La distracción, el estrés y el factor emocional, a estudio

Circulación de vehículos

Circular con un vehículo es, desde un punto de vista psicológico, una actividad compleja en la que el conductor va observando, analizando la información que recibe, comparándola con sus conocimientos, tomando una decisión y ejecutándola de forma segura en un tiempo mínimo. Y eso es así de forma reiterada durante toda la actividad, desde que iniciamos la marcha hasta que detenemos el vehículo. Por eso una distracción puede hacernos perder la concentración necesaria para realizar todo este proceso.

Ahora se está intentando hilar más fino en la investigación de todo este proceso, por lo que dos grupos de trabajo de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada están determinando qué factores emocionales intervienen en la toma de decisiones del conductor ante una situación de riesgo, y lo están estudiando con unos simuladores de motos con los que se han recreado situaciones críticas de tráfico para evaluar las respuestas de los participantes.

Las primeras deducciones apuntan a que el conductor puede evaluar una situación de riesgo sin que le influyan mucho la emociones, pero a la hora de tomar la decisión de acelerar o frenar sí que existe influencia de factores internos y externos.

De un lado, los estudios que se vienen realizando corroboran que cuando conducimos nos vemos sometidos a una gran demanda de atención, y si introducimos una nueva actividad como puede ser hablar por teléfono, entonces disminuyen los recursos que tenemos destinados a la gestión del entorno.

Por otra parte, se está analizando la perspectiva emocional. Siguiendo con el ejemplo del teléfono, podría ser que la conversación fuera intrascendente desde un punto de vista emocional, o bien una discusión acalorada, lo que predispondría al conductor e influiría necesariamente en su toma de decisiones.

En este sentido, se ha podido determinar que escuchar un sonido neutro, como un bip electrónico, no distrae tanto como un sonido con carga emocional como la risa de un niño o un grito. Ante el bip, el conductor no aparta la mirada de la carretera. Un sonido emocional, tanto positivo como negativo, conllevan una peor respuesta a la hora de actuar en una situación crítica.

Tendencia al riesgo y falta de práctica

Circulación de vehículos

Tras analizar el movimiento ocular de los participantes en el estudio, se ha podido comprobar que los conductores con mayor tendencia al riesgo sienten también más estrés derivado del esfuerzo que ponen al conducir. Y como consecuencia de este estrés, este tipo de conductores no se fijan en los puntos claves de la circulación, lo que los sitúa en un nivel de riesgo mayor.

De aquí los investigadores han extraido una conclusión interesante, y es que piensan que el factor determinante de las conductas de riesgo es, por un lado, la atención que se presta a la conducción y los distractores y, por otro, la falta de entrenamiento y la falta de experiencia en situaciones peligrosas.

Este punto se ha podido comprobar por la vía de la práctica, nunca mejor dicho, ya que los conductores que recibieron un entrenamiento relativamente corto en conducción simulada redujeron su nivel de riesgo, modificando la exploración visual, el manejo del vehículo y la adaptación de la velocidad a las circunstancias. La formación parece ser, una vez más, la clave.

El estudio estará terminado y se publicarán las conclusiones finales, con unas indicaciones sobre cómo modificar las conductas de riesgo, hacia el año 2013.

Vía | Radio Granada

  • pepserra

    Uno de los mitos que se ha venido propugnando desde hace ya unos años es el de que existen muchos individuos con cerebros multifuncionales (es decir , que son capaces de ejecutar varias tareas a la vez , haciendolas Ok todas claro)
    Esto aplicado a la conduccion ha llevado a una falsa creencia donde la la s vial se ve mermada.
    Mitologias como que las mujeres pueden conseguir eso, fuera de bromas de sexo, implica aceptar dogmas que no estan para nada probados cientificamente.

    El cerebro humano, gracias a dios , esta muy especializado en centrar la atencion en una tarea (conducir p ej) que exija el maximo rendimiento prescindiendo de detalles irrelevantes (vease lo que solemos decir cuando alguien nos “distrae” de esa actividad: callate que ahora estoy por lo que estoy), si comos conscientes claro, de lo que llevamos entre manos .
    verbigracia. podemos estar tan absortos en un trafico denso que hasta se nos pueden pasar detlles voluminosos pero insignificantes cuando hemos puesto el cerebro en modo = conduccion.
    por eso vemos los semaforos y señales y no un tipo disfrazado de Mickey Mouse por la acera…

    Pero se tuerce todo cuando esa tarea la queremos compartir con otra como tocar el sintonizador, hablar por el movil o discutir con el copiloto.

