La DGT publica su anuario sobre accidentalidad

Colision entre turismo y camion

La DGT acaba de publicar su anuario sobre accidentalidad con víctimas correspondiente a 2006. Los datos ya definitivos muestran que el año pasado nos dejó 99.797 accidentes con un total de 147.554 víctimas, de las cuales 80.436 resultaron fallecidas o heridas en carretera y 67.118 en zonas urbanas. En total, durante el año pasado 4.104 personas perdieron la vida como consecuencia de un siniestro.

Por provincias la distribución es coherente con la movilidad y densidad de tráfico de cada zona. Barcelona y Madrid registran 24.376 y 21.208 víctimas, que equivalen al 17% y al 14% del total. Valencia es la tercera provincia, con 9.506 personas fallecidas o heridas en accidente de tráfico, lo que supone un 6,44% del total.

Por tipos de vehículo, los turismos implicados en siniestros multiplican por seis los ciclomotores accidentados, por siete las motocicletas y llegan a ser diez veces superiores a las furgonetas implicadas en un siniestro, siempre hablando en términos absolutos puesto que no se muestra el censo total de vehículos en activo ni se considera el total de vehículos extranjeros que ruedan por nuestro país.

Los conductores con menos de un año de permiso representan el 4,59% del total de conductores implicados en un siniestro. Este porcentaje sube repentinamente hasta el 8% durante el segundo año, se queda en un 7% cuando el conductor lleva tres años al volante y luego va descendiendo hasta estancarse en torno al 3% a partir del quinto año de manejo de vehículos. Dicho de otra forma, tras perder de vista la “L” se da el mayor número de accidentes por antigüedad.

Por otra parte, la abrumadora mayoría de conductores implicados en accidentes de tráfico tienen una antigüedad del permiso de conducir superior a diez años, sin que el informe dé más detalles. Es el caso del 49% del total especificado en el análisis. Ese factor sumado a la distribución de la siniestralidad por vehículos contrasta con que hasta ahora sólo se haya estudiado la obligación de pedir formación previa a la renovación a los conductores de vehículos pesados.

A la vista de los datos, las tres y las ocho de la tarde son las franjas del día en que se dan más siniestros con víctimas. No en vano son horas punta en las que los conductores se ponen al volante tras haber estado trabajando durante toda la jornada para recorrer carreteras que conocen de memoria. Son parte de los llamados accidentes in itinere, que se dan durante el recorrido hacia el puesto de trabajo o en el camino de vuelta a casa.

El anuario sobre siniestralidad contempla otros parámetros, como la edad de los accidentados y las circunstancias en que sucedieron los siniestros. El cómputo de fallecidos tiene en cuenta las personas que mueren dentro de los 30 días siguientes al accidente. En los datos anteriores a 1993 sólo se incluyen los decesos producidos en las 24 horas inmediatamente posteriores al siniestro.

Más información | Tabla resumen, Tabla completa

Vía | DGT

  • La verdad es que da rabia: cuatro mil. Y pensar que en otros países la suma no pasa de las dos decenas al año. Lo que demuestra una vez más que la solución pasa, casi exclusivamente, por incidir sobre la educación y el reciclaje de los conductores y no por gastarse un montón de tela en radares que sacan fotitos que llevan tarde, mal y sin saber sobre quien actuar.

    Moraleja: para educar a los conductores y evitar más muertes estúpidas hay que hacer algo pronto. El primer paso tal vez fuera cerrar la DGT…

  • Con respecto a las cifras de accidentalidad, se debería cuidar, sobretodo por medios de comunicación el uso que se hace de ellas. en muchos casos se comparan víctimas a 24 horas con víctimas a 30 días, otras veces se incluyen a todos los heridos en un mismo saco, otras se mezclan….

    En definitiva, estas cifras, ya son frías de por sí, como para que encima se frivolice con ellas y se usen caprichosamente.