‘La hora de oro’, tras un siniestro de tráfico

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El tiempo de respuesta de los servicios sanitarios para atender a los heridos tras un suceso vial y la colaboración del resto de usuarios es pieza clave para evitar males mayores. Como conductores, ¿cómo podemos actuar si durante nuestro trayecto nos encontramos con un siniestro de tráfico? La famosa frase sobre, la hora de oro o los primeros sesenta minutos tras producirse un siniestro en la red vial, según su autor, será un tiempo determinante para sobrevivir o morir en el caso de sufrir lesiones graves.

Por tal motivo, si somos los primeros en llegar a un siniestro con ocasión del tráfico de vehículos o peatones, tanto en casco urbano como en carretera y vemos que hay personas accidentadas tenemos que ser conscientes, como conductores, de nuestra obligación de ayudar y colaborar con las personas que requieran ayuda y esperar a que lleguen los servicios de emergencia. Por otro lado, si no somos los primeros en llegar y no sabemos cómo actuar, lo mejor será abandonar el lugar cuanto antes para no ser un obstáculo o crear otro incidente.

Hay una hora de oro entre la vida y la muerte. Si estás gravemente lesionado, tienes menos de sesenta minutos para sobrevivir. Puedes no morir entonces, pero lo puedes hacer tres días o dos semanas después, porque algo ha ocurrido en tu cuerpo que es irreparable

Adams Crowley, cirujano militar y director del Centro de Atención al Shock traumático de Maryland (EE.UU)

No hacer nada, estando obligado a ello, está castigado en nuestro actual código penal por incurrir en un supuesto delito contemplado en el título IX que habla de la omisión del deber de socorro que puede cometer un particular y la denegación del deber de auxilio cuando la comete un profesional. Por otro lado, prestar ayuda no significa que tengamos que parar nuestro vehículo ocupando la calzada y junto a los vehículos accidentados, mover a los heridos o cualquier otra acción que pueda empeorar aún más la situación.

Artículo 195

1. El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.

2. En las mismas penas incurrirá el que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.

3. Si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, la pena será de prisión de seis meses a 18 meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años.

Artículo 196

El profesional que, estando obligado a ello, denegare asistencia sanitaria o abandonare los servicios sanitarios, cuando de la denegación o abandono se derive riesgo grave para la salud de las personas, será castigado con las penas del artículo precedente en su mitad superior y con la de inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio, por tiempo de seis meses a tres años.

Hay cientos de manuales sobre cómo actuar en caso de encontrarnos ante un accidente de tráfico. En Circula Seguro dejamos claro hace tiempo la regla básica: PAS (proteger, avisar y socorrer) que estoy seguro que las sabemos de sobra pero conviene recordarlas, sobre todo, cuando se van acercando las fechas de vacaciones y realizamos desplazamientos largos para no mostrar ignorancia ni caer en errores ante una situación que, por desgracia, nos puede tocar en cualquier momento durante nuestra etapa como conductores, si es que no la hemos vivido ya. En su caso, sería una buena oportunidad poder comentar y compartir experiencias. Os invito a ello.

¿Qué debemos hacer, esperar o no hacer nada?

3220259141_e5383bffaa_z (1)

Pues bien, antes de prestar ayuda debemos parar nuestro vehículo en un lugar seguro, bajarnos del mismo con el chaleco de alta visibilidad colocado, señalizar y proteger el lugar mientras avisamos y esperamos a los servicios de rescate y emergencias. De no hacer estas primeras acciones podríamos empeorar la situación creando una posible colisión por alcance por el llamado efecto mirón o sufrir en nuestra propias carnes un atropello por falta de visibilidad si el incidente se produce de noche, en condiciones climatológicas adversas o en carreteras poco frecuentadas.

Una vez controlada la situación, si sabemos atender a las víctimas pediremos a alguien que nos sustituya de nuestra tarea de señalización del lugar para proceder con los primeros auxilios hasta que llegue personal sanitario. Es importante, si necesitamos entrar en el interior del vehículo accidentado para interesarnos por su conductor u ocupantes, dejar la llave del vehículo en posición de off o apagado para dejar sin corriente eléctrica el vehículo. Digo esto porque si quitamos la llave del todo sin más, como indican muchos manuales, podemos dejar el contacto puesto sin saberlo y también dificultaremos el rescate del vehículo por parte del operario de grúa, al no poder maniobrar con el volante las ruedas directrices.

Por último, teniendo en cuenta todo lo comentado más lo que está por llegar y esperemos que sea pronto como, por ejemplo, la implantación de las hojas de rescate o ficha de instrucciones visibles desde el interior del vehículo para ahorrar tiempo a los bomberos en sus labores de salvamento de las personas y el sistema europeo eCall instalado en todos los vehículos de serie para avisar automáticamente al 112 cuando se sufre un accidente, seguramente, conseguiremos reducir las consecuencias de la siniestralidad vial.

Foto | Soroll
En CS | Protocolo de seguridad: la hora de oro, Hojas de rescate, ¿agilizarán la atención a las víctimas?, El coste de los accidentes de tráfico

  • Escargot

    Se me ocurre una pregunta… ¿qué pasa si ves cómo se produce un siniestro pero el que conduce el coche en el que vas decide no parar? Puedes llamar al 112 en marcha, pero… ¿serías cómplice de omisión de socorro?

