La conectividad 5G también para el automóvil

Coches conectados

 

Mientras el afán por parte de las compañías de telefonía se centra en tener listas las primeras redes de telefonía móvil 5G para 2020, varias empresas de automóviles han aunado esfuerzos con cinco compañías especializadas en tecnologías de la información y la comunicación bajo un objetivo común: acelerar y estandarizar el desarrollo de la conectividad 5G para su aplicación en el automóvil.

Una superalianza mundial denominada 5G Automotive Association, que forman los grupos automovilísticos Audi AG, BMW Group, Daimler AG y las cinco mayores empresas en infraestructuras de telecomunicaciones: Ericsson, Huawei, Intel, Qualcomm y Nokia.

Dicha alianza global desarrollará aplicaciones en los ámbitos de la conducción autónoma conectada, que mejora la movilidad conectada y la seguridad vial, además de aportar acceso a servicios en las ciudades y en el transporte inteligente.

 

Una plataforma abierta

La 5G Automotive Association trabajará en proyectos conjuntos de desarrollo, que ayuden a acelerar el despliegue del 5G, además de apoyar una sola norma que sea utilizada para implementar todo lo relacionado con la conectividad 5G en el automóvil, que abarque desde las funciones de información hasta las de entretenimiento en la conducción e integración automatizada en las ciudades inteligentes.

Esta plataforma estará abierta a otros socios que pertenezcan a la industria de la automoción, la industria TIC o al ecosistema más amplio de los sistemas del vehículo. Ya son varias las compañías que han expresado su apoyo a esta alianza y han declarado la intención de unirse a la citada asociación en un futuro próximo.

Otra alianza que mejora el flujo de datos para el automóvil

Aunque esta no es la única alianza que ha habido en este sentido, pues LG Electronics e Intel también han sumado sus fuerzas para el desarrollo de la próxima generación de conectividad inalámbrica para coches, basada en el 5G. Un anuncio que realizarían con motivo del Mobile World Congress, celebrado en Barcelona.

Con la tecnología 5G los datos viajan hasta 33 veces más rápidos que en la plataforma 4G LTE (Long Term Evolution), reduciéndose en un 30 por ciento la latencia que se espera en la red. El software que se utilizará podrá ser actualizado a altas velocidades a través de las redes conocidas como Over The Air (OTA), mientras que los vídeos y otros contenidos multimedia podrán descargarse mediante los sistema de entretenimiento del automóvil de manera fluida y sin cortes.

¿Quién logrará que los automóviles se conecten entre sí a través de 5G?

La tecnología V2X (Vehicle to everything) entre vehículos e infraestructuras y V2V (Vehicle to Vehicle) entre vehículos ha hecho posible reducir la latencia drásticamente, incluso cuando el vehículo se mueva a altas velocidades. Una de los propuestas que traerá esta tecnología será lograr la comunicación, a través del 5G, de vehículo a vehículo, de automóvil a infraestructuras o de coche a peatones. Unas circunstancias que ayudarían en gran medida a prevenir accidentes y ofrecer una experiencia de conducción más segura.

 

Ciudades inteligentes

¿Qué nos depara el futuro?

Estos cambios en las redes inalámbricas que traerá la llegada del 5G, permitirá tener un servicio más rápido e inteligente y será utilizado por sectores como el de la telemática aplicada en la conducción de vehículos autónomos. De tal manera, que todos nuestros dispositivos se conecten entre ellos. La idea es que los coches del mañana, detecten y sepan adónde ir, además de a dónde van el resto de los coches de su entorno. Con ello se pretende lograr una mayor eficiencia circulatoria, que lleve consigo la erradicación de las muertes en las carreteras.

Aunque en un principio esto no deje de ser una utopía, si en la carretera todos los coches están interconectados y saben qué maniobra va a realizar cada vehículo en cada instante, no hay margen de error para que se produzca el accidente. No obstante, para que esto se produzca es necesaria la tecnología 5G.

El futuro, por lo tanto camina, por los coches conectados, posiblemente compartidos, que evitarán los atascos y con ello, la contaminación en las ciudades y los accidentes de tráfico.

 

Camión autónomo

 

El coche conectado evitará accidentes

La conducción autónoma será una realidad gracias a que la conectividad podrá implementarse de manera generalizada en las carreteras. Para que el sistema autónomo funcione requiere del conocimiento, en tiempo real, del entorno en el que se mueve el coche.

Con el 5G, será posible eliminar los semáforos del tráfico, permitiendo a los coches adecuar su velocidad para que al llegar a las intersecciones no haya colisiones. Además, se podrán visualizar, los vídeos capturados por las cámaras de todos los vehículos que circulan por las carretera, y a partir de sistemas expertos en la nube, detectar incidencias y adecuar el tráfico a éstas.

Fotos: Audi AG, Mercedes-Benz

Circula Seguro | El coche conectado lo cambiará todo

Circula Seguro | Cómo la tecnología mejora la seguridad vial más que cualquier campaña de tráfico