Guía para comprar un coche seguro en 2018

Un coche nuevo es una de las adquisiciones más importantes que podemos realizar. Se trata de una compra que no se debe hacer a la ligera. Se han de tener en cuenta una serie de factores sobre nuestras necesidades y la función que va a desempeñar el nuevo vehículo en nuestras vidas. Y por supuesto, la seguridad ha de ser una de nuestras prioridades a la hora de encontrar la opción idónea.

No todos los coches pueden ofrecer las misma condiciones en esta asignatura. Por eso, para encontrar un coche seguro es importante seguir las recomendaciones de la Fundación MAPFRE: la seguridad que nos ofrezca el vehículo debe primar.

Desde la Fundación MAPFRE lanzan una cuestión fundamental que no se puede obviar: ¿en qué debemos fijarnos a la hora de decidirnos por un modelo? Para empezar, hay que ser consciente de la condición física que se posea, es decir, ¿nos es preciso un coche más o menos alto? Otro elementos que dependerán de esto será el tamaño y las funcionalidades del panel, que su habitáculo se adapte a nuestras necesidades, prestando especial atención a postura al conducir, altura del volante, visibilidad o tamaño de los espejos.

A la compra de un coche seguro

En Circula Seguro ya os hemos hablado en alguna ocasión de estos factores, que podemos dividir entre sistemas y prestaciones imprescindibles, necesarias y posibles. En ese aspecto, uno de las primeras fuentes a la que podemos recurrir es a las calificaciones del Programa Europeo de Valoración de vehículos nuevos, más conocido como EuroNCAP.

Consultando este se puede encontrar una gran cantidad de información fundamental sobre las prestaciones en seguridad de los últimos vehículos en aterrizar en el mercado. Es un primer acercamiento a los elementos de seguridad más esenciales en la búsqueda de un coche seguro. Además, desmenuza su calificación general en 4 cuatro subcategorías: seguridad para adultos, para ocupantes infantiles, para peatones y nivel de asistencia al conductor.

Cinturones, Airbag y Control de Estabilidad

Fabricantes de airbags y cinturones

El cinturón de seguridad, el Airbag, el Control de Estabilidad y los sistemas de protección cervical son cuatro elementos imprescindibles para la seguridad de todo vehículo actual. Comenzando con los cinturones de seguridad, estos juegan un rol extremadamente importante a la hora de protegernos, sobre todo en accidentes. Por ejemplo, en caso de vuelco, está demostrado que los cinturones reducen en un 60% y 75% la probabilidad de una lesión grave o mortal.

Tal esencial como el cinturón son los sistemas que avisan de su utilización. Las señales luminosas y acústicas contribuyen a que el olvido del uso del cinturón se esté convirtiendo en algo del pasado.

Airbag y Controles de Estabilidad han ayudado a que la lesividad se reduzca en las últimas décadas, aportando una disminución considerable en este apartado. No podemos olvidar, del mismo modo, los sistemas de protección cervical. El llamado latigazo cervical es responsable de una gran número de lesiones consecuencia de la conducción. El reposacabezas del coche y su correcta colocación son esenciales para paliar sus efectos.

Prestaciones básicas de un coche seguro

Junto a estos cuatro elementos, existen una serie de prestaciones muy interesantes que contribuyen a aumentar nuestra seguridad dentro de los vehículos:

  • Avisadores de velocidad excesiva.
  • Sistemas LWD para prevenir salidas de carril.
  • Tecnologías de encendido automático de luces.
  • Sistemas de protección de peatones y ciclistas.
  • Faros adaptativos.
  • Llamada automática de emergencia.
  • Control de presión de los neumáticos.
  • Sistema antipinchazo para los neumáticos.

Si el vehículo que buscamos adquirir cuenta con estos sistemas tendrá gran parte de nuestra confianza en el aspecto de la seguridad.

Como factor añadido, si vamos a viajar con niños o personas discapacitadas en el vehículo, es imprescindible tener una serie de factores ampliados. En el caso de los últimos hay que prestar mucha atención al equipamiento adaptado: extensores de pedales, volantes que incorporan el acelerador o freno de manera manual.

Si vamos a viajar con bebés o niños, hay que tener muy en cuenta cómo se integrará la sillita infantil en el vehículo. De este modo, contar con un sistema ISOFIX es una garantía de seguridad. Del mismo modo, hay que verificar que el vehículo cuente con sistemas de desconexión del airbag, bloqueo interior de puertas, un fácil acceso para los más pequeños, cinturones con una extensión suficiente o con regulación de altura.

Seguridad y nuevas tecnologías

El avance en la seguridad de los vehículos tiene que ver mucho, en los últimos años, con la consecución del hito de la conducción autónoma, a través de una serie de niveles escalonados. Son esas fases de asistencia a la conducción las que han comenzado a arrojar al mercado una serie de prestaciones muy interesantes en pos de la seguridad.

En ese sentido, entre el sinnúmero de modelos que el mercado ofrece, podemos encontrar ya arraigadas las tecnologías de frenado de emergencia, mantenimiento de carril, control de velocidad adaptativo, sistema de detección de ángulo muerto, conectividad y comunicación con infraestructuras, detección de ciclistas –AEB– o peatones o control de cansancio del conductor, etc.

Algunas publicaciones y centros de investigación como Thatcham Research, Consumer Reports o el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) realizan y publican estudios de mercado cada año con los modelos que consideran más seguros. Por ejemplo, para 2018, los fabricantes nipones, coreanos y alemanes presentan buenas puntuaciones, sobre todo en cuestión de nuevas tecnologías.

Elaborar nuestro propio listado

Por último, conviene tener en cuenta las propias emisiones y carga de contaminación del nuevo vehículo. En la actualidad, el factor medioambiental también forma parte de la seguridad sanitaria del tránsito, especialmente en ambientes urbanos. Por eso hay que tener muy presentes las ventajas actuales de los coches de propulsión alternativa, como los coches eléctricos.

Repasar todos estos factores para tenerlos en cuenta una vez que comencemos con nuestra búsqueda nos servirá de mucha ayuda. Con todo, no hay que olvidar que la única manera de constatar esta información es probando el vehículo durante un período de tiempo o distancia razonable. Solo así podremos ser plenamente conscientes de si estamos ante un coche seguro para nosotros.

En Circula Seguro | Estrenar coche nuevo

Imágenes | iStock/Click_and_Photo e iStock/saravuth-photohut