Impredecibilidad, o mantener el secreto de estado

intermitenteva.jpg

No saber qué va a pasar es un gran inconveniente cuando uno quiere programar sus acciones de forma que sean tan seguras como sea posible. Por desgracia, la física sólo permite qué recordemos el pasado, no el futuro (a no ser que uno esté dispuesto a ponerse las gafas del revés y vestirse con la cortina del baño a modo de túnica).

Y aunque parezca una chorrada, eso tan simple está detrás de todos los accidentes de tráfico. Si los protagonistas lo hubieran sabido, no habrían salido de casa ese día. Obviamente porque, aunque a veces parece que muchos los buscan, nadie quiere tener un siniestro. Pero, por desgracia, no es posible saber lo que va a ocurrir.

Tenemos cierto control sobre todo lo que depende de nosotros. Podemos decidir llevar una velocidad adecuada, respetar las preferencias, etc. No podemos predecir cuando va a haber un charco en la calzada, pero si no vamos demasiado deprisa probablemente podremos evitar el temido aquaplanning.

Sin embargo, lo que no podemos saber de ninguna de las maneras es lo que harán el resto de usuarios de la vía. De hecho, el propio concepto de tener unas normas de circulación tiene, precisamente, la finalidad de reducir la incertidumbre en el tráfico.

Por ejemplo, al conducir por una comarcal, puedo circular tranquilamente por mi derecha, sabiendo que si tras aquella curva me encuentro con alguien de cara, ocupará el otro extremo de la carretera.

Es algo trivial, que todos damos por sentado. Pero si no hubiera un consenso social (o una ley) que dictara por que lado de la calzada circulamos, la incertidumbre sería mucho mayor.

En ese sentido, cada vez que alguien quebranta algunos de los preceptos del reglamento, está negando la predictivilidad tan necesaria para la seguridad vial. Incluso hace algo peor, ya que el resto de conductores asumían que el comportamiento del infractor iba a ser el predecible según las normas. Predecir bajo premisas que resultan ser faltas representa un nivel de impredecibilidad mayor (léase, más peligroso) que si simplemente imperase la ley de la selva.

Dicho de otra forma, la impredecibilidad imprevista es más imprevisible que la impredecibilidad prevista.

Un intermitente con historia

Incluso si todo el mundo jugara según las normas, aún existiría cierto nivel de impredecibilidad, en especial en aquellos lugares en que las trayectorias de dos o más vehículos se cruzan: sobre todo en intersecciones, pero también en cambios de carril.

Precisamente por este motivo, los vehículos modernos incorporan de serie el mecanismo reductor de impredecibilidad por excelencia: el intermitente.

Al respecto, me gustaría compartir una anécdota. Conducía yo, teniendo como copiloto a una de esas personas que, ya sea por elección o por falta de necesidad, jamás ha estado en una clase de teórica (porque jamás se ha intentado sacar ningún permiso o licencia). Estábamos detenidos en el ceda previo a una rotonda.

Mi acompañante notó que yo hacía un amago de entrar, pero me detuve en seco al ver como un vehículo finalmente “seguía girando” al rededor de la isleta central. Justo detrás de él, un nuevo intento frustrado.

Entonces, supongo que intentando explicar para si mismo por qué había intentado salir dos veces si había tráfico, la personita de mi derecha tuvo un instante de claridad y exclamó: «pero si no ponen el intermitente».

En estas, probablemente un abogado de los que salvan el culo cuello a mafiosos, ricachones y ministros podría argüir algo del estilo de «mi cliente tiene derecho a no hacer público su destino». Ni que fuera un secreto de estado.

Aunque como técnica de privacidad, la omisión del intermitente deja mucho que desear. No sólo es una infracción del código, sino que además basta con esperar unos segundos para ver a donde se dirige el conductor en cuestión.

Eso sí, puede hacerlo bien orgulloso de haber mantenido el misterio hasta el último segundo.

