La biblia de las curvas 5: continuamos mejorando nuestra trazada y el giro rápido

Trazada chicane

Como decíamos en el cuarto capítulo de este especial basado en los vídeos de la Biblia de las Curvas, es muy importante que elijamos una trazada que nos permita afrontar las curvas con la máxima seguridad posible sobre todo en carretera abierta donde nos podemos encontrar curvas que no conocemos. Decíamos que nuestro punto de entrada debe ser lo más retrasado posible de forma que podamos entrar conociendo la mayor parte de la curva y así, elegir un punto de contacto con el interior de la curva de forma correcta que evitará que salgamos demasiado abierto.

Pero para poder realizar esta gestión de la curva es condición imprescindible que seamos capaces de girar la moto para introducirla en la curva lo más rápido que sea posible en función del tipo de moto, velocidad y condiciones de adherencia en el asfalto. El paso de posición erguido a posición de máxima inclinación para negociar la curva debe ser lo más rápido posible.

Lógicamente si aumentamos la velocidad de entrada en una curva, nuestra velocidad de giro debe aumentar proporcionalmente o si no nos veremos obligados a salirnos por el exterior de la curva. Esto cobra especial importancia en cuando nos encontramos sendas curvas seguidas ya que el cambio de dirección de una a otra será muy importante para no tener que rectificar cuando sea demasiado tarde.

Trazada chicane

Como hemos empezado a girar lo suficientemente tarde como para ver gran parte de la curva, en la mayor parte de los casos seremos capaces de saber que tenemos inmediatamente otra curva hacia el otro lado un poco antes o en el mismo instante que estamos pasando por el interior de la curva. Esto nos permitirá gestionar cuál es la mejor decisión en el control del acelerador y cuál será la velocidad de giro que debemos imprimirle a la moto.

Otra de las ventajas de lanzar la moto rápidamente para negociar una curva es que el tiempo que permanecemos en el punto de máxima inclinación es menor y con ello las posibilidades de irnos al suelo por una pérdida de adherencia también disminuye. Por eso es muy importante como vivos en los capítulos pasados, descolgarse correctamente de la moto y antes de entrar en la curva para que esta esté lo más estable posible.

Otro tipo de curva que es necesario practicar es la consecución de giros hacia el mismo lado. La mejor manera de afrontarlos es mantener el acelerador ligeramente abierto tras salir de la primera curva y mientras negociamos la segunda evitando cortar bruscamente el gas o acelerar. Si hacemos esto, lo único que conseguiremos es desplazar peso a la rueda delantera cuando estemos inclinados pudiendo sufrir una caída.

Vamos allá donde miramos

Trazada chicane

Esto ya lo habíamos visto junto con las reacciones de supervivencia. Allá donde fijemos nuestra mirada dirigiremos irremediablemente nuestra moto. Por ello, para negociar una curva debemos saber exactamente donde tenemos que mirar para pasar por ella con toda seguridad y consiguiendo disfrutar tanto de la moto como de la carretera.

Cuando nos acercamos a la curva buscaremos ese punto de giro tardío que tanto anhelamos. Justo cuando estemos a punto de llegar a él, cambiaremos la vista hacia el interior de la curva, allá donde nos queramos dirigir para poder trazarla. Giraremos la moto lo más rápido posible y entonces llevaremos nuestra mirada hacia el exterior mientras aplicamos las técnicas del control de gas.

En este último cambio de mirada es con el que conoceremos lo que nos encontraremos posteriormente: si una recta, una curva hacia el otro lado que nos obligará a buscar un nuevo punto retrasado de entrada y hacer un giro rápido de la moto o por último, una curva hacia el mismo lado.

Veamos todo esto de nuevo con ejemplos gráficos en la quinta parte del vídeo:

Fotos | Repsol Media
En Circula Seguro | La biblia de las curvas 2: el control del gas, La biblia de las curvas 3: más sobre el control del gas, relajación y descolgarse, La biblia de las curvas 4: posición sobre la moto y elegir la buena trazada