La DGT realizará un nuevo seguimiento sobre la accidentalidad

Calculator por Jorge Franganillo

Hablar sobre el número de siniestros viales, con sus víctimas incluidas, no es un plato de buen gusto. Sin embargo, ha salido en los medios de comunicación recientemente una noticia que relaciona a la DGT con el recuento de personas que fallecen como consecuencia de los accidentes de tráfico. Si las estadísticas estudian el análisis e interpretación de datos, aunque nos cambien el sistema de cómputo, está claro que los fallecidos por accidentes de tráfico suman pero no restan en el tiempo.

En la actualidad, la inmensa mayoría de los balances de siniestralidad que hace públicos el Ministerio del Interior, a través de la DGT, se refieren únicamente a los fallecidos en carretera a 24 horas, sin incluir a las víctimas en zona urbana y las que fallecen pasadas esas 24 horas. Entonces, cuando escuchamos las noticias del lunes sobre el número de siniestros ocurridos durante el fin de semana, puede que no conozcamos los resultados totales. ¿Es verdad o me equivoco?

El número diario de accidentes mortales, según la estadística e indicadores de la DGT, en el mes de marzo actual y a la fecha de publicación de este artículo, corresponde con estos datos:

estadística

Las cifras sobre los siniestros de tráfico, a debate

La información del año en curso es provisional. Los accidentes que se tienen en cuenta en esta sección son exclusivamente los accidentes mortales que tienen lugar en la carretera (no se incluyen por tanto los de la zona urbana ni aquellos que tienen como resultado exclusivamente heridos), considerándose víctima mortal aquella que fallece dentro de las 24 horas siguientes al accidente

Si no fuera por esta aclaración, las cuentas a final de año no cuadrarían. Claro, si tenemos en cuenta que tenemos 17 autonomías, dos ciudades autónomas, algunas de ellas con su propia gestión sobre competencias en tráfico y con sus respectivos ayuntamientos. Si no se ponen de acuerdo en la gestión sobre el número de víctimas, la llevamos clara.

Uno se asombra al escuchar este tipo de noticias, ya no sólo por lo alarmante del asunto, al tratar sobre personas que con ocasión del tráfico se dejan la vida en el asfalto o en el hospital tras sufrir lesiones graves. También, desconocer las cifras reales por cuestiones de gestión a la hora de la transmisión de datos o de ubicación del accidente, a estas alturas, con los avances informáticos actuales, me parece impensable.

Y no digamos, si entramos en detalles sobre los accidentes mortales que se producen durante los trayectos de ida y vuelta. Otras dudas, si existe un seguimiento de las personas accidentadas con ocasión del tráfico en Hospitales tanto públicos como privados, si el incidente ocurre en caminos vecinales, etcétera. En resumidas cuentas, unas cifras que nadie quiere dar pero que forman parte de esas estadísticas para estar al corriente de lo que ocurre en nuestra red vial.

Algunas definiciones a los efectos de estadística

  • Accidente con víctimas: aquel en el que una o varias personas resultan muertas o heridas.
  • Accidente mortal: aquel en que una o varias personas resultan muertas dentro de las primeras veinticuatro horas.
  • Accidente con sólo daños materiales: aquel en que no se han ocasionado ni muertos ni heridos.
  • Víctimas: toda persona que resulte muerta o herida como consecuencia de un accidentes de circulación.
  • Muerto: toda persona que, como consecuencia del accidente, fallezca en el acto o dentro de los treinta días siguientes.
  • Herido: toda persona que no ha resultado muerta en un accidente de circulación pero ha sufrido una o varias heridas graves o leves.
  • Herido grave: toda persona herida en una accidente de circulación y cuyo estado precisa una hospitalización superior a veinticuatro horas.
  • Herido leve: toda persona herida en una accidente de circulación a la que no puede aplicarse la definición de herido grave.

La cuestión es que podemos conocer los datos sobre los accidentes si se contabilizan los fallecidos en carretera en las 24 horas siguientes al accidente y los datos a 30 días vista, que incluye también a los fallecidos en vías urbanas. Este último indicador se publica en un anuario estadístico que difunde cada año la DGT en los meses de marzo y abril, mientras que el indicador a 24 horas es el más usado, especialmente de cara a la comunicación a los medios.

