Estas son las razones para llevar el cinturón bien ceñido

363597222_0b0d761b3c_b
¿Eres de los pocos que todavía dudan de la eficacia del cinturón de seguridad para salvar tu vida en caso de colisión? Entonces es que eres impermeable a todas las campañas de concienciación habidas, y por haber, y además no tienes muy presente cómo funciona un cinturón de seguridad, y por qué funciona mucho mejor cuanto más ceñido esté al cuerpo. Pues si eres de esos, te voy a dar las razones para que cambies de opinión y empieces a usar el cinturón hoy, y si ya lo usabas, que lo hagas mejor.

Cronología de la colisión (y qué pasa si el cinturón está correctamente colocado)

La situación es la siguiente: circulas con tu vehículo y sufres una colisión. Es sencillo, llega de improviso y te coge desprevenido. En ese momento, las cosas suceden demasiado rápido para apreciarlas a simple vista, pero para los dispositivos electrónicos, todo pasa muy despacio, a cámara súper lenta. Por cuestiones de privacidad, el vídeo al que haré referencia no se puede reproducir aquí, pero os dejo el enlace para que lo consultéis cómodamente. Ahora, seguimos: el cronómetro de precisión empieza a contar en el momento de la colisión (le llamamos T), y vamos contando los milisegundos:

  • T + 0,020 segundos: los pretensores del cinturón empiezan a trabajar. en este momento los sensores periféricos han detectado la colisión (T+0,003s), y se ha evaluado la gravedad de la misma (en T+0,015s). Los pretensores van a apretar el cinturón contra nuestro cuerpo con mucha fuerza, pegándonos al asiento por si hubiese alguna holgura (pequeña).
  • T + 0,040 segundos: El limitador de carga entra en funcionamiento, ya que el cuerpo del ocupante empieza a moverse hacia delante. Tan solo 20 milisegundos después de entrar en funcionamiento los pretensores, el cuerpo del ocupante empieza a irse adelante, con la oposición del tenso cinturón de seguridad. A partir de cierto umbral de peso aplicado, el limitador de carga del cinturón relaja la presión del mismo. De este modo se previene el daño al cuerpo que supondría un cinturón que no “da de sí”. Antiguamente, cuando no existía este limitador de carga, mucha de la energía de un impacto se absorbía en el cuerpo a través del cinturón.
  • T + 0,060 segundos: no ha pasado ni una décima de segundo desde la colisión, y ya se está absorbiendo energía de la misma. Y se hace gracias a los cinturones con su limitador de carga, a los airbags y a la carrocería del coche, que se está deformando y destruyendo. En ese momento justo, los cinturones han posicionado el cuerpo del ocupante para que el airbag haga su trabajo con precisión y eficacia.

¿Qué pasa si algo falla en esta cadena de sucesos a velocidad endiablada? Que el conjunto no funciona correctamente y el riesgo de lesiones aumenta. Si llevamos el cinturón mal colocado, si nuestro coche no lleva airbag (cosas más raras se ven en la carretera) o no nos hemos abrochado el tantas veces mencionado cinturón de seguridad… será nuestro cuerpo quien lidie con toda esa energía desbocada. Ejemplo (sí, en la parte sin cinturón tampoco tiene airbag):

O esta versión del tipo despreocupado y campechano que, de repente se queda dormido y…

Un ejemplo gráfico

Echa un vistazo a este vídeo, y fíjate con intensidad. Da lo mismo qué coches son, si uno es mejor que el otro, si el otro no se puede comparar con el uno. Quiero que te fijes en la dinámica de la colisión.

¿Te has fijado en qué momento se transmite la colisión al conductor y pasajero? ¿Cuánto tiempo pasa desde que se produce el impacto hasta que los cuerpos empiezan a moverse? Tranquilo, son dummies, pero son dummies bien sujetos, que si no lo estuvieran tendrían que hacer algo con toda la energía que “llevan”, entre otras cosas salir volando y atravesar el parabrisas, para impactar en algún lugar desconocido (el suelo, un árbol…). No te la juegues con la energía, no puedes con ella. Abróchate el cinturón, y apriétalo bien. Y tus pasajeros, igual (y tus hijos en sus sillitas).

Foto | Thunderchild7