    • Hola Escargot:
      También me alegro de reencontrarte. Supongo que si no eres el conductor puedes llamar… pero no te pueden exigir nada más (no vas a bajar del vehículo en marcha).
      Para estas cosas estamos muy poco preparados. Me acuerdo de los simulacros de incendio que hacíamos en la escuela. Pues no iría mal un simulacro de estas circunstancias. No sólo hay que procurar por uno mismo y por los accidentados, sino por nuestros propios pasajeros. Lo dicho, yo me apunto a un simulacro.

      • Esa no es mi foto…

    • Capreolus

      Comentarte que cualquier usuario, sea conductor u ocupante, en pleno uso de razón puede poner en conocimiento de la Autoridad cualquier hecho que pueda ser relevante para el esclarecimiento de un suceso. Es decir, como bien dices, si el conductor no se para, tú, puedes llamar porque nadie te puede prohibir que la hagas. Otra cosa, será tener que dar explicaciones y contar que el conductor no ha querido parar pero ya eso es meterse en camisa de once varas y evidentemente el conductor tendría que dar mayores explicaciones, al respecto, por si hay indicios de delito puesto que el CP no distingue entre conductor y acompañante, habla de: el que no socorriese o el profesional…, ya que este mismo hecho puede servir para otros supuestos no necesariamente relacionados con la seguridad vial. Puede que el mismo caso ocurra al revés, es decir, que los acompañantes no quieran parar… A fin de cuentas, tendrá que dar explicaciones el conductor porque puede ser parte implicada por el mero hecho de ser un posible testigo o implicado, a la vez, mientras no demuestre lo contrario.

      Por otro lado, no existe la figura cómplice en los delitos contra la seguridad vial. Sí, existe la figura de cooperador necesario pero en el caso de ser titular del vehículo y, a sabiendas, dejar el vehículo a alguien (amigo, conocido, familiar) para que conduzca sin autorización su vehículo. La omisión del deber de socorro para el caso que nos ocupa, hoy en día es muy difícil porque la respuesta suele ser inmediata, salvo excepciones, como por ejemplo, una carretera solitaria. No obstante, un acompañante por mucho interés que ponga no podrá tirarse en plancha desde el coche, pero, sí convencer al conductor para que pare y de la vuelta si es necesario, ten en cuenta que cualquiera puede ser la víctima y no cuesta nada empatizar con las circunstancias. No hacerlo, pudiendo hacerlo si se demuestra que ha causado un daño por dicha conducta implica tener que dar explicaciones siendo las de mayor importancia, las del conductor que es en última instancia el que puede parar el vehículo.

      Bueno, perdona el tocho pero me ha parecido una buena pregunta, más que nada para abrir un debate y seguir aprendiendo 😉
      Un saludo

  • No entiendo de dejar la llave en posición “off”. ¿Eso es quitada, o la posición anterior a arrancarlo? ¿No estaría con corriente eléctrica? ¡Ayudadme!
    Un abrazo

  • Se me olvidaba, también hay que tener cuidado con las bolsas hinchables (“airbags”) en caso de que el vehículo dispusiera de ellas y no hubieran “saltado”. Aprovecho también (con el permiso de todos) para saludar a mi amiga Escargot, que hacía mucho que no la veía. ¿Qué tal andas, amiga?

  • Escargot

    Hola y saludos a todos. 🙂 Y gracias por vuestras respuestas.

    Me ha quedado bastante claro. Por suerte no me he visto en ninguna de ésas, aunque sí que tenía dudas de qué hacer si ya había parado alguien más a socorrer.

    Hace un año y pico, en un viaje de la rueda, nos encontramos justo después de una curva un lío montado con varios coches implicados justo después de pasar por un pueblo. Poco antes ya teníamos a uno con un chaleco pidiendo que aminoráramos… supongo que en ese caso habríamos estorbado más que otra cosa. Encima ese día me tocaba conducir y no sabía qué hacer. Mis compañeros me dijeron que siguiera, ya que el del chaleco no me dijo nada de parar.

    La situación fue la siguiente: un coche pilló una placa de hielo y se salió de la carretera. Poco después pasaba por allí un compañero nuestro que no viajaba normalmente pero ese día por lo que fuera sí, e iba solo. Vio lo que había pasado y paró para ayudar. Y antes de que pudiera bajar del coche y seguía sentado, no sé ya si con el cinturón o sin él, vino otro coche a toda velocidad y se empotró contra el suyo, con lo que a mi compañero le dejó el coche hecho un acordeón y a él de baja durante un mes y pico por el golpe. Fue un esguince cervical, pero bastante gordo por lo que parece.

    Cuando pasan estas cosas no sé qué hacer, si parar y ayudar o seguir… ¿cuándo se sabe realmente que los que han parado tienen la situación más o menos controlada? Si el que para iba solo no va a poder estar con el chaleco metros antes pidiendo a la gente que aminore, bastante tendrá con atender a las víctimas como pueda.

  • Pingback: Cuando la protección de datos también influye en la seguridad vial: qué ocurre con el sistema eCall - Circula Seguro()