Jóvenes y alcohol, la importancia de entender su origen (I)

Alcohol_jovenes_01

Todos estamos de acuerdo en que el consumo de alcohol es completamente incompatible con la conducción. Tomar una copa y ponerse después tras el volante puede llegar a convertirse en un acto del que nos arrepintamos toda la vida. O peor, que no podamos arrepentirnos de él nunca más. Por ello es muy importante que entendamos que el origen del problema se encuentra en la adolescencia o mejor dicho, pre-adolescencia ya que los estudios señalan que en España se empieza a beber a los 13 años y el 35% de los adolescentes entre 14 y 18 años reconocen emborracharse. Justo antes de que muchos se pongan por primera vez al volante.

En Médicos por la Seguridad Vial podéis encontrar un extenso artículo que trata de manera especial el tema del alcohol y jóvenes, escrito por la Dra. Elena Klusova, U.D. Madrid Centro, SEMERGEN. Os recomiendo su lectura aunque aquí vamos a destacar los puntos más importantes.

Según el director de FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), Ignacio Calderón, el adolescente consume en forma de atracón, de forma muy intensa, cantidades importantes y en muy poco tiempo, buscando “el punto”, colocarse lo más rápido y lo más barato posible. El decadenante de esto es que en el total de la población española, una persona muere cada 20 minutos a causa del alcohol.

Qué factores influyen en los jóvenes para que consuman alcohol

Alcohol_jovenes_02

Estos son algunos de los factores que influyen en los adolescentes para verse atraídos por el alcohol:

  • La mayoría de los jóvenes manifiestan con sus actitudes los problemas que tienen en casa.
  • A ello se añaden los problemas de la sociedad que incitan a olvidar, desconectar de la realidad y en ocasiones protestar, ya que el espíritu joven es un espíritu rebelde por naturaleza.
  • La falta de autoestima porque a esta edad uno no tiene todavía una identidad definida.
  • Por ello un joven busca la desinhibición, la superación de sus complejos y la seguridad en sí mismo.
  • Ausencia de proyecto claro de vida en la edad joven y falta del sentido de responsabilidad.
  • La moda que idiotiza al adolescente incentivándole a ser lo que no es.
  • La influencia de los medios de comunicación que incitan al consumo marcando estilos de vida y diversión. Los conglomerados mediáticos en su afán de fama y beneficio mercantil a toda costa, crean un mundo virtual de anti-modelos, retorciendo los estándares de belleza, valor, realidad y normalidad.

Qué efectos provoca el alcohol en los adolescentes

Alcohol_jovenes_04

    Efectos Fisiológicos:

    • La adolescencia temprana es una de las etapas de mayor importancia para el desarrollo físico y mental. Los efectos neurotóxicos del exceso de alcohol daña las células cerebrales interfiriendo en el desarrollo cerebral, inhibe las funciones de la región frontal e hipocampo, por lo que daña de forma permanente la memoria verbal y no verbal, concentración, ejercicio de las habilidades espaciales, afectando el juicio y la toma de decisiones.
    • El alcohol provoca un trastorno en algunas zonas del cerebro esenciales para el autocontrol, la motivación y la fijación de metas y puede agravar vulnerabilidades genéticas y psicológicas ya existentes. (Ejemplo: Supongamos que usted ha sido detenido por conducir borracho y ha pasado varios días en la cárcel. Usted diría que no piensa volver a ir a toda velocidad ni conducir bebido, porque tiene la capacidad de sopesar las consecuencias y la importancia de una conducta. Eso es exactamente lo que el adolescente bebedor y en general un adicto no hace).
    • Debido a disminución de la respuesta de las células del hipocampo al neurotransmisor GABA (ácido gamma-amino-butírico), el inductor potente de la somnolencia y tranquilidad, los bebedores jóvenes sufren de insomnio y/o distintas alteraciones del sueño.
    • A causa de la deshidratación de las meninges cerebrales (las membranas del tejido conectivo que cubren todo el sistema nervioso central, cerebro y médula espinal) y vasoconstricción de las arterias cerebrales secundaria a la ingesta excesiva de alcohol, aumenta la presión intracraneal provocando cefalea.
    • Comportamiento sexual peligroso: el alcohol a cualquier edad y sobre todo en adolescencia expone a las infecciones de transmisión sexual llevando a aumento de riesgo de embarazo no deseado.
    • Consumo de alcohol en la pubertad lleva al trastorno del adecuado desarrollo hormonal así afectando el crecimiento.
    • Alcohol engorda.
    • Altera gravemente el desarrollo sexual, en varones es la causa frecuente de impotencia y las mujeres que consumen alcohol sufren de desarreglos menstruales.
    • Puede elevar la presión sanguínea, ser causa de palpitaciones.
    • A nivel del hígado causa muerte irreversible de las células hepáticas siendo a la larga causa principal de la altamente mortal cirrosis hepática.
      Etanol junto con las secreciones ácidas del estómago produce alteraciones en la mucosa gástrica causando dolor en el epigastrio, nauseas, vómitos, pudiendo llegar a formación de ulceras y graves sangrados digestivos.
    • Respecto a la piel, provoca su envejecimiento precoz y aumenta sudoración mal oliente.
    • Beber demasiado de una sola vez puede causar lesiones cerebrales graves y la muerte por intoxicación con alcohol o causas derivadas de la misma, tales como asfixia por el vómito o parada cardiorrespiratoria debida a la depresión del sistema nervioso central. En ciertas condiciones esto puede ocurrir con tomarse tan sólo 4 copas en cuestión de 2 horas.

Alcohol_jovenes_03

    Efectos Psicológicos y Sociales:

    • Afecta al rendimiento intelectual y capacidad de aprendizaje.
    • Afecta el desarrollo verbal y motor.
    • Psicológicamente un consumo continuado y abusivo de alcohol puede provocar cuadros agudos y crónicos de ansiedad, con alta frecuencia conduce a baja autoestima y es una de las principales causas de la depresión.
    • Alteraciones de las relaciones con la familia, compañeros, profesores, creando finalmente una personalidad asocial e inadaptada para luchar, competir y simplemente vivir en la sociedad actual.
    • Los problemas del consumo abusivo repercuten negativamente en el rendimiento escolar y laboral. Los adolescentes bebedores empiezan faltando a las clases y finalmente se desinteresan completamente de las actividades tanto escolares como extraescolares. Pierden el interés por su futuro laboral y, en general, sus visiones del futuro.
    • Los accidentes de tráfico son una de las consecuencias negativas inmediatas al consumo de alcohol con más impacto social.
    • La violencia y el consumo abusivo de alcohol están relacionados. Las conductas agresivas, el “buscar bronca”, es una forma de reaccionar de muchos jóvenes que a través de las sensaciones que les proporciona el alcohol buscan con la violencia marcar su dominio y poder.

Los jóvenes son muy vulnerables a sufrir daños de todo tipo y el consumo de alcohol puede llevar al joven a tomar decisiones que conllevan un desenlace trágico. Pero no sólo hablamos de los accidentes de tráfico sino también de homicidio, suicidio, comportamientos sexuales de riesgo (violaciones, casos de violencia de género), vandalismo, robos, problemas judiciales, caídas, ahogamientos y otros accidentes, incapacidades permanentes y la muerte.

En la segunda y última parte hablaremos de algunas campañas de concienciación así como cuáles son las actuaciones previstas con el fin de ayudar a combatir este grave problema.

Fotos | Samantha Cohen, mallix, Chrissy Bisch, James Palinsad