Europa se rinde a las bicicletas… eléctricas: sus ventas se disparan

ventas bicicleta electricaEn los últimos tiempos la bicicleta se ha convertido en un elemento para medir hasta qué punto las ciudades están cambiando su movilidad. Los nuevos retos de sostenibilidad implican que el sector de la bici reciba impulsos por parte de empresas e instituciones. La forma de entender el ciclismo también ha variado no solo en España, sino en todo nuestro entorno. En ese sentido, la bicicleta eléctrica se está erigiendo como adalid de un sector rejuvenecido.

El fenómeno de las e-bikes ha irrumpido con fuerza en la presente década. Las bicicletas eléctricas están de moda. Es algo que se nota de forma especial en países donde el uso de la bicicleta para el transporte urbano se encontraba más popularizado que en España. Las ventas de bicicletas eléctricas están sobrepasando muchas de las expectativas, ya no en Dinamarca, Bélgica o en los Países Bajos, sino en mercados tan importantes como Alemania, Reino Unido o en Francia.

Ventas de bicicletas eléctricas nunca vistas

ventas de bicicletas eléctricas

En Alemania, las bicicletas eléctricas viven una época dorada. En 2018 se vendieron casi 1 millón de bicicletas de pedaleo asistido en este país (más de 980.000 unidades). Semejante cifra supuso un aumento del 36% con respecto al año anterior. La cuota de mercado de este tipo de bicis alcanza el 23,5% en Alemania. A este ritmo, fuentes del sector de la bicicleta en este país aseguran que es realista que pronto una de cada tres bicicletas vendidas sea eléctrica.

Como colofón, también en este país están funcionando las ventas de bicicletas eléctricas de carga, las conocidas en inglés como e-cargo bikes. Tanto es así que, en 2018, se vendieron en Alemania más unidades de este tipo de bicicletas que de coches eléctricos. Fueron en total 39.200 las vendidas, por 36.062 coches eléctricos.

Otro mercado que eclosionó para las bicicletas eléctricas fue el francés. Si bien no se vendieron tantas como en su vecino alemán, sí que el incremento experimentado en los últimos meses ha sido considerable. En 2018 se registraron 338.000 bicicletas eléctricas vendidas, un 21% más que en el ejercicio anterior. En Francia, el negocio de la bicicleta eléctrica supone 535 millones de euros y amenaza con alcanzar la mitad de lo que se factura en este país en el sector de la bici.

Mención especial merece el caso de Austria, donde se superaron en 2018 las 457.000 unidades en lo que ha ventas de bicicletas eléctricas se refiere. Buena parte de la orografía de este país hace que la bicicleta eléctrica sea una opción muy atractiva para circular o hacer deporte.

¿Y qué pasa en España?

A la espera de conocer datos de 2018, en España la fiebre por la bicicleta eléctrica existe, pero tan solo equivale a «unas pocas décimas» si la comparamos con la que se vive en los países antes mencionados. De las más de un millón de bicicletas que se adquirieron en nuestro país en 2017, algo más de 72.000 fueron eléctricas.  Mientras que el sector de la bicicleta no aumentó apenas su facturación en ese año, la buena noticia para el pedaleo asistido es que esta cifra significó un aumento del 79%, y amenaza con seguir esa tendencia.
Es más que relevante analizar el auge que puede seguir experimentando la bicicleta eléctrica. En primer lugar, para entender si todas las políticas que se establecen a sufavor están funcionando. Y es que, aunque puede parecer que España la bicicleta es un vehículo muy utilizado, los estudios más pormenorizados no indican que exista un aumento drástico de la bicicleta como medio de transporte urbano.

Bicicletas eléctricas y seguridad vial

ventas bicicleta electricaComo queda patente, el uso de la bicicleta como medio de transporte tiene por delante todavía algunos obstáculos que superar. En términos de seguridad vial, es importante que exista una adaptación progresiva que fomente la integración de las bicicletas y la convivencia entre todos los usuarios de la vía.

La irrupción de las bicicletas eléctricas puede contribuir a la aceleración del uso de este vehículo. Sin duda es una solución ideal para cierto tipo de ciudades y entornos. Permite salvar desniveles y recorrer distancias más largas sin tanto esfuerzo.

Ahora bien, como os hemos contado en Circula Seguro, el manejo de una bicicleta eléctrica no es idéntico al de una bicicleta convencional. Es una cuestión que no ha de pasarse por alto, pues los primeros trayectos en una e-bike requieren su adaptación.

En España existen, además, varias ciudades que han optado por introducirlas en la variedad de bici sharing, como Bicimad en Madrid. Esto resulta una buena alternativa para probar este tipo de vehículo y comprobar cómo es su tránsito por una gran ciudad, antes de decidirse por adquirir una. Y es que, su precio más elevado constituye otra limitación. En teoría, el desarrollo de la tecnología de baterías permitirá que este vaya descendiendo, potenciando aún más las ventas de bicicletas eléctricas.

En Circula Seguro | Las mujeres son las últimas protagonistas del Plan Estatal de la Bicicleta

Imágenes | iStock/lortie, iStock/Halfpoint