La dramática concurrencia de los factores en un accidente

Accidente A-92 en Benalmadena

A veces, algunos comportamientos antirreglamentarios no son *absolutamente peligrosos*, como ir por autopista a 150 Km/h o hacer un adelantamiento por la derecha en autovía. El problema es cuando hay varios factores concurrentes. Si adelantamos por la derecha a 150 Km/h, con piso mojado y encima con unas copas encima, *estamos jugando a la ruleta rusa*. Podemos provocar un accidente con una cierta probabilidad.

Este fin de semana, un autobús repleto de turistas finlandeses ha volcado cerca de Benalmádena (Málaga) y en el momento de escribir esta información, van *9 muertos y 35 heridos*, de los cuales 19 son graves. ¿Qué ha sucedido? Un todoterreno, que circulaba a gran velocidad, hizo un adelantamiento indebido, perdió el control y sacudió al autobús. Las malas condiciones climatológicas hicieron que el conductor del autobús fuese incapaz de recuperar el vehículo y el resto ya lo conocemos.

El conductor causante, cuya identidad no ha trascendido aún, *doblaba la tasa de alcohol permitida*. Podríamos empezar por aquí, ya que la climatología o la mera presencia del autobús son factores inevitables _a priori_. El conducir bebido o con exceso de velocidad, o ambas cosas, *son totalmente evitables*. Este accidente podría haberse evitado, como la gran mayoría. ¿O echamos la culpa a los turistas, por no abrocharse el cinturón de seguridad, si es que el autobús los tenía?

*El desprecio de las normas nos lleva a estos desenlaces fatales*. Los límites de velocidad o de alcoholemia se pusieron por razones concretas, no para amargar a la gente. Quizás algunos turismos y motocicletas técnicamente dan una buena sensación de seguridad a más de 120 Km/h, pero los autobuses, autocaravanas, industriales, turismos con remolque y los camiones no, y el hecho de que haya diferencias de velocidad es un factor de riesgo más.

En cuanto al alcohol, *depresor del sistema nervioso*, anula parte del juicio y nos lleva a incurrir en riesgos absurdos como conducir un todoterreno con exceso de velocidad con adelantamientos temerarios, que ya es un componente de riesgo importante; esos vehículos están para lo que están, no para correr por autopistas.

¿Hablamos de imprudencia, ganas deliberadas de matar o de mala suerte? Muy seguramente se trate de lo primero. Mala suerte sería que circulando en condiciones legales, por un hecho fortuito, hubiese ocurrido el accidente, como una racha fuerte de viento, un reventón por defecto de un neumático, etc.

Fotografía | EFE/Rafael Díaz
Fuente | “20 Minutos”:http://www.20minutos.es/noticia/371065/0/accidente/autobus/benalmadena, “El País”:http://www.elpais.com/articulo/espana/muertos/Benalmadena/accidente/provocado/conductor/doble/tasa/alcohol/permitida/elpepuesp/20080419elpepunac_8/Tes, “La Opinión de Málaga”:http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008041900_13_174206__victimas-tragico-accidente-autobus-Benalmadena-pueden-llegar-veinte y “El Mundo”:http://elmundo.es/elmundo/2008/04/19/espana/1208630150.html

  • ¿Por qué será que no puedo atribuirlo a la imprudencia y más bien me decanto por la segunda opción? Hoy en día no se cometen fallos por imprudente. Se cometen delitos sociales claros: todos sabemos como afecta el alcohol en la conducción, la peligrosidad de adelantar donde está prohibido…

    Sabiendo eso, ¿cómo puede alguien actuar así? Pues simplemente mostrando que le importa poco, o incluso le gusta, acabar con la vida de otras personas involucradas en la circulación.

    Al menos el mercenario se enorgullece de llevar pistola. Estos, luego, lloran.

  • Al margen del egocentrismo del mercenario (que para eso le pagan) no estoy de acuerdo en que condudir “borracho” (o ebrio?) y/o con “exceso” de velocidad (no sera: velocidad inadecuada?) sea el unico motivo en la concurrencia de un accidente.
    Un “accidente” (o un incidente o una situacion “atipica”, o no deseada -por nombralo de alguna forma-) no ocurre sin mas…, porque si…, ocurre cuando coinciden varios factores y estos factores son “quasi” imposibles (o muy complejos) de evaluar (so pena que llevaramos en el vehiculo una supercomputadora capaz de cuestionar multiples circunstancias -cual compleja formula matematica-).
    En el caso que nos ocupa, un golpe (voluntario o involuntario) contra un autobus es capaz de desestabilizarlo? = dicho autobus no reune las condiciones minimas de garantia para circulara por las vias publicas en donde han concurrido (en este caso) la desafortunada presencia de un conductor “temerario”? pero podrian haber incurrido otros factores (los cuales se dan muy -demasiado- frecuentemente): un piso resbaladizo (esta claro que si aquel es resbaladizo no reune las condiciones optimas -la via en cuestion habria “pasado una ITV”?-), el propio vehiculo podria adolecer de ciertas cuestiones de seguridad (neumaticos, suspensiones, frenos, aerodinamica, etc…).

