Hazlo porque somos amigos

No escribas mientras conduces
Hoy arranco con fuerza. Los amigos son una parte muy importante de nuestras vidas, y entre ellos podemos encontrarnos, por supuesto, a nuestros familiares. Familia y amigos forman nuestras vidas y les dan sentido la mayoría de las veces. Por eso debemos ser los primeros en tener un gran interés porque hagan lo correcto, porque no corran riesgos innecesarios ni se pongan en peligro, ellos mismos primer, y a los demás.

Sobre esto versa una interesante campaña de publicidad que ha realizado Volkswagen, en la que lo más importante es que se resalta el papel de nuestra propia presión social sobre nuestros amigos y familiares. Porque nosotros no podemos dejar de sentir la lealtad suficiente por ellos como para decirles “no escribas mensajes mientras conduces”, “no bebas si vas a conducir”, y tantos otros mensajes.

No escribas mientras conduces. Hazlo porque somos amigos

Esta frase debería bastar para que alguien a quien apreciamos olvide ese impulso de coger el móvil y chequear las redes sociales, las notificaciones, o enviar un email “urgente”. Y digo “debería” porque muchas veces no es suficiente. Uno controla, el otro no le da importancia, el otro se enfada contigo, te dicen que te metas en tus asuntos, o te dedican una sonrisa condescendiente que significa que les ha salido por el oído contrario al que se lo estás pidiendo.

La realidad es que escribir en nuestros móviles mientras conducimos es muy peligroso porque implica desviar la concentración del foco que debe tener: conducir. Ya discutimos cómo lo comparan con los efectos de duplicar la alcoholemia permitida, con todos los pros y contras de esa comparación. Sin embargo coincidimos en que es algo muy peligroso, es igual que tratar de tener una conversación coherente al teléfono mientras navegamos por Internet (probad y me decís).

El anuncio del que hablaba más arriba es este:

Volkswagen Pincha para ir al original

En él se insinúa que es mucho más fácil perder amigos de lo que lo es ganarlos, y en el contexto de Facebook es totalmente cierto. Se pueden perder amigos cuando alguien rompe relaciones, pero en caso de fallecimiento, el procedimiento es bastante complejo. Pero lo mejor del anuncio, y me refiero a que da en una tecla muy sensible, es el doble sentido: es muy duro perder a un amigo, físicamente. Es algo que no se olvida, y mucho menos si pudimos haberlo evitado con nuestra insistencia.

Es mejor, mil veces, romper relaciones por culpa de nuestra vehemencia, que perder a la persona en un accidente de tráfico. Cualquiera de nosotros preferiría enfadarse con nuestro hermano, nuestro amigo, nuestra mujer, antes que dejarles hacer una locura, ¿verdad? Pues ese mismo sentimiento de responsabilidad para con ellos debe estar presente cuando vemos cómo consultan el móvil en movimiento, igual que si ajustan los retrovisores, manipulan el GPS o se beben una copa de 103 antes de partir.

He leído comentarios al respecto de que no es una campaña demasiado brillante, o de que esto y lo otro (desviando un poco la importancia real del asunto). Desde mi punto de vista, brillante es poco: es más necesaria de lo que pensamos. Necesitamos un nuevo “si bebes, no conduzcas” traducido para el uso de los smartphone en carretera o ciudad (conduciendo, en una palabra), y lo necesitamos ya.

Foto | IAM