Fotos | Garchauro, Mermadon_1967

  • s63aut

    El tema se podría haber titulado: “El intermitente, ese gran desconocido”; a veces incluso me preguntan por qué lo pongo cuando no hay nadie alrededor, mi respuesta es siempre que si tuviera que analizar en cada momento si alguien me va a ver o no, habría muchas situaciones en las que no lo pondría por desconocimiento de que alguien me ve sin yo saberlo, así que lo pongo absolutamente siempre que la situación lo demanda, por muy solo que esté en la carretera, es más, si tengo que ir mirando si hace falta ponerlo, mi atención puede verse repartida en varios asuntos cuando no es necesario repartirla tanto.

    Una actitud prudente es la de pensar que, si algo puede salir mal, saldrá mal, vamos, que si un coche está esperando en un cruce, pensemos que nos cortará el paso, si un ciclista pedalea despistado, pensemos que se moverá repentinamente de lado. Todo ello no debe asustarnos, pero sí que debe tenernos prevenidos ante cualquier contingencia, estar preparados por si hay que dar un frenazo por el coche del cruce, dejar más distancia al adelantar al ciclista y todo lo necesario para evitar los imponderables de la carretera.

  • Hola,

    A mi también me parece muy peligroso la cada vez más extendida costumbre de no comunicar a los demás conductores las maniobras que se van a realizar. Seguramente se justifican pensando que total “nunca pasa nada”, pero debemos pensar que, como bien comentas, los accidentes son impredecibles y es una gran irresponsabilidad no poner de nuestra parte para minimizar los riesgos.

    Aprovecho para recalcar que el uso de los intermitentes se realiza en dos tiempos, un primer tiempo que en el que comunicamos nuestras intenciones y un segundo tiempo en el que acompaña la maniobra señalada, En un cambio de carril, por ejemplo, equivaldría a decir: “voy a cambiar de carril, voy a cambiar de carril, voy a cambiar de carril….” (primer tiempo) y “estoy cambiando de carril, estoy cambiando de carril, estoy cambiando de carril,,, ” (segundo tiempo). Para mí es evidente que, siendo los dos momentos muy importantes, el primero es más imprescindible que el segundo.

    Lo que no me ha quedado claro es la relación entre “seguir girando” y “no poner el intermitente”. Se supone que cuando nos paramos en un ceda al llegar a una rotonda y observamos los vehículos que se acercan por el carril exterior, en una situación ideal en la que todos señalizasen correctamente, se podrían dar tres situaciones distintas:

    1- El vehículo que se acerca señaliza con el intermitente derecho = va a tomar la salida anterior a mi entrada por lo que me puedo incorporar.

    2- El vehículo que se acerca no señaliza nada = va a seguir circulando por el carril en el que se encuentra por lo que no me puedo incorporar.

    3- El vehículo que se acerca señaliza con el intermitente izquierdo:

    a) si la rotonda es de dos o más carriles = se va a cambiar al carril de su izquierda por lo que me puedo incorporar (ya que el carril por el que circula va a quedar libre). 

    b) si la rotonda es de un solo carril = va a hacer un cambio de sentido por lo que no me puedo incorporar.

    • s63aut

      Yo hago aproximadamente lo que tú dices en las rotondas, obviamente no se pone intermitente para entrar en ellas, está claro que hay una dirección obligatoria, pero pongo el izquierdo si creo que puede serle de utilidad al resto de conductores dejarles claro que pretendo meterme hacia ese carril, el derecho lo pongo preferiblemente cuando ya estoy dentro, pero si la primera salida queda muy cerca, mejor ponerlo ya al entrar.

      Sobre lo del principio, de mantener el intermitente, es cierto, hay que anticipar y mantenerlo mientras se efectúa el giro, pese a que algunas veces se desactiva solo, sobretodo si entramos en una rotonda ponemos el intermitente derecho y un ligero giro del volante por estar dentro de la rotonda tienda a apagarlo más veces de lo deseable. Lo que no debe hacerse es mantener el intermitente si nos quedamos, por la razón que sea, en el carril izquierdo, la maniobra ha habría sido realizada y mantenerlo se presta a confusión.

