Granny-Nav, navegador para conductores mayores

my driver Los conductores mayores podrán obtener ayuda de un GPS con instrucciones más simplificadas

Envejecer es ley de vida. Cuando nos vamos haciendo mayores nuestras reacciones al volante se hacen cada vez más lentas, así como también, vamos perdiendo confianza en nuestra capacidad y habilidades para conducir. Son situaciones que antes eran cómodas de superar, como por ejemplo, la conducción nocturna, incorporaciones a vías principales desde el mismo cruce o a través del carril de aceleración, los constantes cambios de carril por ciudad, etcétera; y que con el paso del tiempo, se nos hacen más complicadas de resolver.

Pues bien, gracias al invento Granny-Nav, que traducido sería como navegador abuelita, investigado y desarrollado por un equipo de la Universidad de Newcastle, en el norte de Inglaterra, los conductores con edad avanzada podrán sentirse más seguros durante la conducción y más independientes, tras alargar su etapa como conductores. A pesar de que dicha investigación se presentará en junio en la conferencia Vejez, movilidad y calidad de vida en Michigan, la noticia está corriendo por internet como la pólvora. Veamos un adelanto.

Cuando nuestras reacciones se hacen más lentas

Me da pena confesarlo Por My Buffo

Dice una frase popular que los años no pasan en balde pero eso no significa que tengamos que renunciar a conducir. Si gozamos de una buena salud aceptando que nos hacemos mayores, aumentamos nuestra autoestima a seguir con nuestras tareas habituales. Si además, con las nuevas tecnologías se logra compensar las deficiencias que podamos tener como conductores de edad avanzada se ayudaría a mantener independientes y conectados, gracias a los desplazamientos en coche, a muchas personas mayores. Precisamente, ese es el objetivo que pretende el estudio de la Universidad de Newcastle.

Para ello, el experimento cuenta con un coche eléctrico convertido en un laboratorio móvil llamado DriveLAB. Dicho vehículo está equipado con instrumentos de navegación, sistemas de visión nocturna para conducir en la oscuridad y controladores inteligentes de velocidad. De esa manera, se podrá estudiar la concentración del conductor de edad avanzada, sus niveles de estrés y sus hábitos de manejo mediante lentes que pueden seguir la trayectoria del movimiento de los ojos. Todo ideado para ayudar a que los conductores mayores se mantengan seguros al volante.

Por supuesto, pensar en los mayores es mirar también por nuestro futuro como conductores. De ahí que este tipo de investigaciones proporcionen una serie de conocimientos útiles para avanzar tanto en formación como en seguridad. En este caso, saber el nivel de actitudes y habilidades que tenemos a partir de una determinada edad puede limitar o ampliar nuestra actividad para conducir. Si obtenemos más recursos que cubran algunas dificultades al volante como por ejemplo, ampliar nuestro campo de visión y el nivel de alerta, ganamos en seguridad.

Si investigamos para mejorar la vida de la gente, también miramos por nuestro futuro. Todos, como conductores y usuarios, mayores o jóvenes, expertos e inexpertos, seguros e inseguros, somos protagonistas en nuestro entorno vial. Seamos responsables.

Vía | Universidad de Newcastle
Foto | Rob!, My Buffo
En Circula Seguro Los conductores mayores de 65 años a debate