¿Hay niebla?

SF.jpg

Hoy es uno de los días en que casi me apetece más hacer el blog al revés, es decir, que vosotros me expliquéis algo en vez de meteros el rollo yo. Es que, aunque ya hace casi un mes que voy sin la L, en la carretera no sigo siendo más que un recién nacido y hay muchas cosas que no logro comprender. Esta vez me refiero al uso de los faros antiniebla.

No es que esperara que el mundo real fuera como el manual de la autoescuela, todos los conductores circulando ordenadamente. No soy un iluso, o no demasiado por lo menos. Todo el mundo sabe la reputación que las normas de circulación tienen en muchos segmentos de la sociedad. Pero hay ciertas cosas que sobrepasan el límite de la lógica (o al menos, mi lógica), y son aquellas que llevan un perjuicio obvio para el resto de conductores. Sobre todo sin una ventaja evidente para quién las comete.

Recapitulemos. Los faros antiniebla sirven para ayudarnos a ver (los delanteros) y ser vistos (los traseros) cuando circulamos en circunstancias que dificultan la visibilidad. Por ejemplo niebla, lluvia intensa, una nevada o atravesemos una nube de polvo o humo.

Se usan como complemento de la iluminación normal, para ver mejor. Es decir, la base de su funcionamiento es producir mucha más luz de la normal para recuperar la visibilidad perdida por las circunstancias adversas. De lo cual se deduce inmediatamente que al utilizar este alumbrado especial cuando no existan esas circunstancias adversas estamos produciendo más luz de la deseable.

El principal peligro, obviamente, es el deslumbramiento. Es algo similar a una fotografía velada: nuestros ojos están diseñados para admitir un límite de energía luminosa a la vez. Podemos regular más o menos cuanta luz entra en nuestros ojos abriendo la pupila: poca luz y esta se abre, demasiada luz y se cierra. Cualquiera que haya mirado un gato a los ojos sabrá lo que digo.

Pero este mecanismo regulador no es inmediato. Un cambio repentino en el nivel de luz puede cegarnos un rato. Supongo que lo hemos vivido todos cuando alguien enciende la luz tras permanecer cierto tiempo a oscuras. Normalmente, no tenemos dificultades para ver con las luces encendidas. Pero como los ojos se habían acostumbrado a la oscuridad, ahora toda esa luz resulta dañina.

niebla.jpg

Por estos motivos, las luces de cruce bien regladas están diseñadas para proporcionar una tenue iluminación indirecta, suficiente para ver pero por debajo del umbral de dolor del ojo. Es decir, podemos usarlas tranquilamente sin temor a deslumbrar tanto de día como de noche. Son las luces que se han diseñado para eso. Cualquier iluminación adicional, deslumbra.

Por lo tanto, es lógico que en el código de respeto y solidaridad entre los conductores (y en la ley, también) se establece que siempre que estemos cerca de otros usuarios, procuraremos utilizar únicamente las luces de cruce. Las luces antiniebla sólo se utilizarán como complemento cuando las circunstancias lo hagan imperativo. De esta forma, evitamos el riesgos que una ceguera temporal nos deje sin el sentido más importante para controlar el vehículo.

Por lo menos a mi todo esto me parece lógico. Quizá, por mi formación como científico, tengo un sentido un poco estricto de la lógica, no sería la primera vez que me lo dicen. Pero, ¿no es contraproducente activar el alumbrado antiniebla cuando no es necesario?

Me explico: a quien lo hace, seguramente no le molesta. Sin embargo, al resto sí. Ahí es donde falla el principio de solidaridad: si otro usuario de la vía decide activar las antiniebla también, entonces el primero es el que puede salir perjudicado.

Vale, me diréis que no conocéis a nadie que sufrido un siniestro a causa de un deslumbramiento por el uso indebido de las luces antiniebla. Yo tampoco, ¿y qué? La seguridad vial se trata de minimizar cualquier riesgo. Y este es perfectamente evitable.

En cualquier caso, es posible que haya alguna razón oculta que no veo. Hay días especialmente desafortunados en que prácticamente el 25% de los vehículos que me encuentro poco después del ocaso llevan las luces antiniebla. Errores con los mandos (girar a la vez la parte de los antiniebla al poner las cortas), para ver más (¿luces cortas mal regladas?), motivos estéticos… No lo sé, ¿qué puede ser?

Es que, sinceramente, no lo entiendo. Lo reconozco. Si alguien puede iluminarme, nunca mejor dicho, estaré para siempre más agradecido.

En Circula seguro | Las luces antiniebla y el poco respeto por el resto de usuarios, ¿Hay niebla? Vuestras respuestas
Fotos | D2112, WhatCouldPossiblyG oWrong?

  • A mí se me ocurren básicamente tres motivos, deducibles a partir de la respuesta que dé cada conductor a la pregunta que planteas:

    “¿Eeeh?” Este gruñido a medio paso entre la interjección y la extrañeza como única respuesta a nuestra pregunta indica lo que técnicamente se conoce como apollardamiento por parte de nuestro primitivo interlocutor. Resulta preocupante por cuanto puede esconder otras variopintas actitudes altamente incompatible con la seguridad vial.

    “Es pa ver mejón.” Indica que el conductor es un poco tocho y que cree que debe llevar su coche como si se dirigiera a una feria. No es el interfecto sea un peligro manifiesto para los demás, pero un poco corto sí que resulta. Mejor mantenerse algo alejados de él, por si acaso.

