¿Influyen los colores en la seguridad?

s3_2.jpg

Varias son las leyendas urbanas relacionadas con el color de nuestros coches. La primera hace referencia a la seguridad de los mismos. La que dice que los colores vivos son más seguros que aquellos tonos más oscuros. La segunda dice que las compañias de seguros tienen en cuenta los colores a la hora de calcular el precio del seguro.

En contra de la segunda, la experiencia de cada uno. En estos momentos estoy involucrado en la renovación del seguro de mi coche y en ninguna de las compañias que he consultado me han preguntado de que color es. Cada compañia tiene sus propios parámetros pero muy pocas incluyen el color entre ellos.

En cuanto a la primera, muy poco estudios hacen referencia a los colores. La creencia dice que los colores fuertes, como pueden ser el rojo o el amarillo, están implicados en mayor cantidad de accidentes. Pero esa simplemente radica en que estos colores se asocian más a propietarios jóvenes y estos sufren más accidentes.

El único estudio, y al que casi todas las fuentes consultadas hacen referencia, es uno realizado en Nueva Zelanda a finales del siglo pasado. En este de determinaba que el riesgo de sufrir un siniestro es menor con vehículos de color plata que con otras tonalidades mucho más oscuras. Siguiendo al gris, el rojo, el amarillo, el azul, el blanco, el verde y el negro. En último lugar y como color con más riesgo, el marrón.

Este mismo estudio concluía que los colores más visibles coincidían con las preferencias de los propietarios. El gris y los plateados son los colores más populares. Mientras que el negro a pesar de no estar colocados entre los más seguros si que está entre los populares. Y cada vez más.

La verdad es que el color de los coches puede influir, pero depende más del entorno y de la iluminación. Los coches rojos y amarillos son más visibles en vías bien iluminadas, ya sea de día o de noche, pero ante situaciones de baja iluminación, estos aumentan su riesgo. Contrariamente a lo que podríamos pensar de que cuanto más chillón más visible es. El efecto producido es justamente el contrario que con el color blanco.

Podríamos reducirlo a: si conduces de noche comprate un coche blanco y si lo haces de día amarillo o rojo. Pero si hablamos de colores, al final la gente lo que busca es que le guste, ya que posiblemente ese sea el coche que vea cade vez que coge el coche durante unos años.

Vía | Revista Consumer – CEA
Foto | 8000vueltas