    Hay otros factores que no se tienen en cuenta: un vehiculo que sobrepase cierto peso (mas de 2.000kg es ya una cifra critica que no debiera permitir circular a aquel vehiculo a una velocidad superior a los 40km/h), un coeficiente aerodinamico propio de un armario ropero con ruedas, un centro de gravedad (por las nubes) y un largo etcetera… y que ocurre con estos factores?…, ah claro…, la culpa (y responsabilidad) es del “borracho” que se ha “cruzado” con aquel mastodonte (si se hubiera “cruzado” con otro vehiculo de sus mismas caracteristicas los resultados se hubieran neutralizado).
    A ese tipo de conclusiones le llamo yo tendenciosas y manipuladoras (a fin y efecto de que alguien mas -la “ITV” que deberia controlar la via en cuestion, el diseñador de tal monstruosos artefacto, etc…?- que no ha hecho sus deberes pueda salir impune de la responsabilidad que le tocaria asumir).

    Muy bonito hombre… (como la fabula de la zorra)

  • #2 todo eso está muy bien, pero me parece más tendencioso y manipulador escurrir el bulto con la cuestión principal: alcohol y velocidad han sido la cuestión principal, si ese hombre no hubiese ido tan rápido con una droga que altera su percepción y sus reflejos, esos señores estarían ahora en su país y no habría pasado nada.

    La lluvia tuvo su parte, pero ¿le echamos a la lluvia la culpa de ser lluvia o al temerario por no adecuar su conducción a las circunstancias de la vía? Que esa es otra… Según los testigos, iba adelantando como podía y a más velocidad que los demás durante un buen rato, debía estarle persiguiendo el diablo… Luego ya estaba la escopeta cargada.

    Que sí, que podemos investigar si el autobús estaba homologado para recibir un “todoterrenazo” a más velocidad de la que puede circular el autobús, demandar a los finlandeses por no abrocharse el cinturón, eso si lo tenían, llevar a la Iglesia a juicio por permitir a Dios llover, pena de muerte para el ingeniero de caminos que hizo la carretera…

    … y al causante del accidente, se le da una palmada en el hombre, se le paga el vehículo con dinero estatal y se le dice “macho, que no tuviste la culpa tú, es que el autobús no estaba homologado para que le embistieras por que tenías mucha prisa”.

    Ahora retíresele la ironía a lo que he dicho. No tiene justificación lo del conductor del 4×4, hay 9 muertos, y ser adulto conlleva responsabilizarse de sus actos y no de echar la culpa a cualquiera menos a ti.

    Un saludo.

  • Lo primero de todo, por supuesto que la culpa será del conductor del todoterreno. Iba borracho y además, según los comentarios de gente en la noticia en Diario Sur, iba adelantando a todo el mundo en zig-zag.

    Lo que no podemos es creernos que la velocidad y el alcohol es en lo único que hay que fijarse. El conductor que va en esa autopista (el tramo del accidente tiene 3 carriles) a 100 km/h por el carril central (o izquierdo a veces) teniendo el derecho libre, no es precisamente un conductor ejemplar que digamos. Juntas a esta gente que ocupan los carriles central e izquierdo y van despacio con el macarra de turno que adelanta por la derecha a toda velocidad, le añades alcohol, lluvia, viento y firme en mal estado y pasa lo que pasa, claro.

    Insisto en que en este caso no quiero quitarle la culpa al conductor del todoterreno. Pero la DGT siempre culpa al conductor de todo y nunca habla del estado de las carreteras. Por ejemplo, en el tramo de accidente, y en toda la A-7 entre Málaga y Fuengirola, el trazado no es ninguna maravilla y el firme está en algunas zonas que da pena, lleno de baches. Por cierto, este tramo está considerado autopista (lo construyó y lo mantiene la concesionaria del tramo de peaje AP-7 de Fuengirola a Marbella), pero el estado de conservación de la parte libre de peaje no tiene nada que ver con la parte de peaje, mejor conservada. ¿Por qué no se les exige que lo mantengan como es debido?

