Esther Arroyo: la víctima de tráfico, en positivo

Esther Arroyo, en 'DEC'

El viernes estuve viendo la *entrevista* que le hicieron a la actriz *Esther Arroyo* en el programa de Antena 3 ‘DEC’ y lo cierto es que me sirvió para aprender mucho. En octubre de 2008, Esther Arroyo sufrió una *aparatosa colisión* a bordo de su coche en compañía de su marido y de otros amigos como la cantante *Ana Torroja* mientras salían a celebrar un cumpleaños. Su entrevista en la tele fue la primera que concedió la actriz tras *casi dos años de recuperación*, una recuperación que todavía no ha acabado.

Viendo el programa pude entender *otra forma de vivir la siniestralidad vial*. Hasta ahora, siempre que había pensado en víctimas de la carretera lo hacía con una mezcla entre espanto, tristeza y quizá un involuntario paternalismo que reconozco que estaba de más. Esther Arroyo me enseñó el viernes a contemplar el mundo de la víctima del tráfico como otra cosa. *Su enorme dosis de positivismo* me hizo ver que tras el suceso la mejor baza consiste en sacar fuerzas de flaqueza y echar mano de la sonrisa.

Fue una lección para todos, de la que no me resisto a incrustar aquí este corte de vídeo en el que cuenta paso a paso *el instante en que todo cambió*:

Hay un par de vídeos más en la página del programa, aunque lo cierto es que el _efecto Arroyo_ se vivió mucho mejor en vivo y en directo, visionando la entrevista al completo y absorbiendo respuesta tras respuesta el buen rollo que destilaba la actriz cuando daba a entender de forma unívoca y sólida que, habiendo salido de un siniestro de tal magnitud, *la vida es un regalo*.

Y es un regalo que hay que cuidar *hasta el más mínimo detalle*, incluso en aquellos momentos en los que el sufrimiento la mortificaba, ya fuera por el dolor físico o por el trauma psicológico del que todavía se recupera, y es que uno de sus acompañantes murió en el siniestro. Sólo una mente retorcida habría visto frivolidad en la actitud de esta mujer, que enarboló *la bandera del humor como un remedio contra la depresión*, por la que afirmó haber pasado también.

Quizá lo que más me caló fue su humanista respuesta ante la pregunta sobre *si culpaba de lo sucedido al conductor* del vehículo que propició la colisión. La actriz dio un leve respingo y de inmediato dijo que no, que el conductor del otro vehículo no era precisamente un tío que viniera a 280Km/h y borracho, sino un hombre que se iba a las ocho de la mañana a trabajar en su furgoneta y que además, en el momento de la colisión, era como para darlo por muerto, viéndolo colgar de la ventanilla de su vehículo. ¿Cómo culparlo de nada? “Es absurdo”, resolvió.

Con una pierna recompuesta a golpe de bisturí, una rodilla “hecha mixto” según las palabras de la actriz y unas *expectativas todavía inciertas* sobre su recuperación, a cualquiera en su situación se le vendría el mundo encima, más teniendo en cuenta que como ella misma detalló ya son dos años de no poder trabajar ni ella ni su marido, y eso envía al garete cualquier economía familiar.

Y ahí Esther Arroyo hizo una seria reflexión sobre las *consecuencias económicas* de la siniestralidad vial y es que como ella misma reconoció, su nivel de vida debido a su profesión y la ayuda de sus amigos ha resultado de vital importancia en su caso, pero no siempre sucede de esta manera. En ese punto la actriz nos puso a todos en la piel de una familia con unos recursos normales y corrientes que hubiera sufrido un episodio similar, y todos entendimos de golpe que la siniestralidad vial no es sólo un drama que se salda en los quirófanos, sino en la cuenta del banco.

Pero este fue un paréntesis de seriedad en una *entrevista profundamente positivista*. Sólo por ver cómo por una vez se le da voz en los medios a una víctima del tráfico, y cómo esta víctima del tráfico confortó a otras tantas víctimas del tráfico que pudieran estar viendo la tele, valió la pena ver la entrevista. Lástima que los de Antena 3 (que juro que no me han pagado nada por contar aquí el programa) no se hayan decidido a colgar el contenido completo, aunque quizá usen algunos fragmentos o echen mano de la actriz para una próxima campaña de ‘Ponle freno’, no lo sé.

Fuente | Antena 3