    Entonces el cerebro reparte tareas y ninguna de ellas sale a la perfeccion, que es de lo que se trata conduciendo.

  • Antonio Serrano

    Bienvenida sea la investigación llevada a cabo en Granada. Hace más de dos décadas se iniciaron experimentos de ese tipo en el M.I.T. de Massachussets, y también se han realizado experimentos relacionados en Japón, Turquía e Inglaterra. En España la empresa Prevensis ha analizado la repercusión de las emociones en la conducción gracias a un premio otorgado por UNESPA.

    Intuitivamente todos podemos comprobar cómo nuestras emociones nos afectan al conducir y cómo conducir afecta a nuestras emociones. Una conversación acalorada, una música que nos “toca la fibra” o una situación personal o profesional estresante cambia nuestra actitud durante la conducción. Basta que llevemos en el coche a nuestros hijos para que reprimamos nuestros instintos más agresivos (o no, si el objetivo es ¡llegar cómo sea a la guardería!).

    ¿Es posible escuchar a J.S. Bach o a Otis Redding en el coche y ponerse furioso? ¿Es posible que un famliar cercano esté enfermo de gravedad y conduzcamos sin que nos afecte? Nuestras emociones están ahí(la parte irracional de nosotros), y es inútil ignorarlas, ya que pueden vencer nuestra capacidad de autocontrol consciente (la parte racional).

    Tranquilos, que hay remedio: se puede aprender a relajarse y a que las emociones no se apoderen de nosotros en todo momento. Por eso cuanto más se estudie esta cuestión, mejor sabremos cómo abordarla. La clave, como dice Josep, es la formación, y está en nuestra mano.

  • pepserra

    “¿Es posible escuchar a J.S. Bach o a Otis Redding en el coche y ponerse furioso? ¿Es posible que un famliar cercano esté enfermo de gravedad y conduzcamos sin que nos afecte?”

    Justo has dado en el clavo Antonio

    Es la traslacion a la conduccion como una tarea mas del hombre moderno lo que nos ha llevado a la saturacion o simulataneidad de quehaceres en un momento dado , la aglutinacion de placeres sin demora, la de todo a un mismo tiempo.

    Porque digo yo…

    Se podra escuchar a Paul Mc Cartney, si pero, porque no en el sofa de nuestra casa despues de un dia de trabajo sin hacer na de na…
    O bien dejarse llevar en taxi o bus cuando justo un familiar cercano esta grave…o uno mismo no esta bien.
    “Parece que hayamos olvidado el cada cosa a su debido momento”

    Veis?’ en otro ambitos combinar diferentes tareas quizas sea futil o incluso contraproductivo pero es que conduciendo nos la jugamos.

    Actualmente, estar on line las 24 h del dia incluso en el coche parece que es lo que se lleva , cuando en realidad es sintoma de atraso-empobrecimiento social.

    ESE es el problema real…

  • escargot

    Normalmente estoy de acuerdo con vosotros, pero en este caso no. Por supuesto que cuando conduces lo más importante es la conducción, pero lo de la multifuncionalidad… en fin, conducir ya exige que nos pongamos en modo multifuncional aunque no estemos haciendo absolutamente nada más. Esta tarea ya exige coordinación sensorial, muscular y además darle al coco.

    Pero no podemos afirmar categóricamente que no podemos hacer nada más. Todos ponemos la radio, o música, o hablamos con el de al lado. Y cuando surge un imprevisto lo vemos igual. Creo que estamos más a lo que estamos de lo que parece.

    Un día volvía en el coche de un compañero e íbamos los dos hablando de cosas que no tenían nada que ver con la conducción cuando de pronto me dijo: “tienes razón, mejor reduzco”. ¡Y yo no le había dicho nada! Estábamos los dos metidos en la conversación pero una parte de su mente le advertía de que llegábamos a un polígono industrial y tenía que ir más despacio. Oírme no me oyó, eso seguro, y si leyó mi mente debió leer muy en las profundidades. Vamos, que es que estaba más atento a la carretera de lo que parecía.