    • Jaume

      Yo, sobre el intermitente en las rotondas, suscribo lo que dijo Josep en su día.

      • Ok,

        ¿También está de acuerdo en señalizar con el intermitente izquierdo que vas a seguir circulando por el mismo carril? ¿Sólo en las rotondas o en el resto de vías también?

        Yo, la verdad, no lo veo nada operativo ya que da lugar a confusiones. Tenemos la misma señalización para dos maniobras distintas.

  • eduardovv

    Yo siempre indico antes de entrar en todas las rotondas. Cuando me incorporo no, solo cuando salgo en la primera salida (derecha).

    Una vez que estoy dentro, si voy recto, indico antes de salir (para avisar a los que estan esperando para entrar).

    Y si voy a continuar girando SIEMPRE mantengo el intermitente a la izquierda. Me da igual que las normas de circulacion digan que si “no digo na” es que voy a seguir girando dentro. Mas que nada, por si algun dia algun camion bañera cargado de bloques de hormigon, piensa que voy a salir, y resulta que no, o una moto de 150cv acelera a 90km en un primerazo y se me empotre contra el copiloto.

    A mi, aparte de un peligro, el no señalizar, me parece un gasto en combustible bastante significativo. Muchas veces te paras, porque no estas seguro de “que va a hacer” esa señora que tiene 3 crios pegando botes en el asiento trasero, o si ese fitipaldi que va con el “julay cupe” tuneado a toda pastilla va a salir o no.

    • Una pregunta, si continúas girando por el carril exterior de una rotonda de dos o más carriles señalizando con el intermitente izquierdo, ¿cómo sé si lo que indicas es que vas a cambiarte al carril de tu izquierda (que es lo que en realidad estás diciendo, por lo que podría incorporarme) o si por el contrario vas a seguir por el carril por el que circulas (de modo que si me incorporo, interpretando la primera opción sin saber que en realidad me estás engañando, tendríamos una colisión)?

      Lleva tu razonamiento a una autovía o a una gran avenida con mediana y verás que no tiene sentido señalizar con el intermitente izquierdo que vas a seguir circulando por el carril derecho de la autovía o avenida.

      • Jaume

        No puedes entrar si sólo indica que va a cambiar de carril, porque señalar no es lo mismo que hacer la maniobra. Puede que después de señalar se haya dado cuenta de que no puede hacer el cambio. Sólo puedes entrar si efectivamente ha cambiado de carril. Así que este argumento no es muy válido.

        Una rotonda no es comparable a una autovía o avenida. Una rotonda es una intersección. Y en las intersecciones se pone intermitente si no vas recto.

        • Evidentemente señalar no es lo mismo que hacer la maniobra, y por eso debemos ser precavidos y estar siempre en alerta. Pero ¿lo aplicas a todas las intersecciones?
          Por ejemplo, se me ocurre ahora mismo, si llegamos a un cruce con un stop por el que pretendemos incorporarnos a una carretera nacional (giro a la derecha) y vemos que se acerca un vehículo por la izquierda (circulando en el mismo sentido que al que nos queremos incorporar) y pone el intermitente derecho, normalmente interpretamos que va a abandonar la vía por el cruce dónde nos encontramos y realizamos la maniobra de incorporación.
          ¿Esperamos entonces a que realice la maniobra para incorporarnos?

