La búsqueda de la visibilidad de los motoristas hasta límites irreales

Visibilidad Motoristas

Uno de los problemas a los que se enfrenta diariamente la circulación es la visibilidad de los motoristas. Aunque también debería incluirse en la fórmula la falta de “visión” de los conductores de automóviles que en muchos casos recurren al es que no te he visto en vez de mirar dos veces antes de hacer una maniobra. No haberse colocado nunca en el lugar de los demás incrementa esta falta de percepción, pero de eso hablaremos en profundidad la semana que viene.

Volviendo al tema de la visibilidad y con el fin de mejorarla, algunas personas intentan ayudar y ven negocio a partes iguales, cuando todo es mucho más fácil de lo que parece. Únicamente se necesita la colaboración de todos: fabricantes de motocicletas, fabricantes de prendas de protección y conductores de motocicletas.

Entre todos la mataron y ella sola se murió

Las últimas incorporaciones al mercado de la visibilidad para vehículos de dos ruedas además de peatones, ciclistas y otros usuarios de la vía que no tienen luces propias las vimos hace unas semanas. Se trata de un cinturón LED con un funcionamiento muy parecido a las guirnaldas de un árbol de Navidad, además de una segunda luz de freno para el casco (algo que se ha intentado usar en varias ocasiones) pero en este caso con un tamaño y peso exagerado, aun para ser un prototipo.

Visibilidad Motoristas

El pilar fundamental para la visibilidad de los motoristas son los propios fabricantes. En una época del uso ya masivo de la tecnología LED (sobre todo en los pilotos traseros), mucho más visibles que las bombillas halógenas convencionales y con menos riesgo de fundirse; los diseños deben estar enfocados a que se puedan ver perfectamente más que en la parte estética. De igual forma en la parte frontal, el uso de luces DRL LED en combinación con la luz de cruce que debemos llevar siempre encendida, no puede generar dudas y ser siempre visible tanto de día como de noche. Y si es insuficiente, habrá que modificar los criterios de homologación y mejorarlo.

Los segundos que deben luchar por la mejora de la visibilidad son los fabricantes de prendas de protección. Soy partidario de uso de prendas de colores claros o llamativos y si además, incluyen reflectantes para casos de baja visibilidad, todavía mejoraría.

No puedes intentar convencer a los motoristas a que lleven siempre prendas similares a los chalecos reflectantes, pero si no ofreces otro tipo de prendas que no sea con ciertas características de alta visibilidad, ya tienes eliminado el problema.

Por último y como conductores, debemos intentar ser siempre visibles en cualquier circunstancia: comprobar que funcionan correctamente las luces; que no las tapamos con objetos como mochilas, bolsas, maletas, etc; no colocarnos en puntos ciegos para los automóviles; conducir de forma defensiva; etc.

¿O acaso queremos ir cantando mentalmente Feliz Navidad todos los días?

Vía | Motorpasión Moto