Evitando resaltos y “bandas sonoras” por un puñado de segundos

6175231204_81b6057c86_b
No hay práctica en la conducción que me ponga de peor humor que ver cómo, por un puñado de segundos inútiles, una persona al volante se salta un resalto o evita una banda sonora. El hecho es que, si están ahí situadas, será por algo (como todo en la vida), como por ejemplo reducir la marcha ante un paso de peatones, o alertar de nuestra llegada mediante el sonido que provocamos al pasar por encima de las bandas. Cuando un conductor evita esos elementos está no solo cometiendo una probable infracción, sino ignorando elementos de seguridad para peatones.

Existen muchas formas de intentar evitar este tipo de objetos. Desde el iluso conductor que se orilla al máximo para que solo dos ruedas pisen la banda, que es una maniobra bastante tonta, si lo pensamos, porque lo que no desgastamos en dos neumáticos y dos brazos de suspensión, lo gastamos en el otro, y acabamos descompensando el asunto; pasamos por el poco cívico conductor que se salta las bandas invadiendo las plazas de aparcamiento vacías, algo que no se puede hacer aunque solo sea por pura lógica, y terminamos con el conductor que invade el carril contrario para no pisar las bandas, incluso aprovechando para adelantar a quien sí reduce su velocidad y se mantiene por su carril.

Ahorrar, no se ahorra absolutamente nada: es cuestión de no tener civismo

Para un servidor, el ahorro de unos segundos por maniobra, o de un par de minutos, no es nada. Es querer apurar sin razón ni sentido, y todos en el fondo sabemos que, para llegar a tiempo, basta con salir pronto. No es peor si reducimos la velocidad donde toda, ni siquiera tenemos que competir para entrar primeros en una rotonda y “ganar” el derecho a que nos cedan el paso.

Qué puedo pensar de una sociedad que ve anticuado el hecho de dejar pasar primero a alguien en una puerta, y que ve innecesario o una pérdida de tiempo ceder el paso en carretera si no está obligado a ello. Es esta la sociedad de las prisas y de las recetas caseras (pasar por una banda sonora o reductora pisando con dos ruedas me parece una solución de “cuñao”, de esas que nunca sirven para nada útil) para evitar pasar por algo que ni siquiera nos debería preocupar.

Como soy una persona bastante pesada, vuelvo al mismo tema de siempre, ¿qué pasa cuando uno se “salta” una banda reductora de velocidad a las puertas de un colegio? ¿Por qué tendemos a tensar la cuerda tanto, a pensar que “no se ve el peligro, así que no pasa nada”? Cuanto más tiempo pasa y más cosas veo en la calle, y también en Internet, pienso que la mayoría de los conflictos, colisiones, accidentes, golpes y lesiones que se produce la gente, se las busca. ¿Habéis visto alguna vez vídeos de “las caídas más brutales y de risa”? El 99% de los lesionados estaban buscando un hueco, conduciendo despistados (y hablo de este tipo de vídeos y situaciones, ojo, que nadie me malinterprete), tratando de ir más deprisa, de saltarse algo…

Ya sabemos que los badenes y las bandas reductoras y sonoras son una molestia en la circulación, pero ayudan a que los conductores que no quieren adaptar su velocidad, lo hagan sí o sí. Por eso ver cómo algunos se las ingenian en evitarlas me molesta tanto: ¿tanto ingenio para saltárselas, y no se les ocurre reducir la velocidad y tomárselo con calma? Ahí está, para mí, el quid: inventamos la pólvora con tal de no plegarnos a los “abusos”, aunque sea a costa de otras personas, o infringiendo alguna norma.

  • Borja

    Totalmente de acuerdo con lo de las dos ruedas. Ya que no hay más huevos, prefiero que el desgaste que haya sea homogéneo.
    En cuanto al resto del artículo, estoy de acuerdo en la mayoría de lo que se ha dicho, excepto en una cosa. Yo, hay veces que me salto los resaltos (valga la redundancia) de una manera que considero totalmente legal y sin reducir un ápice de eficacia a dicho elemento de la vía.
    Yo circulo por una vía urbana de doble sentido y de un carril para cada uno de los sentidos. Me aproximo a un resalto y me advierten que no supere 20 km/h. Sin embargo, en paralelo a la vía, hay aparcamientos en línea vacíos. Lo que hago es reducir la velocidad tanto como si fuese a pasar por el resalto, pongo mi intermitente derecho como si fuese a aparcar y, una vez allí, pongo mi intermitente izquierdo para volver a la vía, siempre consciente de que he perdido mi preferencia con los vehículos que circulaban detrás de mí. ¿Significa esto que no he adaptado mi velocidad a las circunstancias, o que he invadido el sentido contrario o una zona excluida al tráfico? Nada de eso. Incluso, puede haberse dado una situación en la que yo tenía intención de estacionar, pero he cambiado de opinión antes de parar. Por lo tanto, resulta que he reducido mi velocidad, pero no he tenido que comerme un elemento tan molesto como es el resalto.