          En la comparación que hacía con la autovía me refería exclusivamente al uso del intermitente izquierdo para indicar que vamos a seguir dentro de la autovía circulando por el carril derecho. Y no, no es comparable con una rotonda ya que las maniobras de incorporación y salida en una autovía se realizan mediante carriles de aceleración y deceleración respectivamente, mientras que en las rotondas se realizan perpendicularmente, al igual que en los cruces.
          Sin embargo en las avenidas las incorporaciones sí se realizan perpendicularmente y creo que el modo de señalizarlas coincide con el modo en el que debemos señalizar en las rotondas.
          Una rotonda es más bien una vía preferente con intersecciones a la que se accede y de la que se debe salir, no una intersección en sí. Quizás suene un poco chocante en las rotondas pequeñas, o en las llamadas también rotondas-cruce, pero pensad en una rotonda de grandes dimensiones. Mientras se denominen igual y no se diferencie claramente entre las rotondas pequeñas y las grandes ¿no creéis que debemos señalizar de igual modo?

          La afirmación de que “en las intersecciones se pone el intermitente si no vas recto” ¿vale también en el caso de que la intersección coincida en una curva?
          Te pongo un ejemplo, vas circulando por una carretera nacional y llegas a una intersección en la que abandonar la vía supone seguir de frente y continuar por la vía supone girar a la izquierda, ya que la intersección coincide con una curva (para mí es el caso de una rotonda). Si pretendes continuar por esa vía, ¿señalizas con el intermitente izquierdo que vas a “seguir girando”?

          Espero tu respuesta.

      • luchana1

        Ya he contestado antes: el intermitente de la izquierda es para avisar al que quiere salir de la rotonda que tu vas a seguir en ella y que no se le ocurra cortarte el paso. Yo hago mas de 20, si, 20 rotondas cada dia y de esto estoy muy seguro.

        • Una pregunta. Partiendo de que estamos en una rotonda de dos o más carriles, ¿cómo puedo distinguir, tanto si voy circulando detrás de ti como si estoy esperando para incorporarme y te veo venir, que vas a seguir en el mismo carril o vas a cambiarte al de tu izquierda cuando pones el intermitente izquierdo?

  • pepserra

    lo bueno del caso es que hay todavia conductores que usan el intermitente (mode permanent) dentro de las rotondas y cuando inerpretas que van a salir antes de tu ceda resulta que pasan ante tus morros con el mismo puesto…

    y todavia siguen incluso una vuelta

    es que como todo en la vida hay conductores que por vagueria no lo activan i otros que por lo mismo no lo desactivan

    siendo peligrosas las dos situaciones

    yo abriria un post titulado = ” el intermitente existe pero es efimero”

    • luchana1

      El problema puede ser, (es mi caso) que el cli-clak no se oiga. Y eso si que es peligroso. (No es el primer susto que he tenido)

  • menos_16

    Jaume:

    No puedes,[…] señalar no es lo mismo que hacer la maniobra. Puede que después de señalar se haya dado cuenta de que no puede hacer el cambio. Sólo puedes entrar si efectivamente ha cambiado de carril. Así que este argumento no es muy válido.

    Lo que equivale a decir que usar la intermitencia para preseñalizar tus “intenciones de”, no sirve de nada para el resto de conductores que te observan. si fuera asi ,,,, …  ¿Preseñalizar no sirve de nada? Eso es un error.

    La misma contra lógica que usaste para rebatir a byballo se podría usar -erróneamente- en el caso de que el mismo vehículo pretenda abandonar por la salida inmediata anterior a tu entrada y usa la intermitencia derecha para indicarlo.

    Al resto de conductores si que le sirve, pero no para hacer la entrada a la glorieta, si no para prepararse a entrar, u observar otro punto de la vía. El argumento propuesto por byballo si lo considero válido.

     El intermitente es una preseñalización y es útil para indicar a los demás tu intención de efectuar un cambio de dirección, pero solo tu intención y nada más; por ello no marca las prioridades de paso como bien indicas.
    Pero para que cumpla lo mejor posible su función, la intermitencia ha de ser simple y sin ambigüedades; si modificamos su interpretación dentro de las rotondas complicamos innecesariamente su interpretación y no ganamos nada a cambio.

