‘Game Over, no te la juegues’, una campaña que apela a la responsabilidad de los jóvenes

Presentación de la campaña en el Instituto Guttmann

Ayer se presentó en Barcelona una campaña de concienciación dirigida a los jóvenes: Game Over, no te la juegues. Durante los próximos meses, 22 monitores afectados por lesiones medulares recorrerán los colegios catalanes para explicar que la conducción no es un juego y que no disponemos de vidas extras.

Los monitores que impartirán estas actividades han sido formados en el Instituto Guttmann, un hospital de referencia internacional en la rehabilitación integral de lesiones medulares con más de 12.000 pacientes atendidos desde su inauguración en 1965. En otras palabras, son monitores que conocen de cerca las consecuencias de la siniestralidad que no acaba en muerte sino en graves daños físicos y psicológicos.

¿Hay para tanto? Desde el Instituto Guttmann apuntan un dato: el 58% de los traumatismos craneoencefálicos ocurren como consecuencia de la siniestralidad vial. Y es que no todo son los 4.104 muertos de 2006 o aquellos que finalmente hayan perdido la vida en 2007. Son muchos miles los heridos que no volverán a llevar una vida como la que conocían. Muchos de ellos quedarán sentados o tumbados para siempre. Y esos no ocupan titulares, pero sí muchas casas.

Por eso es importante que las personas no consideren la conducción como una diversión asociada al riesgo. Es divertido conducir, pero más divertido es poder subir unas escaleras por tu propio pie. ¿Es cuestión de meter miedo al personal? No, tan sólo es cuestión de que cada cual sea responsable cuando lleva una máquina entre manos. Y cuando hay responsabilidad no hay miedo.

Vía | SCT, Instituto Guttmann