Hablar con el coche ya no es ciencia-ficción

Una generación entera se crió con estas imágenes de la serie “El coche fantástico”, donde hombre y máquina eran protagonistas. KITT era capaz de hablar y escuchar a Michael Knight, incluso estaba dotado de cierta ingeligencia. Eso en los años 80 era ciencia ficción. *Hoy día es algo más tangible*.

Empiezan a popularizarse los sistemas de reconocimento de voz, gracias a los cuales podemos hacer algunas cosas conduciendo sin mover las manos de sitio, sin distraernos de la conducción (no hay interlocutor al que mirar) y de un modo más natural, más humano: hablando.

Los sistemas más básicos sirven para gobernar el teléfono manos libres, desde marcar número hasta elegir un nombre de la agenda y el coche marca el número por su cuenta. Los más avanzados manejan el sistema de sonido, climatizador, navegador GPS, etc. *Sí, podemos hablar con el coche*.

En este vídeo promocional de Renault, que tiene unos cuantos añitos, casi podemos ver lo que hoy es la realidad. Algunos comandos de voz carecen de sentido porque el accionamiento de las luces ya es automático, así como el de los limpiaparabrisas. Sí, el futuro es ahora (para algunas cosas).

Con un coche moderno podemos tener el siguiente diálogo:

– Ayuda
– Los comandos disponibles son: climatizador, teléfono, radio y opciones
– Climatizador
– ¿Temperatura por favor?
– 22 grados
– 22 grados. ¿Es correcto?
– Si
– Temperatura establecida a 22 grados

El reconocimiento de voz no es perfecto y a veces entiende cosas que no tiene que entender. Eso es debido a que el reconocimiento funciona bajo la lógica difusa. Es decir, se puede tomar una decisión cuando no existe un 100% de posibilidades de haber entendido algo, pero sí más del 50%.

Si lo tienes, úsalo

Si nuestro coche dispone de dicho sistema, lo conveniente es leer las instrucciones con calma y practicar en parado para conocer todas las posibilidades. Una vez hecho eso, será como pedir las cosas al copiloto, que no siempre está presente o no siempre sabe manipular todos los mandos.

Uno de los primeros coches que probé, un Audi A8, me permitió dictarle una dirección completa para que me guiase. *Me ahorró o un accidente, o que me parasen los “civiles” o el tiempo que me habría llevado programar todo eso con el coche parado*. La barrera inicial es el aprendizaje, pero algunos se explican por sí solos.

Eso a día de hoy ya lo hacen coches que cuestan la tercera parte. En marcas generalistas el sistema V2C de Ford es uno de los mejores ejemplos, dada la cantidad de funciones que tiene y el contenido coste del sistema. Es como tener un ángel de la guarda.

Reconocimiento de voz

*Según avance la tecnología, hablaremos más con nuestros coches*. Falta tiempo todavía para una conversación inteligente, porque de momento entienden unos comandos limitados y ya está, no pasan de ahí. No pueden tomar decisiones, ni pensar, ni tienen conciencia de sí mismos, ni tienen siquiera inteligencia.

KITT está todavía un poco lejos. Existen programas conversacionales hoy, pero uno se entera rápido que está hablando con una máquina, porque no sigue el hilo de la conversación, ni recuerda cosas, y responde de forma vaga lo que se le ha enseñado antes de forma genérica.

Nos acercamos más a la *unión hombre/máquina*, puede que un día puedan leernos el pensamiento y no haga falta ni hablar. De momento nos conformamos con que hagan de secretaria, cambien de canción, nos suban el climatizador de temperatura o programen la ruta hacia casa.

Vídeo | “Youtube”:http://youtu.be/5yPhCiD_pcc, “Vimeo”:http://vimeo.com/23085646

  • 50972

    Como todo avance habrá que ver los inconvenientes. Por ejemplo, la confianza al volante cuando nos venden un coche fantástico (con todos los extras) parece como si nos relajara hasta el punto de no valorar los riesgos. La comodidad no está reñida con la seguridad pero la falta de información puede confundir al usuario, por ejemplo el sistema airbag es complementario al cinturón de seguridad pero no al revés. De todas maneras, todas estas novedades sobre las cuatro ruedas orientadas a las ventas, son novedades y como suele ocurrir se olvidan con el paso del tiempo. Volviendo al ‘airbags’ lo considero como un paragüas que se vende cuando no llueve.