De una u otra forma, sigo pensando que seguimos como dormidos o acostumbrados ante esta sangría de número de accidentes viales y vemos como normal las noticias del lunes sobre el número de accidentes y víctimas que se producen en nuestras carreteras. Sin embargo, noticias como la bajada del límite de velocidad de 120 a 110 km/h, despiertan incluso mayor interés. ¿Será que tenemos los siniestros de tráfico que nos merecemos?

Vía | Europa Press
Más información | DGT
Foto | Jorge Franganillo

  • Elisa

    Creo que tenemos mucho menos de lo que merecemos. En el sur de Europa nos pierden el conformismo y el complejo de inferioridad.
    Cada año salen de nuestras universidades competentes científicos, médicos o ingenieros… Pero no nos atrevemos a apostar por la innovación y las industrias punteras. A pesar de nuestro capital humano nos parece normal que las innovaciones vengan de fuera y que nuestra economía se base en la construcción y el turismo.
    Y nuestro tráfico, pues igual. Nos conformamos con tener una peligrosidad mucho mayor que en Suecia (las razones no tienen fundamento real: es que somos así, o es que no hay dinero-en el país de los 40 aeropuertos???????). La gran diferencia entre ellos y nosotros es que ellos no se conforman, creen en ellos mismos y se han ‘atrevido’. Se han atrevido a innovar, a inventar sistemas de seguridad, y a elaborar un plan llamado ‘visión cero’ con la intención de hacer desaparecer prácticamente la mortalidad en las carreteras suecas en el 2020. Se han atrevido, también, a limitar la libertad individual. Porque entienden perfectamente que lo democrático es que todos cumplamos unas reglas por el bien global, y no que el que lleve el coche más grande sea el que más se hace respetar.
    Ójala por aquí nos despertemos, creamos en nosotros y nos atrevamos también a soñar,a innovar y a luchar por lo que creemos.

    • capreolus

      Coincido contigo Elisa, tenemos grandes técnicos, expertos, gente preparada que se hacen directivos para no hacer nada o bien se nos van. Cuando se valore más al técnico, que produce más, que al directivo, que por cierto, hay muchos y no producen…

      • Elisa

        Sí, hay que aprender a valorar a quien aporta un beneficio real para la comunidad, en lugar de admirar al que se enriquece. El que crea o construye algo de lo que los demás nos beneficiemos tendría que estar mimado, valorado y respetado.

    • stormer

      Comentas lo que yo digo siempre, que el problema es la manera de ser y de actuar típica en españa. Ese es el gran mal que hace que el país esté como esté, porque la culpa no es sólo de los que gobiernan, sino que la gente de la calle también hace sus respectivos trabajos, conducen sus coches, y se comportan, con cierta mediocridad. Y hasta que como sociedad en conjunto no nos planteemos cambiar nuestra forma de ser y actuar, españa seguirá siendo la zona podrida de europa.

      • Elisa

        Sí, es cierto que cuando las personas de la calle nos despertemos y nos demos cuenta de nuestra valía y posibilidades será cuando también exijamos gobiernos más eficaces.
        Pero es que todavía hay que andar mucho en esta dirección. Sé de mucha gente muy capaz, muy trabajadora y con talento que se conforma con hacer un trabajo muy muy por debajo de lo que realmente puede y merece. Es una actitud muy general en todo el sur de Europa: ‘las cosas son así’ es una frase que nos mata. Tendríamos que decir: ‘queremos que las cosas sean asá, y para conseguirlo haremos los pasos tal, tal i cual’.

    • escargot

      Porque somos unos boinarroscas. ¬¬

  • Elisa

    Por cierto quería comentar que aunque los ciudadanos estamos informados de cuántos accidentes ha habido cada semana, en general no lo estamos tanto de cuáles son los más frecuentes y qué hacer para evitarlos. Un programa semanal de seguridad vial (bien hecho y serio) sería muy muy útil. Y también puntualizar que cuando digo ‘qué hacer para evitarlos’ también me refiero a ciertas infraestructuras muy delicadas. En otros países es muy difícil hacerle daño a un ciclista básicamente porque el tráfico a motor y el de bici están segregados, lo cual creo es una medida básica (y si alguien me vuelve a insistir en que aquí no hay dinero, …sólo hay que mirar nuestra red de AVEs y aeropuertos).