Europa propone nuevos estándares de seguridad en el vehículo, de serie para 2022

estandares de seguridad en europa

La Unión Europea se encuentra debatiendo estos meses nuevas medidas de seguridad vial que ayuden a salir del estancamiento en el que nos encontramos actualmente. Uno de los objetivos principales es reducir en la medida de lo posible el factor humano, a la postre el causante de alrededor del 90% de los siniestros de tráfico. Para ello, parece que se hace indispensable el uso de nuevas tecnologías que permitan automatizar o monitorizar las funciones del conductor. Y por ello son muchas la instituciones que piden que se incluyan de serie en los nuevos vehículos.

Nuevos estándares en los nuevos vehículos antes del 2022

Dentro de ese proceso de debate, los miembros del Comité de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo aprobaron a mediados de febrero una propuesta muy ambiciosa. El documento proponía la inclusión de determinadas tecnologías dentro del conjunto de estándares de seguridad para vehículos. Estamos hablando de sistemas como la detección automática de peatones y ciclistas o la de visión directa para ayudar a maniobrar a camiones y autobuses.

Son sistemas que ya se encuentran en el mercado, pero su presencia suele estar limitada a los modelos más premium. Lo que busca el Parlamento Europeo es que se incluyan como estándar en determinados segmentos y categorías (turismo, comerciales, camiones…), sin importar la gama de los distintos modelos. De esta manera, los fabricantes estarían obligados a incluirlos de serie y no como extras en sus nuevos vehículos.

La fecha propuesta para estos nuevos estándares no irían más allá de 2022. Precisamente por ser un requisito de los nuevos vehículos (y no de todo el parque automovilístico), los promotores instan a su inclusión temprana, para que pueda estar a disposición de los ciudadanos lo antes posible. Una vez aprobada esta propuesta, debe ser negociada entre el Parlamento, los Estados Miembros y la Comisión Europea, que determinarán cómo y cuándo se implementarán las distintas tecnologías. Todo el proceso estará afectado por la celebración de las elecciones europeas, y por la influencia que la industria de la automoción pueda ejercer sobre ellas.

Tecnologías de seguridad obligatorias

estandares de seguridad en europa

La propuesta del reglamento aprobado por el Parlamento hace referencia tanto a los requisitos de homologación de los vehículos a motor como a los de los sistemas, componentes y unidades técnicas destinadas a estos vehículos. Se hace así mención de forma expresa a los sistemas avanzados de seguridad, entre los que podemos encontrar algunos como los siguientes:

  • Asistente de Velocidad Inteligente
  • Interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque
  • Sistema de monitorización de la somnolencia y la atención del conductor
  • Sistema de mantenimiento del carril
  • Sistemas avanzados de frenado de emergencia (AEB)
  • Detector de marcha atrás
  • Registrador de datos de eventos (accidentes)

La inclusión de estos sistemas como estándares de seguridad supondría el mayor cambio en la legislación en los últimos diez años, y según estudios, podrían salvar hasta 25.000 vidas sólo en la Unión Europea entre 2022 y 2037.

Debate sobre la inclusión del Asistente de Velocidad Inteligente

estandares de seguridad en europa

Sin duda la medida que más polémica ha levantado ha sido la inclusión como estándar del Asistente de Velocidad Inteligente (ISA). Este sistema “lee” a través de cámaras las señales de velocidad máxima de la carretera y -apoyado por mapas de ubicación GPS- restringiría la velocidad del vehículo al límite de la vía por la que se circule. Se trata de un sistema que ya está disponible en varias marcas (y en combinación con el Control de Crucero Adaptativo). Sin embargo, la patronal europea de los fabricantes critican la inclusión de este sistema. Aducen que la tecnología está aún por desarrollar y perfeccionar, y que aún se encuentran casos en los que los sistemas ISA han cometido errores en la “lectura” de las señales de tráfico.

Por este motivo, el Parlamento acordó flexibilizar esta norma; mientras que en principio el uso del ISA sería obligatorio, el Comité admitió la posibilidad de que los conductores pudieran desactivarlo (por ejemplo, pisando el pedal del acelerador). No obstante, todas las cancelaciones del ISA que el conductor realizase podrían quedar registradas en el Registrador de Datos de Eventos, que actuaría a modo de caja negra del vehículo. Y no sería descabellado que, en un futuro no muy lejano, estos datos estuvieran a disposición de agentes de tráfico, que podrían sancionar en consecuencia, y de aseguradoras, que podrían rebajar sus primas a los conductores más respetuosos.


En Circula Seguro | ¿Por qué el coche del futuro será más seguro?

Imágenes | iStock: PhonlamaiPhoto, dimarik, MarianVejcik.