Hacen falta muchos más como Diego Gutiérrez

Diego Gutiérrez, dando una charla a jóvenes de un instituto

Permíteme que te presente a Diego Gutiérrez. Diego es un almeriense que lleva más de 30 años dedicándose en cuerpo y alma a la Educación Vial en España. Todo un personaje singular que está haciendo mucho por todos nosotros sin que seguramente hayamos reparado en él. Lo suyo es salvar vidas de forma discreta: las de los jóvenes a los que imparte Educación Vial y las de todos aquellos que sin saberlo convivimos momentáneamente en la carretera con quienes han sido sus alumnos.

Su currículum te deja sin aliento cuando lo lees. Por citar algunas de sus referencias, diré que es profesor de Primaria y de Secundaria, experto en Educación Vial Escolar, monitor de parques infantiles de tráfico, delegado para Andalucía de Stop Accidentes, colaborador de decenas de instituciones relacionadas con la seguridad vial como el Instituto Mapfre de Seguridad Vial, Attitudes de Audi o la misma DGT. La lista es larga… Ah, y el día menos pensado le otorgan la Medalla al Mérito de la Seguridad Vial de la DGT por su dedicación a la divulgación de la Educación Vial Escolar y a la Prevención de Accidentes. Y si no lo distinguen con la Medalla, no será porque no la merezca.

En Circula Seguro siempre hemos sostenido que para que haya una buena salud vial en nuestra sociedad es vital que se eduque a los ciudadanos en el respeto por el tráfico y lo que lo rodea. Y que se les eduque cuanto antes, que reeducar a un individuo (y no digamos a un colectivo) siempre es más complicado que educarlo desde el principio.

Por eso entendemos que el papel de aquellos que dedican su tiempo y su esfuerzo a la encomiable labor de transmitir conocimientos y actitudes favorables a la conducción segura merecen todos los honores. En el caso de Diego Gutiérrez, recientemente la Junta de Andalucía ha reconocido su valía otorgándole el Premio al Voluntariado 2009 en la modalidad de Persona Voluntaria con estas palabras:

A don Diego Gutiérrez García, delegado en Andalucía de la ONG «Stop Accidentes». Dedicado prácticamente toda su vida a la promoción de hábitos saludables y de convivencia en materia de seguridad vial, Diego Gutiérrez García es, además, licenciado en Filología Hispánica, y combina su compromiso como voluntario con su actividad profesional como profesor de Enseñanza Secundaria en el IES «Los Ángeles», de Almería. El Jurado valora en Diego su vocación por la educación integral en valores, tanto en su ejercicio profesional en el ámbito de la enseñanza, como su contribución al conjunto del movimiento asociativo andaluz, encarnando en su persona los valores de esfuerzo y la motivación por construir una sociedad más justa y con mayor calidad de vida, valores inherentes al ejercicio del voluntariado.

Bonitas palabras de las que enorgullecerse, desde luego. Sin embargo, no puedo evitar repetir una idea que ya he lanzado en alguna ocasión: El verdadero triunfo de la Educación Vial llegará cuando no exista singularidad en el hecho de transmitir a los demás unos mínimos valores sobre urbanidad al volante. Cuando cualquiera, no un “experto” sino “cualquiera”, pueda explicarle de primera mano a los chavales lo que significa la convivencia vial, ese día habrá triunfado la Educación Vial de las personas y la sociedad gozará de una salud vial a prueba de bombas.

Pero, claro, hasta que llegue ese momento, es necesario glosar la figura de Diego Gutiérrez. Para que cunda el ejemplo. Para que de aquí a no demasiado tiempo todos seamos como Diego. Independientemente de lo que digan las estadísticas de la DGT, viendo cómo está el patio realmente hacen falta muchos como él.