La ambiciosa carretera china con paneles solares, recarga inalámbrica y asistencia a coches autónomos

China se está convirtiendo a la vez en banco de pruebas y en escenario de numerosas invenciones a avances tecnológicos que, por la dimensión que tiene el país y el potencial económico de su gobierno, trasciende al resto del mundo como noticia de repercusión global. Su último avance bien podría parecernos de ciencia ficción (aunque como veremos, no lo es tanto): una carretera con paneles solares, recarga inalámbrica y asistente de vehículos autónomos.

Una autopista solar

El país más contaminante del mundo quiere convertirse en adalid del medio ambiente y de las energías renovables (ya es el líder en energía solar) y no duda en invertir fuertes cantidades de dinero en proyectos que a menudo distan mucho de cualquier concepto de rentabilidad. En concreto, un tramo de autopista de 1,2 millas (algo menos de 2 km) cubierta enteramente de paneles solares, a razón de alrededor de 3.000 yuanes (unos 390€) por metro cuadrado.

Este tramo se encuentra en la autopista que rodea Jinan, una importante ciudad del este de China. Según la promotora del proyecto, cada kilómetro tendría la capacidad de generar hasta un millón de kilovatios al año, suficiente para abastecer 800 hogares, aunque su finalidad será abastecer también iluminación de la carretera, cámaras de seguridad, señales de tráfico, peajes, etc.

Los paneles solares serán solo una de las capas de esta carretera. Todo estará cubierto por una capa de hormigón transparente que permitirá el paso de la luz solar y que, según el fabricante, ofrece las mismas prestaciones de adherencia que el asfalto común y hasta diez veces más resistencia al peso de los vehículos. La última capa más profunda servirá de aislante de la humedad del terreno.

Kilómetros de recarga inalámbrica

Pero la generación de energía no es la única función que tendrá esta carretera. También servirá para recargar de forma inalámbrica a través de inducción magnética los coches eléctricos que circulen por ella. Sería a través de unos paneles de recarga dispuestos en la segunda capa, la que acoge ya a los paneles solares.

Por último, también se afirma que las funciones automatizadas del automóvil puedan aprovechar los datos ofrecidos por la propia carretera, pensando principalmente en el coche autónomo.

Primeros problemas

En cualquier caso, la autopista solar de Jinan ya ha vivido su primer contratiempo. Y es que apenas una semana después de su inauguración, unos ladrones han substraído una sección de 1,8 metros de la infraestructura.

Las autoridades creen que se trata de algún caso de espionaje industrial, pues el material sustraído apenas tiene valor y podrían haberlo robado con intención de copiar la tecnología.

No es la primera carretera solar

Este proyecto no es sin embargo el primer proyecto de estas características que se han desarrollado. Ya hace unos años os hablamos de la empresa norteamericana Solar Roadways, que precisamente proponía el desarrollo a gran escala de unos paneles solares especiales capaces de soportar el tráfico rodado. Desde entonces, Solar Roadways ha recaudado más de dos millones de dólares en crowdfunding y abierto su primera instalación piloto en Idaho.

En la misma ciudad de Jinan ya se presentó el año pasado un tramo de vía urbana de 160 metros de largo con 660 metros cuadrados de paneles solares. A la generación de energía y las otras funciones que ya hemos visto, podría sumarse también en este caso la de generar calor para derretir la nieve y evitar la formación de hielo. En cualquier caso se trata de un sistema algo más rudimentario en el que podría haberse usado cera o plástico en vez del más revolucionario hormigón transparente.

Pero no tenemos que irnos tan lejos para encontrar antecedentes de esta carretera solar. La siempre comprometida Holanda fue pionera al desarrollar desde 2014 carriles bici (cómo no) con paneles solares integrados. Y en Francia no es menos conocida (ni exenta de polémica por su alto coste) la carretera solar del pueblo de Tourouvre-au-Perche, en Normandía, que dispone 2.800 metros cuadrados de paneles solares a lo largo de un kilómetro de longitud.


Imágenes |Gobierno de Ningbo  | Solar Roadways |

En Circula Seguro | Carreteras solares, ¿una solución para el futuro? | El futuro hacia las carreteras inteligentes | ¿Qué opinan los españoles sobre el coche autónomo?