Hypermiling, técnicas de ahorro de combustible durante la conducción

camión

Hipermiling puede definirse como una forma de conducir orientada al ahorro de combustible en el vehículo, practicando la conducción eficiente o económica con ajustes en la mecánica y configuración del vehículo como, por ejemplo, el tipo de combustible y lubricante del motor, la marca, medida y presión de los neumáticos con idea de sacarle el máximo rendimiento al motor pero sin aumentar gastos.

El problema se presenta cuando de forma irresponsable, incluso, incumpliendo las normas sobre seguridad vial, se pretende maximizar el aprovechamiento de combustible, utilizando unas técnicas como, por ejemplo, circular detrás de vehículos de grandes dimensiones, con los retrovisores plegados, utilizando el punto muerto o apagando el contacto en tramos descendentes, sobreinflado de los neumáticos, etcétera y que no deben realizarse por los motivos que pasaré a explicaros.

El autor de esta modalidad de conducción es Wayne Gerdes, llamado por sus seguidores “Hipermiler” en honor a sus prácticas, además, es todo un experto en conseguir un consumo bajo en litros por kilómetro recorrido en los vehículos que ha utilizado para demostrar a los fabricantes que todos los usuarios no conducen de la misma forma.

Sus seguidores o “hypermilers” utilizan técnicas más avanzadas de conducción eficiente o económica y que pueden ser incompatibles con la seguridad vial, algunas de ellas, si no se hacen cumpliendo con el Reglamento General de Circulación y sobre todo, con la seguridad y el respeto hacia el resto de usuarios de la vía.

Está claro que no todo vale para ahorrar unos litros de combustible. Una cosa es la conducción energéticamente eficiente como práctica de conducción destinada a mejorar la economía de combustible en los automóviles y otra cosa es la obsesión extrema sobre el ahorro de combustible o el sacrificio deliberado sobre el control del vehículo con el fin de reducir el consumo de energía.

Por otro lado, los malos hábitos o acciones durante la conducción que realizan algunos conductores, puede que quizás por una mala formación o por desconocimiento y que mencioné al principio, además de estar prohibidas son muy peligrosas si las realizamos en una vía pública y con tráfico real por los riesgos que supone para los conductores.

Circular aprovechando el rebufo conlleva riesgo inminente de colisión por alcance; los retrovisores sin desplegar resta visibilidad; el exceso de aire en los neumáticos puede provocar un reventón violento y pérdida de control sobre el vehículo; el punto muerto en tramos descendente, además de seguir gastando combustible, lleva consigo el deterioro del freno motor y mucho peor el apagado de motor por afectar a algunos dispositivos electrónicos como, por ejemplo, dirección asistida, servofreno y sistemas de seguridad pasiva del vehículo.

En definitiva, no vale la pena dejarse la vida en la carretera por ahorrar unos cuantos litros de combustible y mucho menos implicando a otros usuarios de la vía, ¿no les parece?

Foto | inthesitymad
Vía | howstuffworks
En Circula Seguro | Diez consejos para conducir de forma eficiente y ahorrar gasolina

  • Creo que exageras un poco, además, algunas técnicas están mal.

    Poner punto muerto en las pendientes no sirve de nada, se gasta combustible. Lo que hay que hacer es soltar el acelerador y dejar engranada la marcha, así el motor corta la inyección y sigue funcionando.

    Y bueno, que bajar en punto muerto puede tener algún problema, como por ejemplo la pérdida sobre el control de tracción, pero desde luego no (cito) “lleva consigo la eliminación de los dispositivos electrónicos y de seguridad del vehículo” en absoluto.

    Un saludo!

    • capreolus

      Así es Levinskov, en alusión al tercer párrafo de tu comentario, llevas razón ya que la eliminación de algunos dispositivos electrónicos y de seguridad pasiva sería con el apagado del motor pero no con el punto muerto, así que acabo de rectificar el texto gracias a tu aclaración.
      Un saludo igualmente.

      • Gracias por la rectificación, Capreolus.

        En el resto, concuerdo contigo al 100%. Creo que se puede hacer una conducción eficiente y segura. Al fin y al cabo, la seguridad y eficiencia van de la mano. De poco sirve ir con los retrovisores plegados y al rebufo, y ahorrar 0.3 litros de combustible, para que luego cuando nos demos la piña la ambulancia gaste 50 litros en venir a buscar nuestros trozos.
        Hay que saber aunar ambas cosas. Decía Pinito del Oro que hay que saber encontrar el equilibrio. ¡Que razón tenía!

        Saludos!

        • Escargot

          Tienes razón con lo de la ambulancia… Nunca lo había visto así.

          Hasta hace poco me dedicaba a hacer mis cuentas de consumo pero me he cansado. Llevando el coche normal no llega a los 5 litros. Vale, lo sé. Ahora, si hago determinadas cosillas sé que ahorro: llevar la presión que me toca, no usar el maletero de trastero, ir suave y calmada… Calmada, ojo, no lenta.

          En fin, esas cosas.

  • buruburu

    Creo que el artículo es algo confuso. En primer lugar habría que distinguir el hypermiling de la conducción eficiente. En el primero se busca exclusivamente hacer el máximo de millas por galón, o un mínimo de litros a los 100, contando a la europea. En la conducción eficiente se busca un equilibrio entre el consumo y la velocidad: si gastas un 10% menos, pero tardas un 30% más, no estás siendo especialmente eficiente.

    El hypermiling está bien… para competiciones de ese estilo… o para alguna emergencia totalmente excepcional.

    Cara a la conducción diaria es mejor formarse en la conducción eficiente, que conjuga el ahorro con la conducción adicional, y por tanto con el respeto de las medidas de seguridad.