  • gorbea0

    Si en una rotoda doy el intermitente a la izda es que me voy a cambiar de carril a la izda; si le doy a la dcha es que me cambiaré al carril de la derecha o si estoy ya en el carril de la derecha indico que la voy a abandonar. Igual que en cualquier vía.
    Por el hecho de estar en una rotonda no cambia el sentido del intermitente. Para seguir recto en una rotonda o en cualquier vía no hay que dar ningún intermitente.
    Yo añadiría que hay otro fenómeno relacionado con la impredicibilidad y es que muchos conductores “esperan” que cierto vehículo va a efectuar un comportamiento ilegal pero habitual y se sorprenden cuando al final ven a ese vehículo efectuar una maniobra correcta: Hay muchos casos por ejemplo casi todo el mundo acelera en vez de frenar en la secuencia ámbar del semáforo o casi todo el mundo traza mal las rotondas (las toma rectas y si alguien las toma por el carril es entonces cuando sorprende), otro ejemplo cuando hay una curva cerrada en ciudad casi todos se cruzan de carril o cuando en un cruce en ciudad hay un quiebro en los carriles lo normal es seguir recto cruzandose ignorando la señalización horizontal.

  • luchana1

    En la rotonda es muy útil poner el intermitente de la izquierda para avisar al fitipaldi que no se lo ocurra cruzar por delante tuyo. Yo precisamente soy de esos fitipaldis que les gusta el carril de la izquierda en las rotondas, y salgo directamente al carril de la izquierda del la salida de la rotonda, COMO ES MI OBLIGACION. Y si tengo un coche a mi derecha y detrás cerca, miro si pone el intermitente, y vigilo su maniobra, y al final mas de una vez aborto mi intención de salir por la rotonda, ya que el que esta a mi drecha parece que va a seguir girando.

    • gorbea0

      En una rotonda (igual que en cualquier otro sitio) indica que vamos a cambiar de carril hacia la izquierda. NO indica que vayamos a seguir por el mismo carril. No hay ninguna obligación (ni tiene lógica) dar intermitente si voy a seguir en el mismo carril sin cambiarme a otro ni salir a otra via.
      Para salir de una rotonda hay que colocarse PREVIAMENTE en el carril exterior. No es correcto salir de una rotonda cortando otros carriles (esto es válido no sólo para rotondas sino en general: si voy a salir por la derecha en una vía recta de varios carriles debo colocarme antes en el carril derecho idem a la izquierda).
      En una rotonda las leyes generales de la circulación NO cambian como ya han explicado desde la revista de la DGT.

      • luchana1

        Una rotonda es como una carretera, pero… de una rotondas has de salir antes de 100 mts, y de una carretera, normalmente no. En una carretera cuando vas a girar a la derecha en un cruce siempre sales por el carril de la derecha, ya que tienes muchos metros para cambiarte de carril. En una rotonda solo tienes para cambiarte de carril 20 mts, o lo que es lo mismo, 4 largos de coche. Tu haz lo que quieras y harás lo correcto. Pero no sera lo mas seguro. Te lo repito, si vas por el carril de la derecha en una rotonda y ves que viere detrás de ti uno adelantando, lo mas seguro es que quiera salir en el próximo cruce saltandose dos carriles. Avisale que tu no vas a salir si no quieres que te corte el paso y tengas que dar un frenazo o tengas un golpe. Pagara el, pero lo que no pagara sera el tiempo que te haga perder.
        RECTIFICO: Yo no soy quien para dar consejos a nadie, por lo que puedes olvidar lo he escriti. Un saludo.