    También podríamos hablar de la A-7 (antigua N-340) entre Fuengirola y Marbella, teóricamente autovía, sin arcén, con incorporaciones sin carril de aceleración, con un asfalto no drenante que en cuanto caen cuatro gotas se llena de balsas y el vehículo que te precede levanta tal cantidad de agua que cuesta ver, etc. Una carretera asesina más propia de África que de Europa.

    ¿Es que Fomento no tiene ninguna responsabilidad nunca? ¿La culpa es siempre del conductor?

    Perdón por el rollo, pero es que las carreteras de la Costa del Sol tienen miga. Saludos.

  • Yo soy más directo que todo eso. Desde el momento en que un tipo sabiendo lo que hay tiene la poca cabeza, la cobardía y la desfachatez de ponerse de alcohol hasta las orejas y coger el coche, me importa muy poco el estado de la vía, la MMA del autobús y si llueve o pega una solana de cincuenta grados.

    Tampoco echarle la culpa a la vía me mola un pelo. Por esa regla de tres, cada vez que llueve, todos tenemos derecho a ir pegando bandazos y provocando accidentes. A lo mejor si consideramos las condiciones de la vía y somos lo suficientemente responsables como para levantar el pie, estar más atentos y conducir con consecuencia al estado del asfalto. ¿O acaso quiero que construyan vías para ir a 140km/h cuando nieve?

    No vamos a negar que las vías sean malas. Como ejemplo podemos tomar, aparte de las que comenta comakut, la bajada de la A8 en la frontera entre Cantabria y Bizkaia, donde día sí y día también se salían los articulados a causa, decían, del peralte. Yo he pasado por ahí tres veces por semana durante al menos ocho meses, con articulados cargados y vacíos. Y no me he salido nunca. A lo mejor porque antes de subir al puerto ya preparaba el bicho para no dejarle ir a más de lo que señalaba, incluso en bajada.

    Con esto quiero decir y me temo que hasta que la gente lo acepte no avanzaremos en cuanto a seguridad vial, que es el conductor no la vía quien tiene cierto dinamismo. Debemos adaptar nuestra conducción a la vía, no esperar a que Fomento, el tiempo y el terreno se adapte a nuestros deseos.

  • A ver, bajo mi punto de vista solo se centra la responsabilidad en un solo factor, cuando realmente influyen otros muchos factores. En ningun momento estoy defendiendo al conductor del todoterreno, es mas su actitud me parece totalmente irresponsable por haber ingerido alcohol, exceso de velocidad y lo que es peor aun, no adaptar la velocidad a las condiciones de la via (algo que es de sentido comun pero que muchos no lo toman en consideracion). Bien, pues si analizamos otros factores como por ejemplo el ¿porque iba el autobus por el carril izquierdo?¿no hay que ir por el carril derecho obligatoriamente?me parece que gracias a la irresponsabilidad por parte del conducctor del autobus al circular por el carril que NO le correponde, el accidente se ha desencadenado y a acabado en tragedia. Si hubiese ido por la derecha a la velocidad que debe (deduzco auqnue no confirmo que circulaba a una velocidad superior a la permitida para este tipo de vehiculos) el conductor del todoterreno no tendria que haberle adelantado por la derecha a gran velocidad, pobablemente este conductor hubiese pasado por la izquierda y en el caso de haber perdido el control se hubiese estrellado contra la mediana el solo. Por tanto me parece indebido hechar la culpa de todo el suceso nada mas al conductor del todoterreno, cuando el autobus tampoco ha hecho nada por proporcinar seguridad a sus ocupantes.

  • En cualquier caso se reflejaría en el disco o la tarjeta del tacógrafo y habría que demostrar que el limitador de velocidad había sido desconectado.

  • #6 sigue sin servirme. Corrígeme si me equivoco, pero creo recordar que esa carretera es de doble carril (estuve hace 2 años y medio) y que un autobús puede adelantar a un vehículo más lento, luego no veo nada de incorrecto en el comportamiento del conductor del autobús.

    Además, como dice Aitor, los tacógrafos están para evitar excesos de velocidad, pero con el tráfico que había dudo mucho que fuese con un exceso digno de mencionar, ¿110 como mucho?

    Ahora lo que faltaría sería echar la culpa al conductor del autobús para excusar parcialmente al único culpable.

  • Leo en ¡Quiero conducir, quiero vivir! que Flor no se ha quedado de brazos cruzados ante la gran moral y lo trabajador que resultó ser el chaval que mandó a nueve tíos a criar malvas. Nos cuenta que en cierto periódico le tildaban de buen chico. Un buen chico al que le importó una mierda dejar de serlo; seguro que los padres de la niña de 7 años que murió en el accidente también le llaman buen chico.

    ¡Cuanta concienciación y radicalismo hacen falta aún para comprender que no son errores ni accidentes; son homicidios!