La Seguridad Vial, asignatura de libre configuración

simulador de conducción

Aprender Seguridad Vial en la Universidad como se viene haciendo hasta ahora, aunque sea de forma transversal, es una necesidad de cara a la formación de nuestros jóvenes como futuros conductores. Lo vimos, hace tiempo, cuando hablamos de los cursos de conducción avanzada para estudiantes universitarios en Cataluña y, ahora, la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid retoma nuevamente este asunto para ofrecer a sus alumnos, durante este curso académico, un programa de Formación en Seguridad Vial y Movilidad.

Para ello, contarán con simuladores de conducción que complementarán el contenido presencial y práctico de sus cursos. Un avance para el aprendizaje del aspirante conductor que no queremos pasar por alto por representar una nueva forma de enseñar las habilidades necesarias para manejar los mandos de cualquier vehículo ante situaciones que se nos pueden presentar durante la conducción real. De ahí, que aprovecharemos esta noticia de actualidad para hablar sobre los simuladores como material específico dentro de la formación de los conductores.

Doble beneficio: aprendizaje y créditos universitarios

simulador de conducción 2

Los cursos de Seguridad Vial a cambio de 2 créditos universitarios de libre configuración para los alumnos que los realicen, tal y como plantea la Universidad Rey Juan Carlos, incluyen contenido teórico presencial y contenido práctico. Además, con el uso de simuladores permitirá a los alumnos que puedan desarrollar de forma práctica los contenidos que reciben en las clases teóricas basadas en el aprendizaje de la conducción. Unas clases que tienen la peculiaridad de que al realizarse en instalaciones cerradas, evitan las situaciones de conducción real debidas al estado del tráfico o condiciones climatológicas.

Unos cursos que tienen como objetivo concienciar sobre los factores de riesgo que presenta la conducción como, por ejemplo, maniobras evasivas y uso de la frenada de emergencia con y sin ABS, maniobras de adelantamiento, conducción en condiciones climatológicas adversas en carreteras desdobladas y en carreteras de doble sentido, distracciones al volante, así como todo lo relacionado con los efectos de medicamentos, alcohol y drogas. Un repaso que estamos dando, ni más ni menos, al manual del conductor y que debe conocer todo aspirante que quiera obtener la autorización para poder conducir.

Qué son los simuladores de conducción

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un simulador de conducción es un equipo para la instrucción de conductores compuesto por la reproducción del puesto de conducción de un automóvil, con sus mandos, situado frente a una pantalla en la que se reproducen situaciones de circulación. De tal modo que se visualizan imágenes similares al entorno vial, con ocasión de la circulación de vehículos sobre ruedas, causando al alumno un efecto de inmersión u observación participante durante la proyección gráfica y empleo manual para controlar la dirección del supuesto vehículo. Es decir, todos los ingredientes para desarrollar un buen aprendizaje si, además de la habilidad, se dan a conocer las normas de comportamiento durante la conducción. No obstante, veamos algunas características de estos dispositivos:

Existen distintos tipos de simuladores, pero básicamente están compuestos por:

– Una plataforma generadora de movimientos.
– Una cabina ubicada sobre la plataforma.
– Un sistema informático para la generación de movimientos y entornos virtuales.

Por otro lado, los simuladores reproducen virtualmente: movimientos de la carrocería, colisiones con el terreno y otros objetos del escenario, así como sonidos: ambientales y del propio vehículo (motor, rodadura, derrapes,…)

Finalmente existen simuladores que permiten elegir entre dos sistemas de enseñanza:

– El método libre, compuesto por una serie de bloques didácticos en los que el alumno puede establecer su propio programa, según sus necesidades y que pueden ser desde la creación de la situación deseada en la conducción (autopista, carretera nevada,…), a la elección de nivel de conducción, dependiendo de que esté más o menos avanzado.

– El método personalizado, compuesto de varios bloques didácticos divididos en etapas que el alumno tiene que superar. La superación de cada etapa supone acceso a un nivel superior de conducción. Por ejemplo, utilización mandos del vehículo, maniobras fundamentales, circulación en vías abiertas al tráfico en general, etcétera…

* Manual de Pedagogía y Psicología aplicada a la conducción de la DGT

Fuente | COT/PRL
En Circula Seguro | ¿Cuándo y para quién están recomendados los cursos de conducción?