      • luchana1

        Esto de las rotondas es la discusión de nunca acabar.
        Si una rotonda tiene una salida con dos carriles no creo que esté mal salir de la rotonda desde el carril de la izquierda, siempre que no estorbes. Cambiar de carril en una rotonda es difícil ya que de una salida a otra hay muy poco espacio.
        Si las rotondas tienen dos carriles es para usarlos. Y si la salida de la rotonda tiene dos carriles es para poder usar los dos carriles.
        Si cuando llegas a una rotonda estas en el carril izquierdo ¿que haces?
        Si estas en el carril izquierdo sera porque hay alguien a tu derecha, en el carril derecho. Lo que hay que hacer es colocarse en el carril izquierdo de la rotonda. y para salir, SI LA SALIDA ES DE DOS CARRILES, salir directamente al carril de la izquierda.
        Callado esta dicho que el carril de la derecha ha de ir al carril de la derecha de la salida

        (O.T. Me gusta nu nick, me recuerda cuando era joven e iba por las campas de Arraba, y la gaseosa de mi pueblo, Lutxana)

    • El peligro de no salir por el carril derecho en una rotonda es el típico conductor que hace un cambio de sentido por el carril exterior, matando así la fluidez que nos dan las rotondas.

      Usar los carriles interiores y salir desde un carril interior requiere de no poca pericia, observación e intuición, por lo que no está al alcance de todos los conductores.
      Yo practico ese deporte de riesgo porque entiendo que da fluidez al tráfico.

      La intuición es necesaria para ver que aquel conductor que no señaliza tiene toda la pinta de que va a salir de la rotonda sin avisar, que el que va con el intermitente izquierdo por el carril exterior no se va a cambiar al carril de su izquierda como en realidad está anunciando, e incluso puede que salga de la rotonda.

      En mi opinión es arriesgado debido a que los carriles no se usan correctamente y tampoco se señaliza correctamente.

    • Josep Camós

      Siento decirte esto, pero cada vez que abandonas la glorieta desde el carril interior estás cometiendo una infracción y poniendo en riesgo al resto de los usuarios de la vía, que no tienen la culpa de que tú no sepas circular. Por mucho que digas que miras, lo estás haciendo como el cu…, perdón, fatal.

      • Gracias

        • Josep Camós

          No me las des a mí, sino al artículo 75 del Reglamento General de la Circulación.
          🙂

  • luchana1

    Yo soy de los que usa poco el intermitente. Ya se que esta mal pero es que soy un poco cabezota. Uso poco el intermitente, pero nunca (o casi) dejo en la duda sobre mis intenciones a los que me ven. Si he de salir en un cruce en el que no se puede girar a la izquierda paso de darle a la palanquita. ¿Paque? El que me ve sabe que voy a salir. Si estoy en un carril en que el sentido es obligatorio, lo mismo. Pero jamas me olvido de avisar al que viene detrás que me voy a desviar en el próximo cruce. Al que viene detrás y al que esta esperando para girar, que depende de mi para esa maniobra.
    En resumen, hay maniobras que hay que señalar siempre, como aquellas en las que podamos interferir en la conducción de los demás.

    • Usar poco el intermitente no está mal, lo que está mal es no usarlo cada vez que tienes que usarlo.

      Por norma general el intermitente se usa cuando tenemos la posibilidad de hacer más de una maniobra y la que vamos a realizar implica modificar nuestra marcha.

      Otro punto importante a tener en cuenta al señalizar con los intermitentes es que se usan en dos tiempos, el primero para anunciar nuestras intenciones y el segundo para acompañar la maniobra.

      El caso que dices del cruce en el que no se puede girar a la izquierda me recuerda a un fenómeno curioso que vengo observando y que se produce en las isletas centrales de las vías que se utilizan para realizar giros a la izquierda:
      – Un vehículo circula por una carretera nacional y al llegar a la altura de una isleta a la izquierda se incorpora a ésta sin señalizar.
      Aquí tenía dos opciones: seguir circulando por la vía, no se señaliza nada, o incorporarse a la isleta, señalizando con el intermitente izquierdo.

      – Una vez en la isleta, la única maniobra posible es hacer el giro a la izquierda por lo que no es necesario señalizar nada, pero es aquí dónde curiosamente pone el intermitente izquierdo.

      Esta forma de señalizar es bastante frecuente y no deja de sorprenderme.

