La importancia de la formación en el sector del automóvil y la apuesta de FITSA por la innovación

Motor

Si hablamos de factores de riesgo en la conducción, tenemos que los análisis más clásicos tratan del triángulo que se establece entre el conductor, el vehículo y la vía. Sin embargo, hay visiones más evolucionadas, como la que contempla todos y cada uno de los componentes que se dan cita en la conducción, acompañados de las personas que son responsables de estos elementos.

Así, se entiende que el conductor es el elemento más importante, puesto que con sus conocimientos y actitudes es el que decide hacia dónde se dirigirá su vehículo. Pero también se contempla, por ejemplo, la gestión del Tráfico, que recae en la DGT y otros organismos como los ayuntamientos. Cuando nos referimos al vehículo, resulta imprescindible pensar en todas las personas que se mueven para que ese vehículo reúna las condiciones de seguridad necesarias para circular por las vías públicas: desde el fabricante del coche hasta el taller donde cambiamos los discos de freno.

Análisis integrador de los factores de riesgo

Y si entendemos que una de las bases de la seguridad se encuentra en la prevención de los factores de riesgo, la formación de quienes intervienen en el proceso de fabricación de los vehículos será un paso esencial para conseguir la reducción de la siniestralidad. En ese marco, FITSA ha firmado un convenio de colaboración con el CEPADE para incentivar la formación en innovación entre quienes trabajan en el sector del automóvil.

A partir de lo que se establece en las normas UNE que regulan el sistema de gestión de Investigación, Desarrollo e Innovación en las empresas y basándose en una encuesta a empresas de componentes de automoción, FITSA ha seleccionado el Master en Dirección de Operaciones, Calidad e Innovación y el Master en Dirección de Innovación Tecnológica e Industrial como las titulaciones que precisa el sector.

Estas dos titulaciones están dirigidas a: ingenieros y técnicos de diseño, procesos calidad, jefes de proyectos, responsables del departamento de I+D+i, responsables del departamento de calidad u operaciones, jefes de producción, gerentes o directores de empresas, entre otros. No existe límite de tiempo para completar estos títulos de post-grado, por lo que se puede estudiar por tramos, obteniendo títulos intermedios de forma acumulativa.

Si estamos de acuerdo en que la seguridad vial y la reducción de la siniestralidad es una tarea del conjunto de la sociedad, bueno es que sentemos las bases para que la industria cuente con el personal mejor preparado en la innovación tecnológica. Eso dará como resultado vehículos cada vez más eficientes y seguros.

Fuente | FITSA

Foto | Universidad de Versailles

Infografía | Josep Camós