La conducción ineficiente y las generaciones perdidas

Volkswagen Golf autoescuelaMi coche de autoescuela (no tengo otra imagen de él)

Deseo aportar un punto de vista diferente al de Josep Camós, que es formador vial, sobre el tema de la conducción eficiente en las autoescuelas. Obtuve mi carné de conducir en 2004, hace exactamente siete años estaba a punto de empezar las clases prácticas. Me tocó un Volkswagen Golf 1.9 TDI de 115 CV, cinco velocidades.

No era la primera vez que cogía un coche, pero sí la primera que iba en carretera abierta al tráfico, así que con ese aprendí de verdad. Mi profesor, que me enseñó realmente bien, me inculcó una conducción poco eficiente, conservadora, apta para un gran número de coches, incluyendo los antiguos.

La conducción eficiente parte de la base de que estamos utilizando un coche medianamente moderno. En los coches antiguos con motores de carburación o inyección mecánica había que hacer algunas cosas diferentes, como dar “alegría” al motor, accionar el starter y esas cosas. Hoy día es otro rollo.

SEAT 600 autoescuelaCoche de autoescuela añejo (origen Pieldetoro)

A partir de 2012, se empezará a enseñar conducción eficiente en las clases prácticas. Dado el ritmo de achatarramiento del parque móvil, la posibilidad de conducir un coche de carburación se reduce cada vez más. Por lo tanto es lógico pensar que hay que formar a los alumnos de acuerdo a los coches que tenemos en la actualidad.

Hoy día casi todos los coches nuevos a la venta cumplen Euro 5 (normativa de emisiones) y todos los diesel tienen inyección directa, los gasolina como mínimo tienen inyección multipunto (indirecta) o directa si son más modernos. La mayoría del parque móvil tiene motor de inyección electrónica (se instauró en los años 90).

Cuando se aprende conducción eficiente a posteriori, como me pasó a mi, tuve que luchar contra mis propios prejuicios, luego contra los de otra gente. Antes estaba convencido de que un diesel a 1.200 RPM estaba a punto de calarse, o que saltarse marchas era malo, y no tenía ni idea de qué era eso del factor lambda o el par máximo.

Diario ADN 24 abril 2007Noticia sobre cursos de conducción – Diario ADN 24/4/07

Afortunadamente para mi, desde que aprendí esto de la conducción eficiente allá por 2005, he ido depurando la técnica y ya me dan ganas de sacarme un título para dar clases yo a otros. Lo hago de forma amateur, y consigo que mis “alumnos” aprendan algo y ahorren. Y no entiendo cómo no se ha empezado a enseñar esto antes.

Hasta que los conductores eficientes no sean mayoría, habrá que seguir lidiando con los topicazos que ya no son vigentes con coches modernos. Por ejemplo, mucha gente tiene la manía de apagar el sistema Stop&Start de los coches nuevos porque piensan que no ahorra, sin haberlo probado numéricamente y sin entender el fundamento del sistema.

También habrá quien piense que eso de la conducción eficiente es ir pisando huevos. He demostrado varias veces que se puede desarrollar una velocidad media superior con menor gasto de combustible, incluso con gente que cree conocer su coche. No siempre el más lento es el más ahorrador, pero el estigma está ahí.

Publicidad Sinclair ZX SpectrumPublicidad del Sinclair ZX Spectrum

La generación Y

Nací a principios de los 80, y desde pequeñito tengo la costumbre de manipular aparatos electrónicos, como la mayoría de los chicos de mi generación. Tenemos más facilidad para utilizar gadgets, informática, electrónica… porque lo mamamos desde pequeñitos. Los que vienen de la era más analógica tienen más problema para aprender.

Con los coches, es lo mismo. Partiendo de la base de que un alumno que llega a la autoescuela está verde como un pimiento o sabe muy poco, puede aprender tanto conducción eficiente como ineficiente. Es una tontería enseñar conducción ineficiente para luego tener que volver a aprender la eficiente. Mientras tanto, tiramos el dinero, porque debe ser que nos sobra.

Le costará mucho menos esfuerzo aprender a una persona que está recién “formateada”, que una que tiene que adaptarse. Lo mismo pasa con los ordenadores, una persona de 40 años tiene una curva de aprendizaje más torpe, por lo general, que un chico de 20 años, y si se me apura, que uno de 10-15 según sus circunstancias.

Curso de conducción Plan AzulCurso de conducción Plan Azul (Noviembre 2005)

Cuanto más mayor es uno, más reticente es para aprender, por cuestiones filosóficas (“yo ya lo sé”) y por limitaciones naturales. Y creo que debería endurecerse el examen y los conocimientos teóricos, y dejar de pensar que el carné es un derecho inalienable de la persona. No, que se lo saque el que lo merezca, y el que no, que vaya en transporte colectivo o en taxi.

La conducción eficiente no es una moda, es una necesidad y no nos damos cuenta de su urgencia. Aguantamos estoicamente todas las subidas del combustible, la contaminación urbana, el mayor desgaste del coche, más posibilidad de accidentes… Un buen conductor eficiente es más rápido, más seguro y más ahorrador.

Si en un atasco digamos que hubiese un número significativo de conductores eficientes, se podría demostrar de forma científica que se circularía de forma más fluída. Nos aferramos a un modelo de conducción obsoleto, que no tiene en cuenta los avances de la tecnología, y no terminamos de saber por qué. Puede que sea la respuesta más sencilla: pura cabezonería.

Conducción eficiente - Toyota PriusConducción eficiente con Toyota Prius

Costó miles de años que la humanidad aceptase que la Tierra no es plana, que los fenómenos naturales no los provocan encolerizados señores en una nube con un martillo y que el conocimiento nos hace realmente libres. La conducción eficiente acabará triunfando con el paso del tiempo, más vale tarde que nunca.

No solo habría que limitarse a enseñar a los nuevos conductores, sino hacer esfuerzos a nivel de Administración para que los conductores existentes, antes de que sean retirados por ancianos, aprendan conducción eficiente, y fomentar la cultura del reciclaje vial. El potencial beneficio es gigantesco.

Mi curso de conducción eficiente me salió gratis, fui invitado, pero pongamos que me costó unos 300 euros. Estoy prácticamente seguro que en menos de cinco años cualquier conductor ha amortizado con bastante margen esa cifra en ahorros de combustible y mantenimiento del coche. Razón de más para extender el “virus” y que nos beneficiemos todos.

En Circula seguro | La conducción eficiente llega a los exámenes de conducir