    Otra cosa es que si nos enteramos de una mala noticia estemos más nerviosos o que si llevas a un copiloto pesado tengas ganas de peinarlo a raya con el quitamiedos… pero cuando estamos así, si cabe, yo por lo menos aún me concentro más para evitar que me asalten las ideas que no deben hacerlo.

    • pepserra

      Escargot en parte estoy de acuerdo y en parte no.
      si que se puede afirmar que todas aquellas tareas automaticas que hemos aprendido para conducir(NO circular), y que estan inmersas en el cerebelo, son compatibles con llevar una conversacion. 

      Pero hay un problema y que Josep nos lo recuerda cada vez :
      Una cosa es conducir y la otra circular. 

      O sea , circular implica adaptarse al medio vial en cada moemnto, que es cambiante, y eso si que choca de frente con distracciones como poner un CD, hablar acaloradamente…etc 

      Provad en circuito cerrado:
      tratad de conducir en linea recta mientras alguien os pregunta por operaciones matematicas sencillas…ya me direis que resultados salen. 

      ¿por que?  pues porque son tareas  NO  automaticas, aunque lo parezcan. Son decisiones que se toman sin previo entrenamiento concienzudo y que exigen rapidez de reflejos y esa rapidez se enlentece.

      Cuidado, huelga decir que se haga en un lugar sin peligro hacia los demas y a uno mismo…

    • Antonio Serrano

      Hola Escargot: gracias por tu respuesta, que aprovecho para precisar mis afirmaciones. Conducir es una tarea que requiere recursos cerebrales. Esos recursos son de diferentes tipos, de tal manera que cuando la conducción nos exige utilizar unos recursos de los que estamos disponiendo para otra tarea (p.e. hablar por el móvil incluso con manos libres) algo no haremos adecuadamente. Me explico: puedo conversar y preparar la cena, pues son tareas más o menos automatizadas y que no comprometen las misma regiones del “disco duro”, pero no puedo leer una novela y resolver problemas de matemáticas. Todo esto tiene que ver con los diferentes tipos de atención tratados en otros posts. Sobre el papel de las emociones, pues simplemente que interfieren en este proceso, en ocasiones cortocircuitando esas conexiones y bloqueando una respuesta más racional.

      Tu compañero fue capaz de separar la atención al volante de la que prestaba a la conversación, pero no todo el mundo puede hacerlo, ni se puede mantener todo el tiempo, e incluso en esto influyen las emociones. Ya ves, por desgracia somos “máquinas” poco perfectas. Al final va a ser cierta la inscripción del templo de Delfos: “conócete a ti mismo”. Mientras no podamos nosotros mismos, ayudemos a los científicos.

      • escargot

        ¿Tendrá algo que ver con las áreas del cerebro que intervengan en cada tipo de tarea?

        • pepserra

          Escargot , tu lo has dicho… en cuanto algo en mi entorno se tuerce me pongo atenta y dejo lo que estaba haciendo..
          Si , te pones a ello pero lo mas importante es que te pones discretamente MAS TARDE( decimas de s) que otor conductor que se centraba solo en circular.

          Es un tema fisiologico contra el que no podemos hacer nada.

          No tiene que ver tanto en areas distintas, ya que el cerebro puede integrar varias areas, mas bien depende de en que focalicemos la atencion (conducccion u otras tareas.
          Ya que conducir tambien exige activacion de varias areas.
          Es como decir que nuestro cerebro es buenisimo en centrar atencion en una sola cosa pero va mal cuando hay 2 atenciones = salvo 1-2 % de la humanidad

          saludos

          • escargot

            Querrás decir “atento”. “Atenta” estaría yo en todo caso. 😀

            Aparte de eso, te has explicado perfectamente.

          • pepserra

            ummmmmmm un misunderstanding… , me referia justo a ti  , no a mi ….;)

  • escargot

    Conducir: tarea que se va volviendo automática con la experiencia.

    Circular: tarea que requiere la atención del conductor.

    La diferencia es evidente, al menos desde el momento en el que ya vamos sueltos.

    Pero… ¿quién está con la mente y los sentidos al 100% en la circulación? Reconozco que yo no. Si llevo a alguien, porque estamos hablando. Si voy sola, porque llevo música o la radio. Y, si no, puedo estar pensando en cualquier otra cosa. Y cuando surge el imprevisto lo demás se esfuma.