Google Maps no siempre es de ayuda cuando viajas

Google Maps iPhone

Si viajas con asiduidad a destinos que no has visitado con anterioridad es muy probable que uses Google Maps para guiarte hasta tu destino. La herramienta de mapas de Google y su navegador integrado se ha convertido en parte fundamental de la experiencia de conducción en los últimos años.

A pesar de ser una herramienta muy potente, Google Maps tiene sus limitaciones y muchas veces le pedimos cosas que son totalmente imposibles. En este artículo hemos decidido recopilar cuales son los puntos en los Google Maps nos puede resultar de ayuda en un viaje y cuales pueden ser sus inconvenientes. ¿Nos acompañas?

Lo mejor de Google Maps

La mejor ruta a tu destino en segundos

Carretera de montaña

Google Maps hace uso de la potencia de procesamiento de la nube de Google para ofrecer la mejor ruta hasta nuestro destino en tan solo unos segundos. No sólo eso, al mismo tiempo nos ofrece rutas alternativas y nos permite evitar peajes, carreteras no asfaltadas, etc.

Gracias a ese acceso a la nube de Google, Maps también es extremadamente rápido recalculando rutas en caso de que nos equivoquemos en algún cruce o desvío.

Estimación del tiempo de llegada en función del tráfico

Google también es propietaria de Android, el sistema operativo para móviles más utilizado en todo el mundo. Esto le da acceso a la ubicación de miles de smartphones en el mundo, así como la velocidad a la que se mueven. Gracias a sus algoritmos de inteligencia artificial, Google es capaz de interpretar cuáles de estos dispositivos se encuentran en vehículos en movimiento.

Esto permite a la empresa americana tejer una enorme red de información que almacena el estado del tráfico en todo momento. Google usa esta información para estimar el tiempo de llegada a tu destino dependiendo del tráfico actual en la ruta marcada, avisando incluso si existe una retención antes de que llegues a ella. Esto permite incluso que el propio Google Maps sugiera rutas alternativas para evitar dichas retenciones.

Lo peor de Google Maps

Consumo de datos y batería

GPS en teléfono móvil

Uno de los grandes problemas de Google Maps es el consumo de datos. La mayor parte de nosotros tiene tarifas de datos limitadas, lo que hace que intentemos consumir el mínimo número de megabytes posibles para no superar el límite de nuestra tarifa.

Google Maps es uno de los grandes consumidores de nuestra tarifa de datos, al tener que estar descargando constantemente mapas, información sobre el tráfico, indicaciones, etc. Un par de horas de conducción con Google Maps activado en nuestro teléfono pueden llegar a consumir varios cientos de megabytes de nuestra tarifa.

Otro gran problema es el consumo de batería. Las aplicaciones de navegación suelen ser bastante exigentes con nuestros smartphones, debido a su complejidad y al uso del chip GPS. Esto hace que su consumo de batería sea elevado, pudiendo drenar completamente la batería de nuestro terminal en tan solo unos minutos. Por suerte siempre podemos adquirir un cargador USB que podamos conectar a la toma de 12V de nuestro coche para tener nuestro teléfono siempre cargado.

Las indicaciones no siempre están a la altura

Carteles de calles

Aunque las indicaciones de Google Maps suelen funcionar relativamente bien, no siempre están a la altura. Esto es especialmente notable en zonas de circulación compleja como la M-40 de Madrid, donde muchas veces la aplicación da indicaciones erróneas o muy tardías, haciéndonos perder la salida. Estos problemas también se hacen patentes cuando circulamos en rotondas con un radio medio-bajo, en las que nos avisa de que salgamos por una salida cuando ya la hemos pasado.

Este sin duda es uno de los aspectos más molestos de la aplicación y en los que está muy por detrás de las grandes aplicaciones y sistemas de navegación del mercado.

 

En Circula Seguro| Google Maps no puede conducir por ti, y en una furgoneta alquilada, menos todavía