La seguridad infantil en zona escolar, sobre la mesa

Peligro por la proximidad de lugares frecuentados por niños, como escuelas, zonas de juego, etc.

La FUNDACIÓN MAPFRE ha hecho públicas las conclusiones de una auditoría elaborada en colaboración con la Asociación Española de la Carretera sobre varias zonas escolares de nuestro país, y esas conclusiones apuntan en la línea, comprobable por cualquiera que se acerque a un colegio en plena happy hour, de que los alrededores de las escuelas son, mientras entran y salen los niños, una especie de tierra de nadie donde la seguridad vial brilla por su ausencia.

Curioso, cuanto menos, que se intente educar a los niños dentro de las aulas mientras en las calles todos hacen la vista gorda: desde esos padres y madres que emplean el coche para llevar a sus hijos al cole aunque vivan a unos pasos de casa hasta aquellos que dejan sus vehículos sobre las aceras obligando a los críos a invadir las calzadas, precisamente en una franja horaria en la que todo el mundo va con prisas porque el caótico tráfico les impide llegar a la hora.

Y, como diría mi abuela, aquí se junta el hambre con las ganas de comer. Y hay mucho por hacer.

En suma, durante 2008 hubo 108 víctimas mortales del tráfico que eran menores de 15 años. De ellas, 76 eran pasajeros, 24 peatones y 8 eran conductores de bicicleta o ciclomotor. En zona urbana se produjeron 49 fallecimientos, de los cuales el 39% fue en atropellos. Desde luego, el atropello a niños no es un problema aislado ni infrecuente, y en las zonas escolares se generan verdaderas situaciones de riesgo para los más pequeños.

Acera cerrada

El informe presentado da una serie de pautas y recomendaciones y se apoya en ejemplos concretos de varios colegios no sólo de España sino del mundo entero, para ayudar a que los centros escolares, con la colaboración de su ayuntamiento y policía local y con la participación de los padres de alumnos, estudien el entorno de la escuela desde el punto de la seguridad vial y de la movilidad más eficiente, de manera que entre todos gestionen los problemas que detecten alrededor de ejes como estos:

  • designación de agentes tutores que supervisen la cuestión vial en el centro,
  • señalización de la zona, haciendo hincapié en el control de la velocidad,
  • revisión del estado del pavimento para prevenir la formación de charcos,
  • revisión de las dimensiones de las aceras,
  • concienciación sobre el problema que representa el estacionamiento indebido,
  • instalación de elementos que impidan el estacionamiento indebido,
  • concienciación sobre el uso racional del vehículo privado y alternativas viables,
  • visibilidad en las intersecciones y en los pasos para peatones,
  • mejora de las zonas de espera de los colegios, teniendo en cuenta la seguridad vial.

Y este último punto, en el que se habla de tener en cuenta la seguridad vial a la hora de diseñar espacios próximos a los colegios, nos lleva al inicio de todo. ¿Acaso se prevén las zonas escolares pensando en la extraordinaria movilidad que se registra a primeras y a últimas horas de la jornada?

Quizá para la construcción de nuevos centros escolares, erigidos a rebufo de las necesidades generadas cuando la población infantil aumenta en un barrio, se haya tenido en cuenta la afluencia de tráfico, rodado y peatonal, que se da puntualmente, pero no hay que olvidar que gran parte de las escuelas de nuestro país se encuentran en el centro de pueblos y ciudades, y ahí normalmente hay poca tela que cortar: el movimiento que implica la escuela… o cabe, o no cabe.

Por eso, quizá no esté de más recordar que, en muchas ocasiones, el uso del vehículo privado para este tipo de desplazamientos es más un engorro que la ventaja que representa. Es cierto que la movilidad privada puede ser el medio de locomoción más ágil, pero cuando se alcanza el punto de saturación de las vías se invierte la relación entre los platos de la balanza, y tenemos decenas de vehículos particulares que, imitando al perro del hortelano, ni se mueven ni dejan.

En cualquier caso, no es cuestión de cargar tintas contra nada ni contra nadie. Nos encontramos ante un problema de afectación global y de responsabilidad compartida, y por esa razón no está de más echarle una buena lectura al informe, que no tiene desperdicio.

Más información | Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE
Foto | Daquella manera

  • marvel_vs_dc

    La verdad es que es un problema considerable, en mi barrio la calle donde esta el colegio queda estrechada a un solo carril, los demás están ocupados por coches en segunda y tercera fila, lo peor es que el colegio tiene unos terrenos al lado, donde podían construir un aparcamiento, para evitarse que los chavales tenga que andar por la carretera para subir a los coches, también deberían poner autobuses así se evitan que los padres vayan a buscarles y cuantos menos coches halla en movimiento mejor para el trafico y menos se contamina.

