Esto es lo que debes hacer si tu coche se sobrecalienta

mujer con coche recalentado

En verano, uno de los percances más frecuentes y a la vez más temidos, es el sobrecalentamiento de nuestro coche. Un problema que nos puede dejar tirados en la carretera y ocasionarnos averías más graves si no sabemos gestionarlo. Podríamos decir que es algo casi inevitable, teniendo en cuenta las altas temperaturas de nuestro país y los kilómetros que hacemos en nuestros viajes vacacionales. Ante esto, sólo nos queda tomar las mayores precauciones posibles y estar preparados para cuando suceda.

Por qué se sobrecalienta el motor de nuestro coche

Durante la circulación, el motor de nuestro vehículo puede llegar a alcanzar altísimas temperaturas debido al propio proceso de la combustión. Para evitar su sobrecalentamiento, todos los vehículos cuentan con un sistema de refrigeración cuya función es mantener la temperatura dentro de unos valores concretos para su funcionamiento, en torno a los 90º. Así, si un vehículo se sobrecalienta, es muy probable que sea por problemas en alguno de los elementos que componen el sistema de refrigeración, por lo que no está de más conocerlos a fondo para poder supervisar su estado.

Los vehículos, además de por aire, se refrigeran por líquido con un compuesto llamado comúnmente como líquido refrigerante. Es al que menos importancia se le da de los elementos del sistema de refrigeración, pues el más barato de todos. Pero es de suma importancia que contemos con un compuesto de calidad que funcione a altas y bajas temperaturas. De lo contrario, puede fomentar la aparición de óxido e impurezas y causar otras averías mayores.

líquido refrigerante del coche

El radiador es la parte más reconocible del sistema de refrigeración, pues es el que se encuentra en la parte delantera del coche para recibir el flujo de aire. También son igual de importantes la bomba de agua, encargada de hacer circular el líquido refrigerante por todo el circuito, y los famosos manguitos, que llevan el refrigerante del motor al radiador. Si alguna de estos elementos están sucios u obstruidos porque se haya circulado por barro, o porque se haya usado un líquido refrigerante de mala calidad, el flujo no funcionará correctamente y el motor se acabará sobrecalentado.

Debemos vigilar que elementos como  el termostato o el ventilador eléctrico estén en buen estado. El primero es el que abre el flujo de líquido refrigerante al radiador cuando la temperatura se dispara. Si se atasca o no mide bien la temperatura, el radiador sin líquido no podrá refrescar el motor. El ventilador por su parte es el que más se “hace notar” en verano, pues suele encenderse cuando se circula a baja velocidad o se detiene el coche, para dejar entrar aire al motor y disipar el calor. Sufre especialmente en los atascos, cuando no hay flujo de aire pero el motor está a pleno rendimiento.

Cómo evitar que se sobrecaliente nuestro coche

Como decimos, sufrir un recalentamiento de nuestro coche es relativamente común en verano, sobre todo si tiene una cierta antigüedad. Aún así, podemos evitar este trance si cumplicamos unas sencillas reglas básicas de mantenimiento, que podemos llevar a cabo nosotros mismos o con ayuda de nuestro taller de confianza.

  • Usar un líquido refrigerante de calidad, y no utilizar bajo ningún concepto agua sin destilar. Recomendable renovarlo cada 3 años aproximadamente, valiéndote de un taller si no tenemos las herramientas necesarias o no estamos seguros de saber llevarlo a cabo.
  • Revisar que no existen fugas en el radiador, los manguitos o la bomba de agua.
  • Usar un limpiador para el radiador y purgar el anticongelante del circuito. Recomendable realizarlo cada dos años en taller.
  • Si has circulado por terrenos con polvo, barro o vegetación alta, no olvides limpiar de restos el radiador, pudiéndolo lavar con jabón y agua a presión.
  • Comprobar que el ventilador eléctrico funciona correctamente, siendo el primer indicador que no se active cuando paramos el coche tras circular durante bastante tiempo.

coche sobrecalienta

Qué hacer si finalmente se sobrecaliente el motor

Si cumplimos con las medidas de precaución que comentamos arriba es bastante probable que consigamos evitar el trance de que nuestro coche se sobrecaliente. Sin embargo, si nuestro vehículo cuenta ya con varios años de antigüedad, es posible que se dispare la temperatura del motor a pesar de las precauciones. En ese momento se activará el indicador de la temperatura en el panel electrónico, generalmente en color rojo y con advertencia acústica (aunque depende del modelo). En ese caso, debemos seguir unas pautas para intentar reducir el calor del motor y evitar males mayores.

  1. Para el coche con precaución pero deja el motor encendido, ya que si se para de golpe y se deja enfriar por la propia transferencia, se podría provocar agarrotamiento en las válvulas y grietas en la junta de  culata.
  2. Pon el punto muerto y da pequeños acelerones, para ayudar a la bomba de agua y al ventilador a trabajar con más brío.
  3. Enciende la calefacción y abre las ventanas, para enviar parte del calor del motor al habitáculo del coche y al exterior.
  4. Si estás parado en un atasco o semáforo pero no puedes estacionar, evita los acelerones y el freno motor.
  5. Si el nivel del líquido de refrigeración está bajo, para inmediatamente el motor. Bajo ningún concepto abras el tapón del vaso de expansión con el coche caliente, pues el líquido podría saltar hirviendo y causarte graves quemaduras. Espera a que esté totalmente frío para abrirlo pero, para rellenarlo, enciende el motor y hazlo poco a poco. Si lo hacemos con el motor parado no se activará el circuito de refrigeración y no conseguiremos un llenado completo.

coche sobrecalienta

Si seguimos estos pasos con precaución, deberíamos conseguir bajar la temperatura del coche y que el indicador de temperatura del panel de control se apague. Si aún así no lo logramos, no descartemos llamar al servicio de asistencia en carretera de nuestro seguro. Y en todo caso, tras el trance, deberíamos llevarlo al taller para realizar una revisión y comprobar que el motor o el circuito no ha sufrido daños mayores. Con suerte, el episodio quedará como una simple anécdota más de las que recordar de nuestro verano.


Imágenes | iStock/coffeekai | iStock/Gunter_Nezhoda | iStock/JUN2 | iStock/Kwangmoozaa | iStock/NOSua

En Circula Seguro | Los días más conflictivos para salir en carretera este veranoTodo sobre la puesta a punto del aire acondicionado del coche