¿Cómo evitar un accidente en moto cuando abren la puerta del coche?

Leader of the Pack.

Uno de los accidentes que se producen con relativa frecuencia en ciudad ocurre cuando se abre la puerta del coche sin percatarse de que pone en riesgo a otros usuarios de la vía. Normalmente suele tener como protagonistas a los motoristas pero, no es extraño encontrarse algunas situación en la que se golpea a un peatón que circulaba tranquilamente por la acera.

Curiosamente es un accidente que sería fácilmente evitable. Únicamente teniendo un poco de precaución, primero, por parte del vehículo pero también por parte del motorista si realiza una conducción preventiva. Veamos como evitarlo.

Qué hacer si estoy en un coche

En primer lugar, debemos acostumbrarnos si nos sentamos en los asientos traseros, salir siempre por el lado más cercano a la acera, nunca por el lado que se encuentra la vía por donde circulan el resto de conductores.

En el caso de que no lo podamos hacer, debemos cerciorarnos siempre que no se acerca ningún vehículo. Desde el asiento del copiloto, podemos echar un ojo al retrovisor antes de abrir la puerta, o bien abrir levemente la puerta y mirar hacia atrás.

Si estamos sentados en los asientos traseros, o bien abrimos también levemente la puerta o le decimos al conductor que nos diga si nos podemos bajar sin peligro. Y es que no sólo podemos provocar un accidente sino que nosotros también nos podemos hacer daño siendo golpeados por la puerta o por otro vehículo.

Qué hacer cuando circulo en moto

Primero, recordar los consejos que os dimos para situarnos correctamente en el carril cuando estamos en ciudad. Debemos circular lo suficientemente alejados de los vehículos que están estacionados para, en caso de que se abra una puerta, poder reaccionar y esquivarla. A poco más de un metro de distancia ya minimizaremos enormemente el riesgo.

Así mismo y si pasamos cerca de un coche parado, por ejemplo en doble fila, debemos pensar que hay muchas posibilidades de que se abra una de las puertas. Mantener el contacto visual con los ocupantes del vehículo a través de los retrovisores y, de nuevo, tener una distancia de seguridad lateral suficiente.

Por último, no exponernos innecesariamente al riesgo. Con vehículos parados en un semáforo, si vamos a circular entre los coches hacerlo a una velocidad muy reducida, lo suficiente para detenernos o si, no nos da tiempo, que el golpe sea lo más levemente posible. Ayuda el hacerlo con los pies fuera de los estribos para, reaccionar rápidamente y mantener la verticalidad sin que el peso de la moto nos venza a uno u otro lado.

Foto | Wikipedia