La educación vial para los chavales

Exposicion La Salle

Esta pasada semana se celebró en el colegio La Salle – San Eutiquio en GIjón, la semana cultural. La temática escogida fue El Transporte y la Seguridad Vial. Me enteré de ella a través de un compañero que estudia allí y al que le cedimos para la exposición dos motos con las que corremos.

La muestra disponía de dos partes diferenciadas: por un lado, tanto en el patio como en una de las salas se podía disfrutar de una pequeña representación de motos y coches, tanto clásicos como de competición, además de maquetas, coches de radiocontrol, réplicas a escala de trenes y datos sobre el puerto de El Musel y el Aeropuerto de Asturias.

Exposicion La Salle

Por otro lado, y centrándonos en la parte de la educación vial, a los chavales se les invitó a participar en varias ponencias y reflexiones. Por ejemplo, la influencia del estado físico sobre la conducción, mandamientos de la ley del buen conductor y, el alcohol y la distracción de los peatones, fueron temas tratados durante esta semana.

En el patio de exposiciones, y en una posición privilegiada, también podíamos observar un vehículo que había sufrido un accidente. Por desgracia, he visto bastantes accidentes de cerca, pero recuerdo la primera vez que observé las consecuencias de uno y me di cuenta de lo fuerte pero a la vez débil que son esas pequeñas cajas de metal que nos transportan de un lado para otro.

Animados por la curiosidad, los chavales revoloteaban alrededor del coche, acribillando a los profesores a preguntas sobre la velocidad, ocupantes, si resultaron heridos… Los habrá fríos como el hielo que no les habrá llamado la mas mínima atención, pero seguro que alguno, durante por lo menos cinco minutos, habrá quedado asombrado de las terribles consecuencias.

El último día se organizó un simulacro mostrando la fatalidad de la unión de alcohol y carretera, implicando en un accidente un turismo y una motocicleta. Efectivos de Bomberos, Policía Local y una dotación sanitaria fueron los encargados de mostrar a los jóvenes la forma de actuar en estos casos. La excarcelación de los heridos por parte de los bomberos, que cortaron los pilares del techo del coche para poder retirarlo y así permitir a los sanitarios acercarse a los ocupantes, asombró al público allí presente.

Exposicion La Salle

Begoña Huergo, concejala del área de Seguridad Ciudadana y Movilidad destacaba que es bueno ver las consecuencias de una conducción irresponsable. Así mismo, Huergo destacó la importancia de implicar a la población, especialmente a la más joven, en áreas de prevención. Es importante que los menores se den cuenta de cuáles son sus derechos y también sus deberes desde el colegio y el instituto.

A esa edad, y aprovechando la influencia positiva que podemos crear sobre los jóvenes, podremos mostrarles el gran problema con el que se van a enfrentar. A los 16 años, comienzan a beber, pero a la vez comienzan a conducir sus primeros vehículos, los scooter y ciclomotores. Si al alcohol añadimos el afán de exhibicionismo que todos tenemos a esas edades y siendo osados, nos atrevemos a todo y no le tememos a nada ni nadie, un fatal destino comienza a revolotear en el futuro de estos chavales.

No conseguiremos convencerlos para que no beban, pues ya sea por sociedad o simplemente por llevarnos la contraria, lo harán; pero si podemos intentar que entiendan que si van a beber, dejen la moto en casa y usen el transporte público, o intenten realizar otras actividades paralelas, de ocio o deportivas, que ya se llevan a cabo en muchos ayuntamientos los fines de semana.

Son nuestro espejo, y aprenden de nosotros. Que no cometan nuestros mismos errores está en nuestras manos.

Vía | La Salle