  • vflores

    Toda prevención es poca, invertir en seguridad vial es invertir en vidas, por lo tanto no se puede escatimar en realizar esfuerzos para la protección de nuestros más jóvenes y no olvidemos que antes de ser conductores somos peatones. El artículo es bastante bueno y puede ser muy discutido también por tocar muchos palos, desde la implicación de la administración hasta el acompañante del menor para ir al colegio. Temas conocidos hasta la saciedad pero admitidos, llevar el coche hasta la mismísima puerta del colegio es la meta a conseguir y si hay que pararse hasta que se baje la criatura no importa cortar el carril unos minutos:¡¡mi niñ@ está antes¡¡¡. Y no hablemos los días de lluvia, paraguas entre coches, el carrito del bebé, el charco de agua que tienes que evitar, la pintura del paso de peatones resbala, los pitidos de los coches te hacen irritar y tropezar con el bordillo de la acera, la criatura que dice que va tarde: un infierno, pero es la cruda realidad o no??. A todo lo comentado extensible al artículo y al informe de Mapfre, yo añadiría otra cuestión no menos importante, se trata de la mochila que tienen que portar los jóvenes escolares que le hace perder tiempo al cruzar una calle o que incluso llevan puesta en el interior del vehículo impidiendo el uso o funcionamiento del cinturón de seguridad. Si el mismo colegio exige a los jóvenes escolares ropa apropiada para ir al colegio, también deberían de disponer de taquillas dichos centros para evitarse el sobreesfuerzo de ir con más peso de lo habitual.

  • pepserra

    Hay un tema absolutamente inexcusable y que las autoridades municipales consienten estos dias(mas alla de lo que castiga el RGC)…Y comente algna vez que los municipios a veces parecen oasis del RGC.

    hay INCLUSO carriles de incorporacion desde vias imp. colapsados por vehiculos NO PARADOS SINO ESTACIONADOS con las luces de warning bajo el auspicio de la P Local…como medida extraordinaria: en el RGC se entiende extraordinario, pues eso, fuera de lo habitual(¿habitual es que cada mañana mediodia o tarde haya vehiculos en doble fila ocupando un carril trenzado???) SI por lo visto…

     Extraordinario para mi  es un desperfecto de la calzada, un accidente , una emergencia sanitaria . eso si que es extra- y por tanto susceptible de la famosa ocupacion LEGAL de carriles en estacionamiento.

    Gracias Josep le tenia gana al tema

     un dia presente fotos  mias denunciables  en ayuntamineto de la ocupacion integra peligrosa debido a una escuela de un carril trenzado de acceso a  la N-340= todavia espero respuesta…que iluso

    Esto no es ninguna broma… aparte de que supongan un riesgo al bajar a los chavales, supone aumento de la accidentalidad para el resto de vehiculos QUE NADA TIENEN QUE VER CON EL TEMA.

    Ademas pner un agente de la G Urbana NO supone que esta todo ya CUBIERTO CHICOS y resuelto…pues estamos en las mismas, no se trata de situaciones aisladas sino que persistiran durante el curso.

    Opciones: haberlas haylas, depende de la voluntad o sensibilidad vial que tenga cada ayuntamiento, y el equilibrio entre la vida que nos toca vivir i ese aspecto vial.porque de coches que dejen a los crios seguiran acudiendo. el hecho esta en que no se a cualquier precio….

    cuando pregunte por el tema a la P Local. La respuesta fue que “hombre hay que tener cierta flexibilidad” y que cada municipio se lo monta a su gusto, venga señor circule que entorpece el trafico!!!… grandes argumentos grandes!!!!Como siempre los Municipios interpretando el RGC a su albedrio.

    • marvel_vs_dc

      Lo difícil es conseguir que un municipal quiera ir a poner multas allí, hace unos 8 o 10 años en mi barrio lo intentaron y los municipales no salieron linchados de milagro, pusieron multas 3 o 4 días pero al final no volvieron por que se los comían los padres, el colegio y el APA protestaron a la junta municipal y nunca mas se supo.

      • Josep Camós

        Quizá por eso la solución pase por un entendimiento entre todas las partes.

        Ya sabéis, antes que sanción… educación. 😉

      • pepserra

        esta claro que en respecto a esos menesteres, no prima la infraccion sino “a ver que impacto a a tener esto en la APA?” “cuanto papeleo tendre que asumir gestionando multas?”
        El RGC pide un SOS para la s vial en los municipios(reductos del NO conflicto social….vaya a ser que resultemos impopulares…) y mas en ese aspectoescolar!!!
        Lo de la impopularidad puede extenderse al ambito nacional ojo…

  • pepserra

    Es que si la mismisima P Local organiza los cotarros en un carril trenzado peligrosisimo adyacente a una N340 apaga y vamonos.

    Obviamente, se requiere consenso ya

  • ctwp

    La mayoría de centros escolares están ideados para acudir a pie(y a veces hasta mal).No hay nada pensado o previsto para el estacionamiento y parada de los vehículos para dejar,recoger y esperar a los niños.No hay espacio.La gran afluencia de vehículos hace que se amontonen en las inmediaciones en aceras,vados,pasos de peatones,estacionamientos en doble fila incluso en medio de la calzada… provocando una situación de peligro y de caos. Afectando al resto de conductores,vecinos y peatones ajenos al evento.
    Las prisas por causas diversas,los padres que vienen de lejos,los que están cerca pero que no van a ningún sitio sin su coche,la falta de conciencia sobre este asunto…La anarquía es agravada por los todo-terreno,monovolúmenes y coches familiares que utilizan muchos padres y madres.Los familiares tienen una misión:recoger o traer.Nadie quiere ser menos,dejando el vehículo quizás en unas calles más abajo, en la pugna por un espacio sea cual sea para detener el vehículo y abrir las puertas,para bajar y subir…
    ¿Que solución hay?, ¿un batallón(para equipararse en número) de urbanos listos para multar?,¿cursos in situ de civismo?¿canviar la ubicación de la escuela?¿construir un parking a tal efecto?
    Sin solución: y ahí se queda el asunto como tantos otros…