FIA y Michelin, por una movilidad segura y sostenible

Michelin Competición

El mundo de la competición ha servido históricamente como banco de pruebas de los mejores avances en propulsión de vehículos, en reducción de consumos y también en materia de seguridad. Por otra parte, los actores directos de la competición se erigen en muchas ocasiones en portavoces para una mayor concienciación vial de la población. Competición e innovación en el mundo del automóvil y en el campo de la seguridad vial van de la mano, vaya.

Quizá por eso no esté de más mencionar que la FIA, la Federación Internacional de Automovilismo encargada de regular las competiciones de automovilismo más importantes del mundo, y Michelin han firmado un acuerdo que permitirá desarrollar a lo largo de estos próximos años todo tipo de acciones encaminadas a una movilidad más segura, duradera y respetuosa con el medio ambiente.

Esto se traduce en tres líneas de actuación:

La mejora de la seguridad vial, centrada en acciones de sensibilización dirigidas a los jóvenes y futuros conductores del mundo entero, es una de las bazas donde tanto la FIA como Michelin pueden (y tienen capacidad para) marcarse un tanto al echar mano de sus amplios recursos y emplearlos en promover la conciencia vial.

De hecho, Michelin se convertirá en socio internacional del Decenio de Acción para la Seguridad Vial como una prolongación del programa de Seguridad Vial para jóvenes en Europa que inició en 2009 en asociación con la Comisión Europea para sensibilizar a 700.000 jóvenes de 15 países europeos hasta 2012. Es decir, que esta apuesta no les viene de nuevas.

Michelin en WRC

Otra línea de acción será la innovación tecnológica en neumáticos dentro de la competición automovilística, que luego redundará en beneficio del conductor del día a día, tanto en lo que se refiere a durabilidad del neumático como a las prestaciones que inciden en un menor consumo.

Concretamente, en el marco del nuevo Reglamento del Campeonato Mundial de Rally, Michelin se compromete a aumentar de forma significativa la duración de sus neumáticos, y esa es una medida que se apoya en una racionalización de los recursos que, a la postre, deriva en una mejora del medio ambiente.

De todas formas, la tercera vía de actuación conjunta de FIA y Michelin consistirá de forma específica en buscar soluciones para reducir la huella medioambiental de la movilidad cotidiana a través de la competición. Y para poner en práctica mecanismos de compensación, la FIA y Michelin trabajarán con una red de expertos para medir y cartografiar la huella que deja el Campeonato de Rally.

Y todas estas actuaciones no caerán en saco roto. La FIA y Michelin comienzan a partir de ahora sus reflexiones sobre las acciones que se llevarán a cabo durante los próximos años y sus proyectos para conseguir que la tecnología propia de los vehículos de competición llegue cuanto antes a los vehículos de serie. Y que todos lo veamos.