Guardarrailes, asesinos. La culpa es del estado

guardarailes-peligrosos.jpg

La semana pasada se conoció una sentencia que a partir de ahora puede tener muchas consecuencias de cara a la seguridad vial y a las arcas del estado. El Tribunal Supremo dictó una sentencia, la primera de estas características en nuestro país, en la que obliga al estado a indemnizar a un motorista que sufrió la amputación de una pierna al chocar con un guardarraíl.

El accidente se produjo en la N-340 en 1999 cuando el motorista hizo aquaplaning en un charco de agua y en la caída impacto con uno de los postes en I que sujetan las biondas. La sentencia condena por primera vez al estado como responsable patrimonial de las vías en estos accidentes.

La indemnización se ha cifrado en 120.000 euros, la mitad de los estipulado en un caso de este tipo, ya que el Tribunal ha repartido las culpas a partes iguales. Al motorista por no circular de acuerdo a las condiciones de la vía, exceso de velocidad, y al Estado de las lesiones provocadas por un guardarrail (asesino) en el motorista accidentado, recalcando que el tipo de bionda fue fundamental en las lesiones concretas del accidente.

Al ser la primera vez que se condena al estado sienta un precedente y pronto podríamos encontrarnos con sentencias de este tipo. En el fallo del tribunal se recalca el hecho de que la Administración tenía previsto cambiar los postes por otros no cortantes, aunque en fechas posteriores al accidente, dejando claro que se conocía el peligro de las biondas para los motoristas.

Quizás sentencias como esta, y las que puedan llegar similares, haga replantear a los concesionarios de la vías la necesidad imperiosa de priorizar y agilizar la labor de sustitución de este tipo de guardarrailes. Muchos años han pasado desde este accidente en concreto, hablamos de 1999, y desde que se se dieron cuenta de que los guardarrailes existentes debían ser cambiados, pero aún nuestras carreteras siguen sembradas de este tipo de pilares asesinos. En el mejor de los casos, y es duro decirlo, te puedes dejar una pierna en un accidente, en el peor, la vida. Aún cuando tu no tengas la culpa.

Foto | Ocio Teoriza
Vía | 20 Minutos (Edición Impresa)

  • Me dirá alguien que con lo que recauda la DGT no podría por lo menos ir planteándose cambiar los quitanieves, que es que no hace ni eso. Hay muchísimas veces que es preferible no tener los quitamiedos que tener esas cuchillas, dan miedo hasta dentro del coche…

  • PD: cuidao que falla y es complicado el openid…