  • gorbea0

    Hay muchas “leyendas urbanas” que no tienen ningún respaldo en la legislación ni lógica siquiera sobre los intermitentes:
    Una de ellas es lo de señalizar intermitente a la izquierda para seguir girando ¡si no voy a la izda sino que sigo en el mismo carril¡ ¿también hay que dar al intermitente cada vez que hay una curva?
    Otra es lo de dar al intermitente derecho para “animar” a que te adelanten: Ya se han dado casos de accidente por esa razón.
    También se suelen dar largas o los intermitentes de “avería” para saludar etc.
    Pero todo esto no está contemplado en la normativa.

  • He encontrado una entrada en un blog en la que, en mi opinión, explican bastante bien el modo de circular en las rotondas o glorietas según el “REGLAMENTO GENERAL DE CIRCULACIÓN”:
    http://xavi04.wordpress.com/2009/06/30/circular-po

    Nos dan un tirón de orejas tanto a jaume y a josép (Conceptos básicos, punto 6) como a mi (Conceptos básicos, punto 3 y escrito con MAYÚSCULAS).

    Como he escrito en uno de los post anteriores (nº 21), usar los carriles interiores de las rotondas requiere de pericia y es un deporte de riesgo, sobre todo debido a que no se circula de modo que su uso agilice el tráfico, si no todo lo contrario. Usar sólo el carril exterior hace que la circulación sea más lenta.

    Este modo de abandonar las rotondas me permite evitar retenciones y en ninguna ocasión me ha supuesto poner en peligro la integridad de ningún conductor. Si no lo veo claro doy una vuelta a la rotonda y ya está. Eso sí, en cuanto puedo me incorporo al carril exterior y hago el cambio de sentido por él. Mas que nada para que no tener que dar otra vuelta más. Y en esos momentos me siento como un rey, parando toda la circulación para dejarme pasar. Como tengo preferencia…

    • Josep Camós

      Si quieres una explicación bastante completa sobre este tema, aquí la tienes. Si le echas un vistazo a este monográfico de cinco partes, verás que en realidad no es posible hablar de “glorietas según el Reglamento General de la Circulación”, aunque todo el mundo que pontifica dice hacerlo en nombre de él. 🙂

      Por otra parte, yo hace ya tiempo que descarté el uso del intermitente para marcar la permanencia en la rotonda, precisamente porque comprendí que no tenía sentido. Y esa es la clave de todo: comprender qué se explica y por qué. En el momento en que uno consigue hacerlo, es capaz de rebatir con argumentos lo que otros le intentan vender como Verdad absoluta.

      • En el vídeo que pongo a continuación se ve cómo es posible salir sin ningún problema del carril interior de una rotonda de dos carriles. El “hachazo” sería si en la salida me cruzo y salgo del carril izquierdo de la rotonda a una vía de un carril o al carril derecho de una vía de dos carriles, pero saliendo del izquierdo al izquierdo se produce una circulación en paralelo.
        El problema, sigo insistiendo, se produce cuando un conductor que no va a tomar ni la primera ni la segunda salida accede a la rotonda por el carril de la derecha. En este caso es él el que se cruza haciendo un uso egoísta de la rotonda y fulminando la fluidez del tráfico.
        No estoy defendiendo que mi postura sea la forma de actuar conforme al reglamento, que por supuesto hay que cumplir. Lo que estoy intentando defender es un modo de agilizar la circulación minimizando las situaciones de riesgo.
        ¿Que para eso hay que modificarlo? Pues podemos empezar a discutir cómo.

        Os dejo el enlace (ya sé que tiene truco 😉 :

        http://www.youtube.com/watch?v=eBnR-IYYqyQ

        • gorbea0

          El video no es de una glorieta sino de una turboglorieta, que es distinto.
          Un pequeño detalle: SIEMPRE se accede a una rotonda por el carril derecho (salvo que vayas en helicóptero y vueles por encima del primer carril).
          Si alguien va a salir desde el carril interior cruzándose dos carriles (a veces más) en una sola maniobra y puede cortar el paso a algún vehículo simplemente tiene que esperar a que pase dicho vehículo o dar una vuelta completa a la rotonda y colocarse bien en esta ocasión.

