La DGT convoca un concurso de 5.4 millones para crear una plataforma de información entre vehículos conectados

La DGT convoca un concurso de 5.4 millones para crear una plataforma de información entre vehículos conectados

La DGT lleva décadas trabajando por el objetivo 0 fallecidos, 0 lesionados, 0 congestión y 0 emisiones en nuestras carreteras. Como fruto de este trabajo, se ha convocado un concurso público para crear una plataforma de información entre vehículos conectados. La idea de la Plataforma del vehículo conectado DGT 3.0 viene de lejos, pero hoy está un paso más cerca de hacerse realidad.

El proyecto tiene como objetivo crear una capa de tecnología que enlace las distintas bases de datos de información que en la actualidad están incomunicadas, y tendrá una asignación de 5,4 millones de euros. Te explicamos el proyecto a lo largo de varias fases.

Primera fase, mejorar la comunicación de los paneles de carreteras

Jaime Moreno, subdirector de Gestión de Movilidad de la DGT, explicó cómo el primer paso es conseguir llegar a los conductores a través de sus teléfonos móviles. A día de hoy, el 90% de los vehículos que circulan por nuestras carreteras no disponen de ningún tipo de conectividad, pero casi el 100% de ellos cuenta con uno o más smartphones a bordo. Los usamos para navegar con su GPS.

Se prevé que el teléfono móvil, de la mano de servicios como Waze, TomTom, Google Maps, Coyote, Garmin…, será la ventana a esta nueva capa que establezca una conexión entre las distintas bases de datos, y los primeros acuerdos ya han sido firmados entre algunas compañías y la DGT. Estos acuerdos pretenden convertirse en una vía bidireccional de información.

Un ejemplo que ya está en fase de pruebas es el acuerdo entre el navegador Coyote y la DGT, en tres fases, todas ellas en Madrid:

  1. Se prueba el protocolo de comunicación DATEX que permite a la información desplazarse desde la DGT al dispositivo y viceversa.
  2. Los usuarios  de este dispositivo reciben en el mismo los avisos de la DGT de emisión de emergencia y aviso de vehículos en sentido contrario, sin necesidad de rótulo en carreteras.
  3. La DGT empieza a recabar los datos de las alertas generadas por los usuarios de estos dispositivos cuando estos detectan anomalías en la vía.

Por poner algunos ejemplos, Tanto Coyote como Waze se sirven de una gran comunidad de usuarios que avisan sobre las alertas en carretera; Garmin, TomTom y Google Maps tienen muy buenos mapas digitales; y este último además dispone de históricos y una masa crítica de conductores tal que es capaz de predecir atascos con bastante antelación.

Segunda fase, la comunicación integrada en el vehículo

Segunda fase, la comunicación integrada en el vehículo

Aunque hoy día un bajo porcentaje de vehículos salen de fábrica conectados (un 15% aproximadamente), y muchos menos disponen de algún grado de conducción autónoma; el objetivo de este proyecto es que los avisos lleguen a todo el parque automovilístico, directamente, y sin el uso de smartphone.

En unos meses, a partir del 31 de marzo de 2018, los coches vendidos en España deberán estar equipados con el sistema de avisos de emergencia eCall. Esta exigencia europea en materia de seguridad viene recogida en el BOE, y es infranqueable para las marcas.

Esto significa que todos los vehículos vendidos tendrán que tener conexión a Internet, y es aquí donde arrancan los primeros negocios. Se estima que la conectividad de los vehículos genere 152.000 millones de dólares hacia 2020 en todo el mundo, de la que unos de los primeros 5,4 millones los pondrá la DGT 3.0 para generar protocolos que permitan unir bases de datos.

Tercera fase, comunicación de todas las bases de datos

Tercera fase, comunicación de todas las bases de datos

Aquí entramos ya en el futuro, a pesar de que la tecnología que requiere ya está disponible hace falta unirla en un proyecto común. Imagina que un vehículo circula por una carretera, pincha y detiene el vehículo a un lado de la carretera. Sin necesidad de dar un aviso, el vehículo conectado lanza varias alarmas:

  1. Una a los servicios de emergencia 112 en caso de que la parada haya supuesto un accidente (eCall);
  2. otra a la DGT, para advertir del peligro que supone tu presencia en la vía;
  3. un tercer aviso a tu compañía de seguro, por si tienen que recoger el vehículo.

Cuando estos servicios se muevan a través de una capa transversal de información que unifique cientos de bases de datos ahora no conectadas, ocurrirá la parte que Arthur C. Clarke catalogaría de mágica.

Por un lado, todos los navegadores de smartphone o integrados en la parrilla del vehículo avisarán a sus conductores del punto de accidente, sin importar qué aplicación sea la que usen, ya que todas estarán interconectadas. Del mismo modo que se llama a los médicos en los aviones, será posible redirigir a personal sanitario o de rescate que se encuentre circulando en las inmediaciones para que gestione el accidente y levante el protocolo PAS.

El resto de conductores recibirán rutas alternativas, o peticiones de que reduzcan su velocidad en ese tramo con nuevos carteles virtuales de velocidad máxima específica. Para los “conductores” de los vehículos 100% autónomos, a los que todavía quedan unos años, todo este procedimiento será invisible, con la salvedad de alguna notificación ocasional si el tiempo de viaje se prolonga gracias a esto.

Mientras una ambulancia acude desde el punto más cercano para atender al accidentado, se va liberando también un carril prioritario para que regrese o avance hasta un lugar capaz de asistir médicamente al accidentado.

 

Todavía queda mucho trabajo para que veamos este tipo de interacción entre una flota de miles de vehículos conectados trabajando al unísono, pero se están dando los primeros pasos para aumentar la seguridad en carretera. La DGT 3.0 es pionera, y gracias a su nuevo concurso se consolidarán nuevos estándares que ayuden a que la información fluya.

 

Más información del proyecto: Plataforma del vehículo conectado DGT 3.0

 

En Circula Seguro | Conoce COMOBITY, la app de la DGT para una movilidad más segura y eficaz

Imágenes | iStock/jossdim, iStock/Marina113, iStock/Toa55