    “¿Que molesta? ¡Pos que cierren los ojos!” La salida de tono revela el interés del interpelado por la seguridad vial de los conductores que lo rodean. Sin comentarios.

  • Hola Jaime. Como comprobarás me estoy voilviendo casi un habitual (espero que sin causar demasiadas molestias). Respecto a las luces antinieblas y la “cotidianeidad” de su uso te doy toda la razon, ya que son usadas ilegalmente en más ocasiones de las que serían deseables encontrarse… llevandose el premio gordo aquellos que circulan sólo con las luces de posición y antinieblas (doble ilegalidad). Definitivamente no creo que sea por cuestiones prácticas, ya que lo que hace “antiniebla” a los antinieblas (ole, bonita redundancia) es su posición baja y su orientación hacia la carretera, para asi reflejar la menor cantidad posible de luz en la niebla, humo, lluvia… por lo que todos hemos comprobado que en condicines normales, este tipo de luces no es de mucha ayuda a la iluminación de cruze (más aun a los que llevan faros con lámparas de descarga).. se “ve” un “poquito más” justo en el morro del coche y punto. Por lo tanto abogo por que habrá un signicativo grupo de personas que habitualmente circula con los antinieblas puestos que simplemente desconocen que es ilegal; lo de “las cortas y las largas” si lo tienen claro, pero no lo de las otras chiquiticas que mira, una vez que las enciendes hasta se ve algo más. Otro grupo de gente, muchos de ellos de reciente incorporación como conductores, se verán a si mismos como una especie de Carlos Sainz bordeando las cunetas en tramos de Rallys nocturnos… este grupo además es reconocible ya que normalmente “adornan” al coche con accesorios “aerodinámicos” de lo más exótico. Para el resto… esto es, los que saben que es ilegal circular con la iluminación antiniebla cuando no es necesario y aun así lo hacen a sabiendas que el rendimiento visual de la iluminación general del vehículo apenas mejora… pues estoy como tu, algún oscuro misterio existirá que la lógica no logra discernir. Un saludo.

  • La gran mayoría sabe que no se deben llevar puestas, pero quedan más “reshulonas”, sobre todo combinándolas con las de posición, especialmente si éstas van en un lugar poco normal del coche (como en el peugeot 206, o en los BMW con ojos de ángel).

    Yo a diario, que hago unos 200km para ir a trabajar, coincido en verano con la salida de sol por la mañana y en invierno con la puesta por la tarde, y es de traca la cantidad de gente que va con luces apagadas, pero lo triste es que la mitad de los que las llevaban encendidas, o iban con las de posición sólo (que cosa más inutil), o posición más antinieblas…

    pero ya lo peligroso es temas como el lunes pasado, que en los 100km de ida de por la mañana, sobre las 7:30, había niebla en gran parte del camino, niebla bastante espesa, y no sólo había usuarios de la vía que no llevaban las antinieblas y no se les veía en la carretera, sino que había muchos sin ni siquiera las luces de cruce, totalmente temerario (te acercas a un coche y ni lo ves), pero ya para finalizar el chiste, cuando terminaron los tramos de niebla, el 80% de los conductores continuaban con las antinieblas delanteras y traseras, dejando como Steve Wonder a los demás… no le veo lógica, la verdad, por más que intento no encuentro una razón para esto, todos los coches tienen testigos de luces antinieblas en el salpicadero, de colores llamativos para que sepas que hay niebla, lo mismo que cuando llueve pones los limpiaparabrisas o si se te empaña la luneta pulsas la luneta térmica.

    La conclusión es que molestar a los demás, mola.

  • Si un desgraciadamente alto porcentaje de los conductores no tiene ni idea de manejar las luces de posición, cruce y largo alcance… no les pidáis además saber cuándo y cómo usar los antinieblas o los intermitentes.

    Y suerte que las de frenado y marcha atrás se ponen automáticas y no hay que dar ningún botón, que si no ya…

    Como ya se ha dicho, los que las ponen como sustituto de las de cruce es “porque queda más chulo” (cosa bastante tonta porque justo el único que no ve lo chulo que queda es el conductor…). Y por el otro lado hay gente que seguramente nisiquiera sepa que su coche tenga antinieblas, así que como para pedirles que los usen (y quien los tiene, sabe que los tiene, y aún así no los usa porque les cansa dar un botón o girar una palanquita).

  • Al

    Mi experiencia, tras más de 15 años al volante y cuatro en moto, es que el personal puede conducir muy bien (o no), pero circular, lo que se dice circular, de pena. Lo peor es que ellos mismos (nosotros… voy a hacer autocrítica, que nadie está libre de pecado) se creen los amos del cotarro circulando. En el caso concreto del uso de las luces, pocas luces calzan algunos. Afortunadamente lo de quitar las largas sí lo tienen claro, pero los intermitentes, los antiniebla, no circular con las de posición, llevar las de cruce al amanecer, etc, poca cosa. Aunque sea una medida muy impopular y se considere que solo hay “afán recaudatorio” (qué excusa más típica… la culpa siempre es del empedrado), voy a generar polémica: opino que la renovación del permiso no debería basarse exclusivamente en el psicotécnico (en general, un simple trámite), sino que debería ser obligatorio un paso por la autoescuela para unas clases teóricas y de concienciación, y otras prácticas. ¿Examen? Pues no sé… que ya sabemos cómo se las gasta tráfico. Quizá un certificado de la autoescuela sería más correcto, como se hace actualmente para obtener el permiso A.