años, en la autoescuela siempre me dieron la tabarra usar el embrague para reducir la velocidad y trato de seguir haciéndolo (soy un incomprendido).

    Pero tengo una duda, al pasar de una marcha alta a una baja el motor se revoluciona mucho, como se puede oír en el video ¿eso no es malo?¿Habría que frenar un poco y cambiar la marcha?

    • Será, depende de cuanto se revolucione. Normalmente a una velocidad dada el coche puede ir de forma más o menos tranquila con dos marchas diferentes. Si normalmente se aconseja utilizar la mas larga para ahorrar, aquí lo que decimos es preferir la corta en bajada.

      Obviamente si te revolucionas hasta llegar a la zona roja de la aguja, pues es muy malo. Pero si se revoluciona hasta más o menos el régimen de revoluciones donde normalmente cambiarías a la siguiente marcha, pues ya está bien.

    • Escargot

      En el momento en el que reduces la marcha y levantas el pie del embrague es cierto que se te revoluciona un poco más, pero tampoco una burrada. Si estás bajando a 120 y cambias de 5ª a 4ª va a revolucionarse mucho, pero si por ejemplo lo haces a 80 no. Volviendo al ejemplo de Monrepós, el momento en el que reduzco es cuando ya se me está acabando la cuesta arriba, con lo que la velocidad me baja un poco de por sí y no se me revoluciona de más.