    • estebano

      Entiendo el argumento de tu segunda parte, pero está claro que ahí sabes que no tienes intención de estacionar. Es decir que lo haces a propósito. No cuestiono que lo hagas, pero sí (y entiéndeme) que estás poniendo una falsa excusa para no pasar por el resalto 🙂 La clave para no estar de acuerdo está en el “como si fuese a”, para entendernos.

      • Borja

        Pero, es eso, no cometo ninguna infracción, por lo tanto es una acción correcta. Entre reducir mi velocidad y pasar por esos molestos resaltos (nada buenos para mi espalda), y reducir mi velocidad sin más, pues prefiero lo segundo. A mí no me hacen falta muros en la calzada para cumplir con las normas.

  • Walter O’Dim

    pues yo soy de los que los evitan,

    Simplemente por una sencilla razón, hay resaltos que están bien puestos y bien hechos y otros que no. Y no neceisto mas que el simple sentido comun, no necesito ninguna ingenieria de caminos para establecerlos en una u otra categoria.

    Y no es por ser incivico, me considero bastante civico. Es por que la estructura de mi coche se ve perjudicada.
    No todos conducimos coches modernos con suspensiones blanditas donde se percibe mucho menos la conduccion. Mi coche tiene mas de 10 años y cada vez que paso por encima de esas se me hace incomoda la conduccion, me fastidia la suspensión y me desinfla las ruedas.

    Afortunadamente soy capaz de pensar por mi mismo y tomar decisiones sin que otros tengan que obligarme convirtiendo la carretera en una via de obstaculos. Que otros no lo hacen, bien… me alegro por ellos.

    • estebano

      “me fastidia la suspensión y me desinfla las ruedas.”, ¿a qué velocidad has de pasar para que se te desinflen las ruedas?? Perdona, pero no me lo creo, por muy viejo que sea tu coche, si pasas a la velocidad correcta, la que te limita el coche, no es posible que se te desinflen las ruedas… a menos que sean defectuosas, te recomiendo revisar presiones a menudo.

      • Walter O’Dim

        No es necesario que lo creas, puedes comprobarlo tu mismo.

        Yo reviso las presiones a menundo (con mi propio manómetro), por eso lo sé, y lo noto en el comportamiento del coche cuando las ruedas flojean, no he dicho que se desinflen completamente, solo que se desinflan, como es lógico por otra parte.

        • estebano

          Perdona, porque entendí que al pasar por los resaltos se te desinflaban los neumáticos, literalmente. Está claro que influye, pero depende mucho de la velocidad. Algo continuado en el tiempo, pasar por resaltos varias veces cada día, que sean agresivos, etc, es normal, pero me sigue pareciendo algo a largo plazo. En ello (presiones) influyen también muchas otras cosas, como baches, etc. y siempre es peor un bordillazo (que no digo que tú los tengas).

  • suintila

    Yo únicamente pediría que se adaptara la especialización a las bandas sonoras. Si pone 30 que se puedan pasar a 30 sin dejar atrás las ruedas. Si para pasar adecuadamente hay que hacerlo a 10 , que lo indiquen en la señal.

  • Ramon

    Creo que hay otras soluciones mejores. Mi coche es un Smart fortwo de 2003 y pasar por esas mierdas es un suplicio, incluso hacerlo a 20. Yo en su lugar voy por la autopista si puedo. ¿Se hacen más kilómetros y se gasta más gasolina? Puede ser, pero el ahorro compensa por el menor desgaste de suspensión, ruedas y hasta frenos, además del incremento de la seguridad, pues es un vehículo menos en la ultracongestionada ciudad. La probabilidad de atropello en autopista es casi cero, en ciudad es casi total.

    No me importa bajar de 50 a 30, si voy en tercera o cuarta y atento a las señales, anticipándome un poco ni siquiera necesito tocar el freno, pero si me destrozo el coche pasando a 20 o 25 km/h, prefiero que hasta pongan un radar. Me obligará a pasar a 30 o 32 como mucho (bajo amenaza de multa), pero no me destrozaré la suspensión, sólo tocaré levemente el freno, o no.

  • Sergio

    Yo a veces me los salto, pero cuando puedo hacerlo con seguridad. Algunos son asumibles y con pasar a una velocidad adecuada casi no se notan pero luego hay un modelo concreto que no tienen ningún sentido, la única explicación es “soy el alcalde y mi cuñado tiene un taller”, y que no me vengan a decir que es por seguridad porque en el mismo sitio tienen los dos juntos, más bien parece que están experimentando.
    Según vas te encuentras uno compatible con la circulación y ahora van y te ponen unos de estos que te parten el coche y es molesto por no decir otra cosa que puedas “entrar” a 30 km/h por uno de ellos sin poner en peligro a nadie y para el otro tengas que bajar a 15 km/h para “salir” sin dejarte nada.

  • Kitty Palacios

    en motril pone a 30 pero cuando la cojee te dejas el coche pegado ahí,luego quien me paga la reparación de los amortiguadores y pasadores rotos o partidos por estos baches,porque son baches no dejan de ser baches,deberían estar prohibidas o que se pase ala velocidad que ponga y se pueda pasar sin llevarte el susto.