La DGT ataca a las distracciones esta semana

Distracciones y navegadores

De vez en cuando se instauran campañas de vigilancia de lo habitual: velocidad, alcohol, seguridad escolar en autobuses, seguros, etc. Esta vez le toca a las distracciones, y concretando un poco, al teléfono móvil y a los navegadores GPS.

La DGT dice que en el 38% de los accidentes con víctimas la distracción es factor concurrente. Además, tanto hablar por el móvil (exceptuando manos libres sin pinganillo) como manipular un navegador en marcha supone una multa de 200 euros y una detracción de tres puntos del carnet de conducir.

Se supone que debemos estar concentrados en la tarea de conducir, pero de vez en cuando hay que desviar algo de atención a otras cosas, y no siempre es saludable. No es lo mismo cambiar de emisora en una recta con tráfico casi inexistente que doblando una calle con un paso de peatones.

Distracciones y navegadores

Afortunadamente la técnica moderna permite que esas distracciones vayan reduciéndose a niveles parásitos, si hacemos las cosas adecuadamente. Hay coches que permiten dictar destinos al navegador para no tener que manipular nada, solo con la voz, aunque no son muchos modelos todavía, y son caros.

Muchos turismos ya tienen mandos especializados en el volante que permiten manipular la radio, climatizador, navegador, ordenador… sin quitar las manos del volante ni siquiera desviar el ángulo de visión ni la cabeza del conductor, al haber pantallas integradas en el salpicadero o en lugares elevados.

Pero la distracción está ahí, y mientras no prestamos atención a la carretera, el coche sigue avanzando, y la realidad que tenemos memorizada puede cambiar bruscamente. Por ejemplo, ese amable señor que circulaba a nuestra izquierda decide que tiene que cruzar tres carriles de golpe, por delante de nosotros… y no lo teníamos previsto.

Distracciones y navegadores

Desde el día 8 y hasta el 14 la DGT pondrá más empeño en vigilar las distracciones de móviles y navegadores fundamentalmente. Como siempre, recordar que salvo que esos dispositivos puedan manipularse de forma segura y legal, hay que procurar no tocarlos. Como mínimo, multa, como máximo, guantazo.

Durante esta semana la probabilidad de sufrir un accidente por distracción será la misma que la anterior o la siguiente, aunque la posibilidad de ser multado será considerablemente más alta… puede ser un buen momento para dejarlo, o para cambiar de hábitos.

Un buen manos libres cuesta menos que la sanción de tráfico, y en cuanto a navegadores, hay alternativas: por ejemplo, tener los destinos habituales ya metidos en favoritos, y elegirlos nada más sentarnos al coche. Por regla general, tener que manipular el navegador o el móvil no es cosa de vida o muerte. Seguro que puede esperar.

Fuente | DGT