La presión de los neumáticos es algo fundamental

Se puede decir mucho a favor del simple hecho de tener los neumáticos con las presiones adecuadas, pero nada mejor que un vídeo para mostrar las posibles consecuencias de descuidar algo tan fundamental. Los neumáticos son el único punto de contacto entre nuestro automóvil y el asfalto y por ello cualquier mantenimiento que requieran no debería suponernos ningún esfuerzo.

El simple hecho de tener un neumático con una presión inadecuada representa una situación de peligro. Varias son las razones que nos dan la razón. Cuando circulamos con una presión inferior a la recomendada, el neumático es menos resistente a la fatiga por lo que la carcasa podría romperse. Un reventón de este tipo producido con el neumático en pleno apoyo puede ser incontrolable y por tanto fatídico. Incluso, si la presión está por debajo de la adecuada en más de un bar, el riesgo de que desllantemos es más que evidente.

También influye el eje en el que tengamos un inflado bajo. En plena curva, si circulamos con falta de presión en el eje delantero, el coche se nos irá de delante (subvirador), mientras que si es el eje trasero donde tenemos los neumáticos con bajo inflado, el coche tenderá a irse de atras (sobrevirador). Ambas situaciones poco deseables si se nos escapan de las manos.

Por otro lado, el nivel de inflado tiene sus efectos a la hora de frenar o cuando circulamos en lluvia. A menor presión, más metros deberemos recorrer para detener totalmente el vehículo, mientras que la falta de presión aumentará el riesgo de aquaplaning. Algo que puede ir en contra de la leyenda urbana, ya que muchos pueden pensar que al tener más área de contacto el neumático romperá la capa de agua.

Pero si las razones de seguridad no te parecen suficientes, el hecho de circular con las presiones adecuadas también repercutirá en tu bolsillo. Los neumáticos con bajo inflado ofrecen un rendimiento menor, aumentan el consumo, disminuyen el rendimiento por kilómetro y acortan la vida útil del neumático. Por último, el desgate en estos casos es irregular por lo que acelerará nuestro paso por el talles en busca de unos nuevos “zapatos”.

En pocos palabras, tener los neumáticos con la presión adecuada sólo ofrece ventajas y ningún inconveniente. Si quieres puedes inflarlos con hidrógeno, eso ya es decisión tuya pero conviene hacerlo una vez al mes o antes de un largo viaje. Siempre que se pueda deberemos realizar esta acción en frío, pero si no queda otro remedio que hacerlo en caliente debemos añadir 0,3 bar a la presión indicada por el fabricante.

Se pierden diez minutos en comprobar los cuatro neumáticos y así de paso podemos ver como andan de desgaste, otro dato a tener en cuenta. Una inversión mínima si se tienen en cuenta los beneficios.

Vídeo | Youtube

  • Estoy de acuerdo con que la presión de los neumáticos es algo fundamental para la seguridad en carretera. Pero ¿cuanta fiabilidad hay en los manómetros de las gasolineras, que es donde normalmente la gente mide la presión de sus neumáticos?
    Hace tiempo en un progrma de tv3 una persona de la RACC dijo que, los manómetros de las gasolineras puede haber una diferencia de entre 0.2 y 0.5 bares o más (dependiendo del modelo y de la gasolinera) con la presión real del neumático, debido a que el uso intensivo que tienen y a la falta de revisión estos se acaban descalibrando, con lo que nunca tendríamos la presión recomendada en la rueda y, por tanto, siempre estaríamos en riesgo.
    Lo que este señor recomendaba era comprar en cualquier ferreteria o tienda de repuestos, un manómetro (manual mejor que digital) ya que, según él, estos ofrecían una mayor precisión frente a los de las gasolineras.
    Yo la verdad es que le hice caso y por poco más de 10€ me hice con uno, algo de diferencia sí que he notado con respecto a la gasolinera más cercana (que es donde antes miraba la presión), unos 0.3 bares de diferencia. Pero, además de ganar en seguridad sobre la carretera, he ganado sobre todo en comodidad porque ya no tengo que sacar el coche del garage cada vez que quiero mirarle la presion a las ruedas, que, quieras que no es un gasto majo.

  • Javier Vizconde

    No me fío mucho de los manómetros de presión de las gasolineras, compré uno digital y también me daba lecturas erróneas, me he agenciado con un Motometer mecánico y parece que éste sí que me da las lecturas correctas, a mí particularmente me gusta dejar la presión de los neumáticos un poco por encima de las recomendaciones del fabricante, ya que a veces he notado que con el tiempo tienen una ligera pérdida.