¿Estás preparado para conducir seguro en Semana Santa?

3783016569_25a2c5b007_b
Ya está aquí la operación salida de la Semana Santa 2015, y con ella, millones de desplazamientos por las autovías, autopistas y carreteras convencionales de nuestra geografía. Ya sabemos las zonas más calientes (con más tráfico) esta Semana Santa para conducir nuestros coches y tenemos en cuenta, como siempre, que hemos de anticiparnos, salir antes, ir con cuidado… pero no siempre es posible.

De cualquier manera, todos y cada uno de los conductores que nos pondremos al volante en Semana Santa debemos tener un objetivo en la mente: llegar a nuestro destino y disfrutar de las vacaciones. Y llegar sanos y salvos a casa, porque de nosotros depende, en gran parte, la seguridad en carretera.

Objetivo cero accidentes y cero víctimas

No hay razones objetivas por las cuales no nos planteemos como posible que no haya víctimas mortales en la carretera. Sí, puede haber una posibilidad de un fallo mecánico capaz de provocar un accidente grave, pero hablamos de motivos humanos: ¿por qué no podemos desplazarnos sin riesgos?

Si viajamos con niños:

  • Utiliza los sistemas de retención infantil, siempre. Por corto que sea el viaje, abrocha siempre los arneses, ten en cuenta la talla y peso de los niños y no dejes que la prisa te obligue a colocarlos bien en sus sillas.
  • Ten paciencia y comprende que para los niños pequeños, un viaje largo es una tortura. Lleva, si te es posible, “material de distracción”, como alguna película que puedes dejar que vean con los soportes adecuados, por ejemplo, para una tablet.

Evita toda distracción:

  • Los niños pueden distraernos, y debemos asegurarnos de que vayan correctamente entretenidos sin ponernos en peligro por distracción.
  • El GPS, el equipo multimedia, las redes sociales, una llamada inoportuna,… son fuentes importantes de distracción que deberíamos eliminar. La programación del GPS ha de realizarse con el coche parado, antes de salir. La manipulación de la radio o equipo de música puede ser tarea del copiloto. Lo más importante es mantener la atención en la carretera.
  • El descanso adecuado y con la frecuencia requerida (que suele ser dos horas o 200 kilómetros, o antes si nos encontremos cansados) reduce la probabilidad de que nos distraigamos con facilidad.

El equipaje debe ir siempre correctamente colocado, de manera que no pueda moverse con libertad, que no perjudique la estabilidad del coche, y sobre todo fuera del habitáculo mientras sea posible. Si no lo es, si necesitamos llevar algo en el habitáculo, será en el suelo del coche y bien asegurado, sobre todo para evitar esa libertad de movimientos que, en caso de colisión, lo convertiría en un peso muerto y un peligro.

Además de no cargar en exceso el coche, debemos estar seguros de que lo llevamos puesto a punto y con el mantenimiento al día. Hemos de revisar niveles de líquidos (aceite, líquido de frenos, refrigerante, agua del lavaparabrisas), presiones y estado de los neumáticos (y si vamos a cargar mucho el coche, debemos consultar las presiones recomendadas por el fabricante en el manual del coche), y en general, una revisión completa en un taller de confianza.

En ruta ya, no nos olvidemos de respetar las normas de circulación, respetar a los demás conductores, motoristas, ciclistas y peatones, y descansar cuando sea necesario, sea cada 200 km, cada dos horas, o cuando el cuerpo nos lo pida. Nuestro cuerpo, o el de uno de los ocupantes, que no viajamos solos. La prudencia debe ser tu mejor aliada, porque lo que te interesa es llegar al destino, y descansar.

Foto | Rafael Castillo