          • Si se regulase que el que no va a tomar la primera ni la segunda salida circulase SIEMPRE como indican en el vídeo que pongo a continuación sería posible maniobrar en las rotondas normales como en la turborotonda del video anterior saliendo del carril izquierdo de la rotonda al carril izquierdo de la vía de dos carriles. Se conseguiría así agilizar el tráfico.

            Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=uLKcrz0qIuI

          • gorbea0

            No hay posibilidad de “regular” eso, es un absurdo. Cada uno puede ir por el carril que le convenga. De las rotondas sólo se puede salir desde el carril exterior. No se debe poner el intermitente a la izda si no se va a cambiar al carril de la izda. Tenemos que repasar Barrio Sésamo ¿o que?
            El video que has puesto ESTA MAL, ya lo dicen los comentarios, algunos de un policía por cierto. Que vergüenza que ni los del RACC sepan lo que es una rotonda.
            Una rotonda no es nada, sólo carriles en anillo, nada más. En ninguna legislación encontramos que en una rotonda haya que trazarse de ninguna manera concreta ni que haya que cruzarse de carril a la brava.
            Y porqué hablamos de agilizar la salida de la rotonda y no hablamos del verdadero momento en que falta la agilidad que es en la ENTRADA, no en la salida y no debería serlo si supiesemos lo que es un carril.
            (Los coches deben circular por los carriles y cuando cambian de carril deben dar intermitente y ceder, no antes).

          • Claro que hay posibilidad de regularlo, por ejemplo, con unas líneas contínuas que te obliguen a salir si vas por el carril exterior. ¿Turboglorietas?

            Evidentemente de las rotondas sólo se puede salir desde el carril exterior, a no ser que tengas un helicóptero… La cuestión es si se puede salir en paralelo desde el segundo carril de la rotonda (pasando, eso si brevemente, por el exterior) al carril izquierdo de una salida con dos carriles.
            No me queda claro con la legislación que cita Josep Camós que no se pueda hacer.

            En el supuesto de que fuese obligatorio incorporarse al carril exterior con antelación antes de abandonar una rotonda me quedarían dos opciones para evitar la caravana que se forma en el carril derecho antes de la rotonda incorporándome desde el carril izquierdo:

            a) Una vez que me incorporo a la rotonda hay espacio en el carril exterior y me cambio antes de abandonarla accediendo indistintamente al carril izquierdo o derecho de la salida con dos carriles.

            b) Una vez que me incorporo a la rotonda no hay espacio en el carril exterior para incorporarme antes de la salida que quiero tomar, por lo que sigo girando y me cambio en cuanto puedo circulando todo el tiempo por el carril exterior (saludando con la manita a todos los que no se pueden incorporar porque estoy dando la vuelta al ruedo, que por otra parte si hay que darla se da sin ningún problema). Cuando llego a mi salida abandono la rotonda accediendo indistintamente al carril izquierdo o derecho de la salida con dos carriles.

            ¿Mejor asi?

          • gorbea0

            Me ha hecho gracia lo de que se atraviesa “brevemente” el carril (me imagino a uno cambiandose de carril y chocándose con otro diciéndo si sólo he atravesado el carril brevemente).
            Lo que no se puede hacer es cambiarse varios carriles a la vez en una sola maniobra (da igual que estés en una rotonda o en cualquier otro lado): Las maniobras deben ser progresivas y señalizadas. Hay que cambiar de carril de uno en uno.
            De todas formas si no hay nadie a quie se vaya a molestar aunque no sea reglamentario tampoco me parece mal hacerlo (igual que cuando se toma una curva en recto invadiendo el carril adyacente o incluso el contrario sin que haya otro vehículo cerca).
            En cuanto a las dos últimas opciones nada que alegar, es correcto y lo que explica la policía municipal de mi ciudad.