    El otro aspecto mejorable del artículo es que tras medio definir el hypermiling, ya empieza a criticarlo. Creo que hubiera sido mejor explicar bien el concepto, con algunos detalles adicionales, antes de pasar a decir que algunos son aplicables a la conducción diaria, y otros no.

    • Escargot

      En “Top Gear” he visto alguna vez cómo hacían carreras de bajo consumo. Es decir, llenaban el depósito y tenían que llegar hasta tal sitio y a apañárselas como pudieran. Eso es hypermiling puro y duro, tal y como he entendido de lo que dices.

      Pero tampoco se trata de eso. A ver, claro que queremos ahorrar… pero por mucho que vayamos a ahorrar más yendo a 90 por la autovía que a 120 no es seguro, porque te pones a una velocidad bastante inferior que la que llevan la mayoría de vehículos. Estás creando una situación de peligro que no se refleja en una libreta de consumo. En la libreta sólo hay números, y los números no llevan a ninguna parte. Nosotros no somos números y no vale la pena sacrificarnos por unos números.

      Pongo el ejemplo de 90 en la autovía porque es algo que he hecho y puedo contaros lo que pasa: tardas más, por supuesto, pero si además es un recorrido habitual te desorientas porque tu cabeza te dice que ya deberías estar en C y aún no has llegado a B. A 90, y también a 100, vuelves locos a los vehículos pesados. Si deciden adelantarte les cuesta muchísimo. Y no me parece bien. Conducción eficiente no es ahorrar yo y que el vecino gaste más, ni que su motor sufra innecesariamente.

      Hay que buscar el equilibrio, y eso ya os digo yo por experiencia que no se consigue haciendo números.

      • Roberto

        Me quedo con lo que dices: “Conducción eficiente no es ahorrar yo y que el vecino gaste más, ni que su motor sufra innecesariamente”.

        Efectivamente, ¿para qué circular a 120 si a 110 gasto muchísimo menos? ¿Si voy más bajo de revoluciones y tanto mis neumáticos como todo el resto del coche durará más?

        120 es la velocidad máxima permitida en España. El hecho de que esté permitido o significa que sea obligatorio. Y esto nadie parece entenderlo.

        Por otro lado los vehículos pesados también tienen sus limitaciones. Y sus conductores raramente las cumplen. Acabo de ir desde el centro del España hasta el sur de Chequia, donde vivo, y esto es así en todas partes. Y ocurre lo mismo con caravanistas y gente arrastrando remolques. Les da igual tu seguridad de forma generalizada. Así que a mi me da igual su velocidad.

        En dicho viaje realizado tranquilamente en 3 días finalmente he ahorrado cerca de 80 euros en combustible gracias a que siempre conduzco eficientemente. El adalid de la ineficiencia en esta ruta fue Alemania: no puedes adelantar a 120 ni en los tramos marcados a 120. Desperdicié como 10 litros de combustible cruzando el país (comparado con el consumo que tuve en España y Francia con entre 110 y 130 de límite máximo). No he visto conductores más irrespetuosos en todo el trayecto. En Chequia todos superan ampliamente los 130 de máxima pero no te atosigan si tú vas bien.

        • Escargot

          En las autovías y autopistas… el resto es el que manda. Si vas más despacio que el resto, te pones en peligro. Pero tu velocidad la mantendrás y no necesitarás acelerar ni frenar. Menor consumo ya sólo por eso, por supuesto. Pero si vas a la misma velocidad que el resto ya te puede tocar variar la velocidad, porque no todo el mundo irá como tú. Y te encontrarás a gente tan igualada a ti que en un descuido suyo te acercarás demasiado. Lo mejor, poner tierra de por medio… pero para adelantarle necesitarás combustible extra. Y, si vas más deprisa que el resto… pues será un slalom. Y te vas a dejar los frenos para no comerte a los demás como no puedas adelantarlos a la primera.

          Ahí no puedes ir y decir “yo voy a tanto por tal motivo” y no bajarte de la burra.

      • Eficiente

        Si ir a 90 en una autopista es un peligro, apaga y vámonos. En una Autobahn te lo puedo admitir, pero ir a 90 no es peligroso si circulamos correctamente. A partir de 100 el consume empieza a dispararse, y no porque los demás no piensen en el medioambiente y vaya siempre con un petardo en el culo tengo yo que subir mi velocidad y gasto.

        Y lo de “tu cabeza te dice que ya deberías estar en C y aún no has llegado a B” es para echar cohetes. Se nota que en tu vida has sido una conductora eficiente. Siempre vas a 120 o más, y por eso cuando un día PRUEBAS de ir a 90 calculas mal. Obvio. Cuando sepas lo que se tarda yendo a 90 kilómetros por hora, calcularás bien. Y por cierto, en un trayecto de 30 km, la diferencia temporal de ir a 120 a ir a 90 es de 3 minutos. NO VEAS!

        Lo de hacer una conducción eficiente no es para sentirse mejor e ir diciéndolo por ahí. Es para el medio ambiente y para el resto de personas con que lo compartimos.

        Saludos.

  • Excelente artículo, a la hora de ahorrar en energía, todos los consejos se nos quedan cortos.
    Os dejamos alguno que otros consejo más para conducir de una forma más eficiente:
    http://foroxinnovacionblog.com/2014/05/06/eficiencia-en-el-transporte-trucos-de-ecoeficiencia-entrega-3/

  • paula

    Excelente artículo desde mi punto de vista, nos “aprientan” tanto por utilizar el consumo de engergia, sea cual sea, que cualquier esfuerzo es mínimo a la hora de ahorrar en energía.
    Os dejamos alguno que otros consejo más para conducir de una forma más eficiente:
    http://foroxinnovacionblog.com/2014/05/06/eficiencia-en-el-transporte-trucos-de-ecoeficiencia-entrega-3/