La ACP insta al Gobierno a un cambio en la política de Seguridad Vial

Ciclista estático
La Asociación de Ciclistas Profesionales va a pedir al Gobierno un cambio decidido en la política de seguridad en lo que concierne a los ciclistas. Es triste que cada año mueran ciclistas en accidentes en la carretera, ya sea por acción u omisión de terceros, como por errores de los propios ciclistas.

También es triste que para que algo se mueva tenga que haber una desgracia, pero sobre todo una desgracia con nombre y apellidos conocidos. Recientemente, como sabréis, fallecieron dos ciclistas, Víctor Cabedo e Iñaki Lejarreta, ambos en accidentes de tráfico. y ambos pasan a formar parte del recuerdo como dos ejemplos más de ciclistas que salieron un día a la carretera y ya no volvieron.

No voy a entrar en valoraciones personales ni en si la culpa es de los ciclistas siempre o es de los coches y camiones siempre. Todos estamos metidos en esto, porque todos nos guiamos por el mismo conjunto de normas. Igual que un día podemos ver a un ciclista (profesional o no) cometer una imprudencia, al día siguiente podemos ver a cinco conductores de coches dejando en casa al sentido común. Y viceversa.

Ciclista por la ciudad
Hace falta conciencia seria de qué significa circular en bicicleta por la vía pública, y me refiero a todas las vías, a pesar de que paree que lo más peligroso es la carretera. De hecho lo es potencialmente, pues los alcances pueden ser bastante más violentos, de producirse. El problema que yo le veo a todo esto es que existe una petición formal de reforma, pero no veo propuestas por ninguna parte. Al menos formales, porque ideas y propuestas sí que existen. Muchas.

“Reforma la ley y las normas”, pero ¿dónde están las propuestas?

Hay problemas de los ciclistas que conocemos bien todos los que, o bien hemos salido en bicicleta alguna vez, o bien conducimos y nos encontramos a grupos de ciclistas (o en solitario) en cualquier carretera que estemos recorriendo. Algunos de los problemas no serían tal si existiese un respeto máximo entre ambas partes.

Sin embargo, parece extendida la idea (para algunos conductores) de que los ciclistas son un estorbo. Y para los ciclistas, los conductores son unos energúmenos (o así se desprende de ciertos textos) que no respetan a la bicicleta. Y digo yo que habrá de todo, como siempre. (Nota: parece que diferencio conductores de ciclistas, pero en realidad todos son conductores. Se trata simplemente de una licencia mía).

Lo triste del asunto (y volvemos a mencionar la palabra triste) es que la mayor parte de los consejos de seguridad vial para ciclistas tienden a ser defensivos: obliga al conductor a dejar espacio suficiente para adelantar, desconfía de todo vehículo cercano… Es triste porque tanto los conductores como los ciclistas deberían tener el suficiente sentido común para respetarse mutuamente. Y sí, más los conductores, porque entre otras cosas son mayores en número, y son más “mortales” en caso de accidente. ¿Alguien lo duda?

En Circula Seguro hablamos frecuentemente de las bicicletas y su uso para garantizar la seguridad vial, y también debatimos ampliamente sobre la ley específica para bicicletas. Como siempre, me parece que el problema principal en este asunto es la cantidad inmensa de detalles y los puntos de desencuentro entre organismos.

Y mientras esto siga así, alguien pagará el pato por todos. Y ese alguien es el ciclista.

Foto | Secretaría de Transportes y Tránsito de Medellín, Toni Raskolnikov

4 comentarios

Elisa

Cada sociedad tiene aquello por lo que ha trabajado y normalmente su organización dice mucho de cuáles son sus valores. Si en otros países se va mejor en bicicleta es porque lo han considerado importante y por tanto han dado pasos.
Nosotros tenemos la bici como algo marginal, no como puntal del bienestar en la ciudad ni como fuente de salud. Si cambiara nuestra percepción estoy segura de que cambiarían nuestras infraestructuras y nuestras normativas para darle el papel que a mi parecer tendría que jugar en las ciudades. Mientras no cambie esta percepción, pocos cambios reales habrá.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario