Frenando con los ojos en la nuca

Retrovisor

Aunque ya hemos tratado este tema alguna vez en Circula Seguro, me gustaría volver a sacarlo a la luz a raíz de un caso que me ocurrió hace escasos días de la que iba circulando por ciudad. En las proximidades de un paso de cebra observé como dos peatones se disponían a cruzar y detuve mi vehículo. Lo hice de forma un poco brusca pero antes me había percatado de que el conductor que circulaba detrás de mi lo hacía a suficiente distancia como para que mi detención fuese segura.

Pero lo que no contaba es que ese conductor fuese literalmente a uvas y no vio mi maniobra por lo que se vio obligado a realizar una frenada de emergencia. Por suerte, tengo la costumbre de frenar mirando por el retrovisor y, además de ver que iba despistado, pude reaccionar con la suficiente celeridad al ver que no iba a detener su vehículo antes de impactar con el mío. Así que solté frenos (todavía no estaba completamente detenido) y sobrepasé el paso de peatones.

Justo en el espacio que yo estaba ocupando hacía escasos momentos fue el que acabó utilizando el otro vehículo. Inmediatamente me pidió disculpas y los peatones, que cruzaron por delante de mi, me miraron con cara de: por poco, por muy poco. Si no hubiese estado atento al espejo retrovisor, probablemente me hubiese dado cuenta demasiado tarde y hubiesen acabado impactando contra mi coche.

Retrovisor

Ya hace años esta manía me salvo de otro impacto similar, aunque en este caso en autopista. La ventaja de dejar mucha distancia de seguridad al coche que te precede es que puedes frenar con contundencia y luego utilizar el espacio que te sobra para, literalmente, regalárselo a los de detrás, usándolo en beneficio propio. En este caso, de nuevo vi venir el coche que iba detrás como un obús sin poder detenerse y gracias a mi espacio de sobra, pude soltar frenos y realizar una frenada esquivando literalmente el coche que venía detrás.

En la moto, más importante si cabe

Pero no penséis que sólo sirve en los coches. En las motos es igual o más importante. En ciudad, por ejemplo, nunca es aconsejable pararse en el medio de carril. Da igual si estamos el primero de la fila o con más coches delante. Lo más seguro es pararse a uno de los lados y comprobando siempre el coche que nos llegue por detrás hasta que este se detenga.

De esta forma, si llega pasado, podremos huir por uno de los lados y evitar que seamos golpeados por detrás o que nos convirtamos en un sandwinch de moto y piloto. Para muestra, un botón:

Si el conductor de esta moto se hubiese detenido más cerca de uno de los lados del coche de delante y hubiese estado atento al retrovisor, quizás hubiese podido evitar ser golpeado o al menos, no acabaría impactando a su vez con el coche de delante con lo que probablemente también te hagas más daño si cabe.

Fotos | Sergis Blog, Gustav’s

  • escargot

    Ojo con los autobuses… al no tener morro, se pegan mucho más que los coches.

  • stormer

    Eso de mirar por los espejos incluso en parado, en una fila de coches, es algo que intuitivamente he tenido en cuenta desde el primer día que cogí un coche, pero como nunca he tenido percances, poco a poco he ido dejando esa sana costumbre de lado, porque hay que reconocer que conducir con atención es cansado y cuando estás parado como que te apetece relajar un poco la atención. Pero visto lo visto, lo voy a seguir teniendo en cuenta.

    Por cierto, como bien comentas, en caso de que veamos que nos van a dar por detrás (que no malpiense nadie :P) es importante liberar el freno o bien no liberarlo del todo (mejor esta opción, porque si el freno está completamente arriba, en la colisión el coche acelerará más bruscamente y podríamos lesionarnos en las cervicales), pero no presionarlo con fuerza antes del impacto. Cuando el coche empiece a moverse en el impacto, entonces sí pisar fuerte, para así evitar bloquear las ruedas y evitar que la colisión se alargue en cuanto a espacio. Además, si hacemos esto reducimos la energía del impacto. Es mejor que la energía del choque se reparta en mover nuestro coche y posteriormente frenar para anularla, que no que la colisión se de con nuestro vehículo parado.

  • 51847

    Un articulo muy importante e interesante, parece una tonteria pero me ha salvado mas de una vez de algun apuro. En mi caso estaba el suelo mojado, delante mio habia un paso de peaotes, cuando los peatones vieron que empece a reducir la velocidad empezaron a pasar sin que yo aun hubiese parado (llovia y tenian prisa) lo cual cuando me di cuenta que el de detras habia bloqueado sus ruedas, empece a levantar el pie del freno apurando lo maximo que pude sin asustar a los peatones. Finalmente no pude apurar mas y me prepare para el impacto apoyando la cabeza en el reposacabezas y manteniendo pisado el pedal de freno ligeramente pero preparado para detener el coche cuando termine la colision, tal y como dice el compañero stormer. Afortunadamente quedo todo en un par de rasguños.

    Tengo 21 años y con 3,5 años de carnet y 80.000 km recorridos no puedo contar muchas experiencias pero este blog me es de gran ayuda con los casos y experiencias que exlpicais.

    Este es mi primer comentario y aprovecho para daros mi enhorabuena por el gran trabajo que realizais y que nos es de gran ayuda a todos los lectores y seguro que escritores.

    Un saludo desde Barcelona.